Las fallas de Valencia, con la pólvora mojada

Las fallas de Valencia, con la pólvora mojada

Las pirotecnias valencianas añaden a los retrasos de los ayuntamientos la reducción de un 30% en los presupuestos para estas fiestas

Estefanía Oliver

03/03/2012 - 11:16h

El cielo de Valencia se cubrirá este año con menos quilos de pólvora y castillos de colores. Las fallas 2012 también pasan la tijera por varias partidas de sus presupuestos tras la escapada de socios que abandonan las comisiones falleras para aliviar las cuentas bancarias. Si a esta situación se le añaden los retrasos que superan, en los peores casos, los tres años, el negocio pirotécnico se hunde.

De tiempos gloriosos en los que “nos contrataban 100 fallas hemos pasado a 50” con una caída presupuestaria de media que ronda el 30% respecto a 2010, detalla el portavoz de la Pirotecnia Turis, Gaspar Guaita. Pero no todas las fallas tienen una dimensión semejante, “las cantidades oscilan entre los 20.000 euros para los tres días de fiesta y los 200.000 euros”, añade.

Los morosos, al juzgado

El alto endeudamiento de los ayuntamientos, no sólo valencianos, sino españoles, pasa factura a las 25 pirotecnias de la Comunitat. “Nos deben 800.000 euros entre una cincuentena de administraciones públicas”, asegura Guaita. Incluso la compañía ha presentado demandas a algunas de ellas para hallar una solución inmediata por la vía legal.

“Nosotros facturamos alrededor de ocho millones de euros al año y tan sólo hemos cobrado el 40% de los espectáculos de la temporada pasada”, explica el representante de la famosa pirotecnia Ricardo Caballer, Juan Manuel Humanes. “Aguantamos retrasos que no superan el año, después las relaciones empresariales se rompen. No nos podemos permitir más impagos”.

El mercado externo salva el negocio

Entre el 75 y 80% de la producción española está dirigida a las empresas públicas, lo que arrastra a las pirotecnias hacia la internacionalización. “La situación del mercado externo es la antítesis de lo que ocurre en España. Los espectáculos se pagan apenas unos días después de realizar el trabajo”, asegura Humanes.

Por ello, Estados Unidos, Canadá o Japón son los salvavidas del sector. “El 70% de nuestra facturación proviene de fuera de España”. Un colchón que compensa la subida de los precios de las materias primas --plástico, cartón y productos químicos-- y logra mantener viva la fábrica de petardos y artificios luminosos.