Las auroras boreales como nunca las habías visto: volando en globo

La experiencia de volar en globo buscando auroras boleares puede ser inolvidable. Foto: Off the Map Travel

Las auroras boreales como nunca las habías visto: volando en globo

Una compañía ofrece viajes en globo en el norte de Suecia para ver las auroras boreales a 40 metros de altura

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

23/01/2020 - 14:32h

La experiencia de volar en globo es un atractivo que magnetiza a quien lo prueba por primera vez. Estos gigantes impulsados por aire caliente se elevan en el Valle de los Reyes de Egipto, entre las formaciones rocosas de Cappadocia y también en las planicies de Igualada, en Cataluña. Y a partir del próximo invierno, también en los bosques helados de Suecia para capturar las auroras boreales.

La compañía británica Off the Map Travel es la primera que ofrece esta posibilidad, en un paquete de cuatro días y tres noches que permitirán tener una inmersión en los paisajes invernales del Ártico.

Ascender para tocar la aurora

La idea es que un grupo de hasta seis personas puedan subir en globo hasta los 40 metros de altura. Como es de noche y en el lugar pueden levantarse fuertes vientos, el aparato queda anclado al hielo.

[Para leer más: Los siete viajes en globo más alucinantes del mundo]

Desde allí, los pasajeros pueden contemplar el velo danzante de la aurora como nunca antes se vio, sin las interferencias visuales de los pinos o de la lumbre de la fogata con que se suelen dar calor en los campamentos.

El globo sube hasta unos 40 metros de altura, y por razones de seguridad ante el fuerte viento ártico, queda anclado al hielo

Claro que a esa altura el frío es más intenso, pero los operadores turísticos confían en que el aire caliente que alimenta al globo ayude a los pasajeros a entrar en calor.

La compañía organizará vuelos en globo por la superficie helada de la Laponia. Foto: Off the Map Travel

La compañía organizará vuelos en globo por la superficie helada de la Laponia. Foto: Off the Map Travel

Este viaje fue creado por Jonas Gejke y Fredrik Broman, fundadores del Aurora Safari Camp, en la Laponia sueca; y la planificación de la operación corrió por cuenta de Andrew Peart, quien ha volado en globo por la sabana africana durante los últimos 25 años.

Un viaje con incertidumbre

Pero para hacer este vuelo hay que estar preparado para la decepción: las auroras boreales aparecen cuando se dan determinadas condiciones atmosféricas, y el duro clima del Ártico no garantiza que el globo pueda emprender su vuelo.

[Para leer más: Siete hoteles para capturar las auroras boreales a todo lujo]

Por ello el paquete apunta a la flexibilidad del viajero, y complementa el ascenso a las alturas en la Laponia con otras experiencias, como pasar la noche en un glamping de lujo en el río Råne, cerca del poblado sueco de Gunnarsbyn.

Aurora Village Yellowknife.

Las auroras llegan bajo ciertas condiciones atmosféricas.

Allí también se podrá disfrutar de un baño caliente en un sauna instalado en el cauce congelado del río, y dormir en cómodos lavvus, las tiendas donde suelen habitar la etnia Sami en sus traslados.

También se organizan excursiones en motos de nieve hacia The Outpost, el otro campamento de la compañía situado por debajo del Círculo Polar Ártico.

En esta experiencia hay que estar preparado para la decepción: las auroras surgen solo cuando hay determinadas condiciones atmosféricas

Más allá de la temporada de auroras boreales, el plan de la agencia es ofrecer vuelos en globo durante el día por la Laponia, y extender las ascensiones el resto del año.

Uno de los espectáculos más grandiosos es ver cómo el mar de pinos adquieren tonos amarillos, naranjas y verdes durante el otoño, aseguran.