La tasa turística catalana pagará las campanadas de Barcelona

La tasa turística catalana pagará las campanadas de Barcelona

Turisme de Barcelona dirigirá la celebración en la que se invertirán 450.000 euros

Marta Sánchez

Barcelona

22/11/2013 - 20:37h

Panorámica de las fiesta de la Mercè 2012
La fiesta que prepara Barcelona para dar la bienvenida al 2014 correrá a cuenta de la tasa turística impuesta en Catalunya. El recargo en las pernoctaciones de los hoteles subvencionará las primeras campanadas de la capital catalana.

El presupuesto de la última celebración de 2013 costará unos 450.000 euros, de los cuales 300.000 euros saldrán de las cuentas de la tasa turística, según confirman a 02B fuentes del consorcio. El gobierno autonómico prevé recaudar hasta nueve millones en Barcelona con esta impuesto. Los 150.000 euros restantes saldrán de los bolsillos de patrocinadores privados.   
 
 
300.000 euros saldrán de las cuentas de la tasa turística
 
Turisme de Barcelona será el encargado de orquestar la gran fiesta que se celebrará en la avenida de Maria Cristina, junto a la fuente de Montjüic y ante el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC). El mismo emplazamiento en el que se celebra el piromusical de las fiestas de la ciudad, la Mercè, que reúne a cerca de 150.000 personas.

El evento contará con un espectáculo de fuegos artificiales que hará las veces de reloj. La puesta en escena no sólo la disfrutarán los ciudadanos a pie de calle. La televisión autonómica catalana se encargará de retransmitir los últimos momentos de 2013 y dará la bienvenida al 2014 con una programación especial.
 
 
La apuesta de Turisme de Barcelona contará con el apoyo del Gremi d’Hotels
 
La apuesta de Turisme de Barcelona contará con el apoyo del Gremi d’Hotels y del ayuntamiento liderado por Xavier Trias (CiU). El líder del consistorio ha celebrado el acuerdo alcanzado por la organización y los hoteleros para dar el visto bueno a las campanadas. Pero no es el único.

Los comerciantes también esperan llevarse parte del pastel. El secretario general de la Confederación de Comercio de Catalunya (CCC), Miquel Àngel Fraile, asegura que será un evento positivo para la ciudad.

“Barcelona no tenía un lugar emblemático para Año Nuevo y éste está bien”, sostiene. Así, la capital catalana se suma al mapa internacional de celebraciones que dan la bienvenida al año por todo lo alto, al nivel de otras grandes ciudades como Madrid y su cotillón en la Puerta del Sol, la macrofiesta neoyorkina en Times Square o la londinense de Trafalgar Square, ha apuntado Fraile.