La Sagrada Familia, una obra incompleta hasta 2026

La Sagrada Familia, una obra incompleta hasta 2026

El templo expiatorio abrirá las puertas al público durante las fiestas de la Mercè

Redacción

Barcelona

17/09/2013 - 16:56h

Templo de la Sagrada Familia en construcción
La Sagrada Familia seguirá siendo una obra incompleta hasta 2026. Ese año, el templo de Antoni Gaudí lucirá en el skyline barcelonés sin grúas a su alrededor.

Así lo afirma el actual constructor, Jordi Faulí, quien confía en culminar el bucólico proyecto arquitectónico 144 años después de la colocación de la primera piedra. El buen ritmo de las obras hace pensar que en 13 años se culminará la edificación que en más de un siglo tan sólo ha completado el 65% de la estructura modernista.

Puertas abiertas

Aunque la organización no quiere esperar para que los turistas se hagan una idea del resultado final.

Por ello, abrirá, por tercer año consecutivo, las puertas del templo expiatorio entre los días 22 y 24 de septiembre, coincidiendo con las fiestas de La Mercè. El objetivo es el de explicar cómo y cuándo se construirá la Torre de Jesús, la de María, la Sacristía y el Cimaci.

Regulación de autocares

La culminación de la obra ensalzará uno de los puntos más internacionales de la capital catalana. El año pasado, la Sagrada Familia superó los tres millones de visitas, un 1% más que en 2011.

El repunte se consiguió el mismo año que entró en vigor la normativa que regula el estacionamiento de autocares. El ayuntamiento de Barcelona alejó de las inmediaciones de la basílica los vehículos cargados de turistas para descongestionar la zona. Una restricción criticada por el sector turístico que veía en la medida una pérdida de empleo y de visitantes.

Perfil de los turistas

La original arquitectura de la Sagrada Familia atrae a todo tipo de turistas, aunque son los europeos los más asiduos a la basílica. Principalmente los italianos seguidos de los alemanes y los ingleses.

A nivel internacional, el 12% de los visitantes son norteamericanos y canadienses y un 3% de japoneses. A nivel nacional, el 5% de los curiosos son catalanes frente al 8% que representa el público del resto del estado español.