Las cabinas telefónicas de Nueva York se transforman en puntos de acceso WiFi

Las cabinas telefónicas de Nueva York se transforman en puntos de acceso WiFi

La ciudad estadounidense ha retomado el proyecto LinkNYC, iniciado en 2012, y que prestará distintos servicios a los neoyorquinos

Sonsoles Vázquez

Madrid

11/01/2016 - 20:35h

Novedades en el paisaje urbano de Nueva York.

Nueva York acaba de poner la primera piedra del proyecto LinkNYC para reemplazar las antiguas cabinas por puntos de acceso WiFi gratuitos y de alta velocidad, que además permitirán recargar los smartphones.

Lo cierto es que la transformación de las viejas cabinas telefónicas en estos terminales de nueva generación llega a la ciudad con cierto retraso. El proyecto fue iniciado en 2012 por el antiguo alcalde Michael Bloomberg, en el marco del "Reinvent Payphones Design Challenge", cuando convocó un concurso público que ganaron las empresas Qualcomm, Comark e Intersection, unidas bajo el consorcio CityBridge.

Financiados por la publicidad

Ahora, por fin, el primer terminal ha sido instalado, todavía en fase de pruebas, en la esquina de la Tercera Avenida y la Calle 15, muy cerca de Union Square, y de aquí al verano la ciudad contará con 500 de estos artilugios más. Al final, la red ofrecerá 7.500  Link, y dos veces más de paneles publicitarios, puesto que disponen de una pantalla de 55 pulgadas por uno y otro lado.

Estas pantallas financiarán el proyecto y también ofrecerán servicios gratuitos de utilidad para ciudadanos y turistas, como información sobre museos, transportes o urgencias. Según han confirmado recientemente desde el ayuntamiento neoyorquino, el coste de estos terminales está estimado en unos 200 millones de dólares, pero harán ingresar a las arcas municipales cerca de 500 millones de dólares en doce años.

Imagen de NY

Terminales muy útiles

¿Qué encontraremos próximamente en los Link? En primer lugar, acceso WiFi gratuito de 1GB/s y con un radio de acción de 45 metros; es decir, una señal cien veces más rápida que la convencional de un hotel o cafetería. Además, dispondrán de un puerto USB para conectar y recargar los dispositivos móviles, y algo más adelante, de una tableta para poder hacer llamadas gratuitas al interior del país. Quien no quiera utilizar el micrófono y el altavoz integrados, podrá usar sus propios cascos.

Asimismo, el proyecto  LinkNYC tiene la ambición de reconvertir el mobiliario urbano, como las mamparas de las estaciones de metro y autobuses, y crear un ecosistema intercomunicado que brinde informaciones de última hora o relativas al tráfico. Para las autoridades municipales, Nueva York se va a convertir así en la ciudad con la red pública WiFi más extendida y más rápida del mundo.