Las tradiciones más insólitas que puedes ver en enero

En el pueblo cántabro de Silió la fiesta de La Vijanera parece un adelanto del Carnaval.

Las tradiciones más insólitas que puedes ver en enero

Más allá de los festejos de Reyes y del tradicional roscón, en Europa hay varios festejos que salen de lo común

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

02/01/2019 - 14:32h

En la primera semana del año, entre la Nochevieja y la fiesta de Reyes, en Europa se organizan diferentes fiestas que tienen sus orígenes en celebraciones religiosas pero también en eventos históricos. Y son de lo más curiosas

trineos2

6 Carrera de trineos -- Alemania


En el pueblo de Garmisch-Partenkirchen, entre las montañas de Baviera, el día de Reyes se realiza una tradicional carrera de trineos. Estos transportes se usaban para transportar heno a los almacenes durante el invierno, pero esta práctica se convirtió en un vertiginoso descenso de 1,2 kilómetros a más de 100 kilómetros por hora.
Los trineos pueden ser conducidos por dos a cuatro personas, y algunos incluso se disfrazan de granjeros y cargan grandes fardos de heno para darle un toque más tradicionalista.

knut 2

5 Lanzamiento de árboles -- Países nórdicos


En Suecia, Noruega y Finlandia el 13 de enero se celebra el día de San Knut, en honor al patrono de Dinamarca. Pero en este país el festejo pasa de largo.
En esa jornada las familias se juntan en torno al árbol de Navidad, y luego se deja que los niños quiten los adornos y desarmen la estructura. Pero ocultos entre las ramas hay una multitud de dulces, por lo que los más pequeños se lanzan en una avalancha conocida como la smällkarameller, o sea la búsqueda de los caramelos.
El último paso es lanzar el árbol por la ventana. Literalmente. Una conducta que obliga a los peatones a tomar más de una precaución.
Esta conducta tiene una variante deportiva en la ciudad de Weidenthal, en Alemania, donde el árbol se lanza por encima de una cuerda como si fuera una jabalina.

aguas bendicion

4 La bendición de las aguas -- Grecia


La fiesta de la Epifanía en Grecia se la conoce como Teofanía, y se celebra el 6 de enero, pero de una manera distinta: el sacerdote ortodoxo lanza una cruz de madera a un río o lago, en lo que se conoce como la Gran Bendición de las Aguas.
La multitud nada hasta llegar a la cruz, sin importar el frío, porque la primera persona que pueda atrapar la cruz tendrá un año de salud y éxitos.
Luego los pescadores acercan sus barcas a la orilla donde el religioso las bendecirá para tener buena suerte en el año.

aguas frias 2

3 Bañarse en aguas heladas -- Europa del Este


Darse un baño rápido en aguas heladas es una tradición popular en diversos países de Europa central y del Este, como Alemania, Holanda, Polonia y Rusia. Algunos lo hacen en los primeros minutos del año nuevo, pero también se realiza el 6 de enero (Epifanía en la liturgia católica) y el 19 de enero (según el calendario de la iglesia Ortodoxa), que celebra la revelación de Dios encarnado en Jesús.
La tradición de sumergirse en un río o lago, donde en ocasiones hay que quitar el hielo, simboliza la limpieza de los pecados.

tamborrada

2 La Tamborrada -- San Sebastián


Cada 20 de enero los tambores redoblan en las calles de San Sebastián, en recuerdo de cuando las mujeres del pueblo golpeaban los cueros de este instrumento para burlarse de las tropas napoleónicas. Esta es La Tamborrada, que tiene muchas réplicas en diferentes ciudades de España, pero ninguna es tan ruidosa como esta.
Actualmente tiene un fuerte contenido de reivindicación de la identidad vasca, donde los tambores son portados por vecinos disfrazados de soldados franceses, y los ‘replicantes’, que golpean barriles de madera, van vestidos de cocineros.
Casi 18.000 personas participan de esta fiesta, donde desfilan un centenar de compañías formadas por 20 a 50 tambores y entre 50 y 100 barriles.

La vijanera

1 La Vijanera de Silió -- Cantabria


Dos meses antes de que comience el Carnaval en el pueblo cántabro de Silió se adelantan con una particular celebración: La Vijanera se realiza el primer domingo de cada mes, y comienza con los jóvenes despertando al pueblo con el tanir de las campanas.
Un centenar de vecinos (pero solo hombres) se calzan pieles, sombreros de punta, vestidos de colores y se disfrazan de diferentes personajes, como la madama, el mancebo, el marquesito, los trapajones o naturales, los traperos, el viejo, la vieja, el oso y su amo, etcétera.
La caza del oso es uno de los momentos más esperados porque representa la victoria del bien sobre el mal; y las coplas que analizan en clave de ironía el año que pasó también crea mucha expectativa en el pueblo.