Lago Iseo: castillos, pueblos y relax en clave italiana

La belleza del Lago Iseo, entre Bérgamo y Brescia. Foto: Pixabay.

Lago Iseo: castillos, pueblos y relax en clave italiana

Al Lago de Como le compite el Lago Iseo, con paisajes lacustres y pueblos que parecen extraídos de los libros de cuentos infantiles

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

21/10/2019 - 14:29h

En el norte de Italia hay cuatro grandes lagos: el de Como es el más exclusivo, con sus lujosas villa a metros del agua. El Maggiore, como dice su nombre, es uno de los más grandes, aunque superado por el de Garda, el de mayor tamaño del país. Y el más pequeño, pero quizás el más encantador, es el Iseo, compartido por las provincias de Bérgamo y Brescia.

Iseo es cada vez más conocido por el turismo, pero todavía conserva un aire de tranquilidad que le permite ser explorado sin multitudes a la vista.

La formación lacustre concentró los focos del panorama artístico hace tres años, cuando el artista búlgaro Christo montó un par de pasarelas de un naranja intenso para que los visitantes, literalmente, puedan caminar sobre las aguas.

Los pueblos que comparten un paisaje de ensueño

A lo largo de la costa del lago Iseo se despliegan diversos pueblos que parecen extraídos de una postal, con su tradicional embarcadero y cada uno con su pequeño casco histórico.

[Para leer más: Cinco pueblos con lago italianos para caer enamorado]

Estos se pueden recorrer en coche, en un trayecto que puede durar de dos a tres horas (sin paradas), pero quizás la mejor forma sea trazar una red de idas y vueltas entre los puertos en los transbordadores.

iseo lago x visit bergamo2
El Lago Iseo es el menor de los grandes lagos italianos. Foto: Visit Bergamo.

O si realmente uno es apasionado por la náutica, puede alquilar un velero (con o sin patrón) para explorar las costas con más calma.

Montisola

La joya de la corona es Montisola, la isla lacustre más grande de Europa. En la ladera del Monte Isola, en las calles de este pueblecito apenas hay coches, y su centro tiene un encanto inigualable.

Una forma ideal de descubrir los pueblos del Lago Iseo es en un transobordador que conecta a los diferentes puertos. O en velero, en total libertad

Sus costas tienen una extensión de once kilómetros, una distancia que se puede salvar a pie durante tres horas mientras se contempla la quietud de las aguas y las villas recostadas sobre la orilla a lo lejos.

Quien se anime a un senderismo más intenso puede subir al Santuario della Ceriola, situado a 600 metros de altura, sobre la cima del monte. Es un esfuerzo, es cierto, pero las vistas panorámica lo justifican.

montisola x visit bergamo
El pueblo de Montisola, al borde del lago Iseo. Foto: Visit Bergamo.

En la isla hay varios pueblos como Siviano o Peschiera Maraglio, donde en su puerto se encuentran los naèt, las tradicionales barcas de pescadores.

Allí está también el Museo de la Pesca, que enseña sobre las técnicas artesanales de una actividad que todavía mantiene su vigencia en el lago.

Rosario de villas lacustres

De vuelta en tierra firme, se despliega el rosario de pueblos lacustres. Uno de los más importantes es Sarnico, hacia el suroeste del lago, con su embarcadero con los palos revestidos de colores azul y blanco.

 [Para leer más: Mandarin eleva el listón del lujo en el Lago di Como]

Iseo es el pueblo más grande de la región, con un interesante casco histórico con edificios medievales; y otros sitios recomendados son el de Lovere (atención al interior de su catedral y la colección de la Accademia Tadini) Sulzano y Pisogne, todos similares pero ninguno igual al otro.

lovere x visit bergamo
Lovere, uno de los pueblos del lago italiano. Foto: Visit Bergamo.

El banco más grande del mundo

El lugar abunda en sitios para contemplar el panorama, pero uno de los más recomendados es Riva di Solto, donde el diseñador norteamericano Chris Bangle creó un banco, posiblemente el más grande del mundo, de dos metros de altura y tres de ancho, que reduce las dimensiones humanas al mínimo.

En los alrededores se despliegan restaurantes de comidas tradicionales, sobre todo de pescaderías que ofrecen las piezas recién capturadas en el lago. También hay sitios donde probar los recomendados vinos de la región, y como no podía ser la excepción, coquetos locales donde probar cerveza artesanal.

banco iseo
El gigantesco banco creado por el diseñador Chris Bangle. Foto: Visit Bergamo.