Las llegadas de turistas en Europa se contraerán un 1% este año, para recuperarse en 2013

Las llegadas de turistas en Europa se contraerán un 1% este año, para recuperarse en 2013

La European Travel Comission vaticina que los destinos europeos del sur y de la vertiente atlántica serán los que más ralentización sufran

Redacción

02/02/2012 - 23:19h

Tras un espectacular 2011 en lo que a movimiento de turistas se refiere, Europa afronta un nuevo ejercicio con perspectivas mucho más sombrías. La European Travel Comisssion (ETC), organismo que agrupa a las Oficinas Nacionales de Turismo de 33 países (incluyendo 9 que no pertenecen a la UE), acaba de hacer públicas sus predicciones, que apuntan a un retroceso puntual del 1% en el número de visitantes que realizarán actividades turísticas en el Viejo Continente en 2012. Sin embargo, los vaticinios de este mismo ente indican que a la disminución de este año le seguirá una ligera recuperación en 2013, con un 0,8% de incremento viajeros por Europa..

Y es que los indicadores del año pasado se ven cada vez mejores, por comparación, a medida que transcurre el tiempo. Un aumento del 6% en turistas convirtió 2011 en un año récord para los destinos europeos, por encima incluso de los datos de 2008, justo en el albor de la crisis financiera. Hasta noviembre, las aerolíneas europeas registraron un 5% más de pasajeros que en 2010 y siguieron expandiendo capacidad, mientras que los hoteles registraron un aumento del 3,2% en ocupación.

La ETC apunta a los mercados de larga distancia como los que sufrirán más la atonía económica durante los próximos dos años. Y es que los viajes a destinos de Europa, tanto los procedentes del exterior del continente, como los efectuados dentro de su propio ámbito regional, se han ralentizado com consecuencia de la austeridad fiscal y a las tensiones de los mercados financieros por la crisis de deuda, que están afectando al consumo y a los viajes de negocios en estos países.

Un fracaso o una más que tardía recuperación de la Eurozona podría hacer mella en la confianza de negocios, y las consecuencias sobre el turismo "podrían ser severas", advierte la misma entidad.