Las mega esculturas invaden el nuevo barrio de Nueva York

En Hudson Yards la escultura Vessel será uno de los sitios a visitar en Nueva York.

Las mega esculturas invaden el nuevo barrio de Nueva York

Los rascacielos que se están construyendo en el futuro barrio de Hudson Yards presentarán gigantescas esculturas que combinarán la arquitectura con el arte

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/01/2019 - 14:18h

Hudson Yards será el barrio que más cambiará este año en Nueva York. Al oeste de Manhattan, a la vera del río que le da nombre la zona se está urbanizando con zonas verdes, centros de arte y de ocio. También hay seis rascacielos que elevan sus estructuras de acero y vidrio al cielo, las cuales acogerán gigantescas esculturas de metal.

La llegada de estas obras se puede entender como un símbolo de estatus de sus promotores así como una muestra de sensibilidad artística que va más allá del dinero y los negocios, como hacían los banqueros medievales en la Europa renacentista.

La escultura que será el nuevo mirador de moda

Uno de los inversores más importantes es Stephen Ross, presidente de The Related Cos., que está construyendo una torre de 22.000 millones de euros para su empresa.

Para leer más: Seis maravillas de la arquitectura que verán la luz en 2019

En la entrada y en el exterior Ross encargó a diversos escultores como Frank Stella, Joel Shapiro y al catalán Jaume Plensa que decoren las instalaciones con sus creaciones de gran formato.

unnamed by Frank Stella
Conjunto de Frank Stella en el edificio del 50 de Hudson Yards.

La más monumental es Vessel (buque), una gigantesca celosía de 16 pisos con 2.500 escaleras y 80 rampas creada por Thomas Heatherwick, por el que Ross pagó 132 millones de euros.

El catalán Jaume Plensa instalará 11 esferas de acero inoxidable, que son letras de alfabetos entrelazadas

Desde la distancia tiene la armonía de un panal de abejas, con sus formas que recuerdan a las celdas hexagonales de estos insectos. Pero una vez dentro, el laberinto de alturas da la sensación de estar inmerso en una fantasía geométrica digna de M.C. Escher.

Desde las diferentes plataformas Vessel permitirá tener espectaculares panorámicas de este sector de Manhattan que cambia a toda velocidad, y que se convertirá en uno de los sitios a visitar en Nueva York.


El escultor Thomas Heatherwick explica la creación de Vessel

Las letras en esferas de Plensa

En el número 30 de Hudson Yards, al lado del Vessel y contiguo al futuro centro cultural The Shed, se está construyendo un rascacielos de 100 pisos que se destinará a empresas como Wells Fargo o Warner Media, entre otras.

En su entrada se pasará por debajo de unas gigantescas esferas metálicas que, si se presta atención, se distinguirán diversas letras entrelazadas con una cierta armonía.

plensa letras
Las letras de Voces, de Jaume Plensa, dan la bienvenida a un complejo de oficinas.

Se trata de un conjunto creado por el barcelonés Jaume Plensa, reconocido por sus esculturas metálicas de rostros y cuerpos de gran formato. Quien haya pasado junto al Palau de la Música en Barcelona recordarán la cabeza de Carmela, que parece que se desvanece conforme se pasa a su lado.

Para leer más: 13 cosas que no sabes de Nueva York

El grupo escultórico de las 11 esferas creadas por Plensa se llama Voces y están construidas con letras de ocho alfabetos, como latino, cirílico y chino. Cada una de ellas pesa entre 180 a 2.300 kilos, depende de su tamaño, y acompañarán al visitante en su llegada al edificio conforme va subiendo por las escaleras mecánicas.

shapiro
Unnamed, la obra de Joel Shapiro.

Las abstractas creaciones de Shapiro y Stella

Un edificio vecino, el número 15 de Hudson Yards, será una torre residencial de 88 pisos con un penthouse que se cotizará en 28 millones de euros. En su entrada habrá una composición de rectángulos de colores de Joel Shapiro, colgantes como si estuvieran flotando en el aire.

Volviendo al número 50, Frank Stella creará dos gigantescas esculturas en el lobby de esta torre, donde dos figuras de acero inoxidable, aluminio y fibra de vidrio parecen danzar delante de unos paneles de colores intensos. A un costado, junto a una escalera, hay dos estrellas de una docena de puntas que parecen dos monumentales adornos navideños.