Las estaciones de esquí catalanas afrontan la Navidad a medio gas

Las estaciones de esquí catalanas afrontan la Navidad a medio gas

La falta de nieve y frío empuja a una apertura tardía de la temporada de invierno

Las estaciones de esquí catalanas afrontan el inicio de las vacaciones de Navidad a medio gas por la falta de nieve y frío que les ha empujado a una apertura tardía, y en algunos casos parcial, de sus pistas.

La Asociación Catalana de Estaciones de Esquí y Actividades de Montaña (Acem) ha explicado que "el invierno llegó el pasado fin de semana" en forma de nevadas y temperaturas bajas.

Baqueira Beret inauguró la temporada de invierno este martes y ha ultimado su puesta a punto durante el resto de la semana para llegar este viernes al inicio del período navideño con todas sus pistas y remontadores.

Vallter 2.000, que fue la primera en dar el pistoletazo de salida a la temporada de invierno, tendrá el 80% de sus pistas disponibles, y el dominio Gran Pallars --Espot y Port-Ainé--, abrirá 19 kilómetros de pistas gracias al trabajo intenso en producción de nieve artificial, casi la mitad de su superficie.

Por su parte, La Masella y La Molina abrirán el enlace entre ambas en el dominio Alp 2.500, desde donde se puede acceder a las 117 pistas de las estaciones gerundenses.

Los esquiadores que se acerquen a Boí Taüll dispondrán de hasta 35 kilómetros repartidos entre 25 y 40 pistas, y podrán acceder al máximo desnivel, de 750 metros, cuyos tramos estarán conectados por los diez remolques de la estación.

Actividades para niños

Acem ha destacado que las estaciones catalanas ofrecerán "multitud de actividades" durante los días de Navidad, fin de año y Reyes, muchas de ellas orientadas a los más pequeños de la casa.

En Andorra, Grandvalira tendrá a punto 78 pistas y 170 kilómetros de zona esquiable, y confía en que las precipitaciones que se esperan para los próximos días le permitan habilitar el resto.

También en el país vecino, Vallnord, que este viernes ha abierto la zona 'Snowpark Arinsal', mantiene seis pistas cerradas, y Port del Comte prevé tener abiertas seis pistas de un total de 36, lo que significa casi cinco kilómetros de superficie esquiable.