Las huellas secretas de Gaudí en la catedral de Mallorca

Gaudí se encargó de una reforma de La Seu de Palma; estas son sus obras. Foto. Catedral de Mallorca.

Las huellas secretas de Gaudí en la catedral de Mallorca

De la construcción del baldaquino del altar mayor a la introducción de la iluminación eléctrica, estas son las curiosidades de la reforma de La Seu de Gaudí

Mar Nuevo

Madrid

12/11/2019 - 13:34h

Han sido muchas las obras y reformas en la catedral de Palma -conocida popularmente como La Seu- desde el inicio de su construcción en 1229. Una de las más destacadas es la que realizó el genial Antoni Gaudí, que aprovechó para introducir grandes dosis de ingenio (y también belleza).

A él se deben hitos como el traslado del coro, la eliminación de dos retablos que impedían a los fieles la visión, el hermosísimo baldaquino en el altar mayor, la elaboración de mobiliario litúrgico y la inauguración de un sistema de iluminación eléctrica diseñado por el propio Gaudí.

Con casi 800 años de vida, La Seu es también conocida como la 'catedral de la luz', pero no solo natural: precisamente Gaudí firmó su primer y más hermoso sistema de iluminación eléctrica

[Para leer más: Claves y direcciones para disfrutar Mallorca fuera de temporada]

Ochocientos años de vida

Con cerca de 800 años de vida, la también conocida como ‘catedral de la luz’ y declarada Monumento Histórico-Artístico, la espectacular Seu de Mallorca se caracteriza por la elegancia de sus formas, sus esbeltas columnas y juegos de luces.

La imagen de su catedral es la postal más conocida de Palma. Foto: Yves Alarie | Unsplash
La imagen de su catedral es la postal más conocida de Palma. Foto: Yves Alarie | Unsplash.

Ubicada en la que fue la antigua ciudad romana, donde la mandó construir el rey Jaime I tras la conquista de la isla por la Corona de Aragón -y tras salvarse de un naufragio en el mar-, el templo dedicado a Santa María concluyó sus obras en 1601.

Sin embargo, a lo largo de los siglos, experimentó todo tipo de obras y reformas. Una de ellas, entre 1904 y 1914, corrió a cargo de Gaudí -a petición del obispo Pere Joan Campins- y se encuadra hoy entre sus trabajos más desconocidos.

La participación Gaudí, pese a quedar inacabada, dejó importantes huellas y trazas de su personalidad y su excepcional visión de la arquitectura y la sociedad.

La cátedra episcopal, a la vista

Entre sus primeras actuaciones, Gaudí se encargó de desmontar dos retablos que impedían a los fieles la visión de la cátedra episcopal, el lugar donde se colocaba el obispo.

Cátedra en La Seu de Mallorca. Foto: Catedral de Mallorca.
Cátedra en La Seu de Mallorca. Foto: Catedral de Mallorca.

También se preocupó por aumentar la iluminación natural del templo, para lo que ordenó abrir los ventanales de la catedral lo que, a su juicio, crearía un clima más adecuado para la oración, en línea con su concepción más comunitaria del culto que ya había expresado en las obras de la Sagrada Familia años antes.

También por esto desplazó el altar mayor frente a la cátedra del obispo y trasladó el coro de la nave central al presbiterio.

Gaudí remató el baldaquino con 35 lámparas que cuelgan de una gigantesca corona iluminando el altar mayor

Baldaquino

Además de restaurar dos púlpitos y diseñar elementos como mobiliario litúrgico, ornamentos de forja, cerámica y pintura, Gaudí se encargó también de eliminar el retablo mayor gótico e incorporar el presbiterio de la sede episcopal.

Otra de sus intervenciones más destacadas pasa por la colocación de un baldaquino en el altar mayor, que tenía por objetivo dignificar y engrandecer este espacio central.

El baldaquino del altar mayor es obra de Gaudí. Foto: Catedral de Mallorca.
El baldaquino del altar mayor es obra de Gaudí. Foto: Catedral de Mallorca. 

Diseñado por él mismo, consta de una enorme corona heptagonal rematada por un conjunto escultórico en el que aparecen Jesucristo en la cruz y la Virgen y San Juan a sus pies.

Su sello queda patente en la colocación de 35 lámparas de latón que cuelgan de la corona iluminando el altar. Esta obra, sin embargo, fue una de las que quedó inacabada, por lo que la que ahora se puede contemplar es una maqueta de la que el genio tarraconense proyectó.

[Para leer más: Cuando Gaudí cambió las reglas del diseño]

Luz eléctrica

Otra de las grandes curiosidades que rodean su participación en La Seu es que fue el impulsor de la instalación eléctrica de la catedral -ya presente en otros lugares de Palma desde 1903 pero aún no en el templo-.

Iluminación eléctrica. Foto: Catedral de Mallorca.
Pocos saben que Gaudí introdujo la iluminanción eléctrica en la catedral. Foto: Catedral de Mallorca.

El alumbrado, desarrollado en conjunto con el ingeniero mallorquín Felicià Fuster se inauguró finalmente el 6 de junio de 1912, dejando boquiabiertos a los asistentes (y aún a las miles de personas que lo visitan cada año) con sus innumerables bombillas y lámparas en las columnas, ideadas para romper la verticalidad del templo.

Además de intervenir en la catedral, Gaudí dejó su huella en otros lugares de la isla, entre ellos en la capilla de San Bernardo, también en la catedral, la iglesia parroquial de Pollença o el Palacio Episcopal. En todas se pueden observar las trazas de antigüedad y modernidad que tan sabiamente hizo convivir.