Cómo hace Las Vegas para seducir a los milenials que no juegan

El bar del Palms, en Las Vegas, recibe con el famoso tiburón disecado del artista Damien Hirst.

Cómo hace Las Vegas para seducir a los milenials que no juegan

Los milenials esquivan los juegos de azar, y prefieren concurrir a restaurantes y galerías de arte. Pero Las Vegas tiene un plan

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

27/09/2018 - 11:56h

Los tiempos cambian en Las Vegas: los milenials son el primer grupo generacional en visitar la meca de los casinos. Pero a diferencia de sus hermanos mayores, padres o abuelos, son indiferentes a los juegos de azar.

Por ello Las Vegas se recicla, convirtiendo sus resorts en sitios ideales para postear en Instagram, con un fuerte acento en nuevas propuestas gastronómicas y en potenciar espectáculos de estrellas como Bruno Mars o Lady Gaga.

Más jóvenes, pero menos jugadores

El año pasado, el centro de Visitas y Convenciones de Las Vegas (LVCVA, por sus siglas en inglés) calculó que casi el 40% de los turistas son jóvenes menores de 30 años. Los milenials superaron a la Generación X –nacidos en la década del 70- como el primer grupo demográfico en la ciudad.

“Hace 20 años, el 90% de los visitantes iban a jugar a los casinos. Ahora lo hace el 74%, explica Kevin Bagger, director ejecutivo del centro de investigaciones del LVCVA a Travel Weekly.

El 40% de los visitantes de Las Vegas tienen menos de 30 años. Y no a todos les gusta los juegos de azar

Cae la recaudación de los casinos

Otro dato que revela el cambio de tendencia es el dinero que se mueve en la ciudad del azar: entre 1997 y 2007 los ingresos por los juegos movilizaron casi 11.000 millones de euros. En la década siguiente, cayeron un 10%, hasta los 9.900 millones.

En tanto, el promedio de gastos de cada visitante que tentaba a la suerte era de 462,16 euros, mientras que el presupuesto para juegos entre los milenials no llegaba a los 230 euros.

MGM park
El MGM Park busca que los clientes se sientan atraídos por su oferta de arte y espectáculos.

Los hoteles y restaurantes desconfían del argumento de que los jóvenes, al tener ingresos más bajos, destinan menos dinero al azar: recuerdan que otras generaciones solía exprimir hasta el último céntimo en sus viajes, ya sea con un pase en las máquinas tragaperras o en la rueda de la fortuna.

Cambio de tendencias

Más que fichas de ruleta y naipes de black jack, los milenials prefieren capturar momentos para las redes sociales, participar en fiestas, asistir a conciertos y conocer comidas que entran por los ojos antes que por otros sentidos.

Estas nuevas tendencias lleva a un cambio de los horarios: de ser una ciudad eminentemente noctámbula, Las Vegas ve que el 15% de los jóvenes se despierta temprano para participar de otras actividades, inclusive sesiones de spa, pases por el gimnasio y prácticas de deportes.

Los hoteles emprenden ambiciosas renovaciones

“La calidad de activos y actividades fuera de los juegos de azar creció en calidad”, describe Bagger.

Para seducir a estos nuevos clientes, los resorts se someten a ambiciosos liftings, que sacan a la luz nuevos salones, habitaciones y eventos pensados para captar a los milenials.

Por ejemplo el complejo Palms Casino Resort pretende ser el mejor hotel para jóvenes en Las Vegas. Para ello invirtió 530 millones de euros en la renovación de sus instalaciones, que quedaron más luminosas y brillantes. “La gente busca experiencias que no pueden encontrar en sus ciudades. Y las queremos ofrecer con la mejor calidad posible”, dice Jon Gray, su gerente general.

El complejo Palms Casino Resort invirtió 530 millones de euros en renovarse para seducir a un público más joven

El arte es uno de los arietes en esta conquista. En los salones de este complejo se despliegan obras como el famoso tiburón disecado de Damien Hirst, así como trabajos de Timothy Curtis y los collages de Dustin Yellin.

“Aquí puedes saborear un banana split debajo de un Warhol. Esta combinación solo es posible en Las Vegas”, apunta Gray. Además las Torres Fantasy del complejo siguen con sus cambios de look, mientras que el grupo Tao abrirá una discoteca y unas nuevas instalaciones de 6.700 metros cuadrados.

Lejos de la clásica arquitectura de Las Vegas

En el centro de The Strip, la avenida de 6,4 kilómetros donde se concentran los hoteles y casinos, el ex complejo Monte Carlo se rebautizó como Park MGM, fruto de la alianza entre la compañía de entretenimiento y el Grupo Sydell.

Las renovaciones en el hotel buscan alejarse de la escenografía de cartón-piedra que ha caracterizado a la arquitectura más popular de Las Vegas (con localizaciones que imitan a Venecia o París).

En el escenario del Park Theater, con capacidad para 5.200 personas, se recibirán a estrellas de la música para estadios como Bruno Mars y Lady Gaga.

Pero no es el único activo: el lobby tiene obras de arte que atrapan las miradas –y los posts en redes sociales-, como un árbol que se expande a lo largo del techo, o tecnología de vanguardia como mostradores para el auto check-in, propio de un aeropuerto.

virgin club
Commons Club, de Virgin Hotels, es la apuesta social y gastronómica para tentar a nuevos clientes.

Además el MGM Park abrirá el primer restaurante del chef Roy Choi en Las Vegas y auspicia la llegada de la cadena Eataly en la ciudad.

El NoMad Hotel, que se integra al complejo de MGM, cuenta con un restaurante regenteado por los chefs del Eleven Madison Park, líder en el ranking de Los Mejores 50 Restaurante del Mundo.

Virgin se suma al juego

Virgin Hotels también irrumpe en escena. La cadena de Richard Branson compró y renovó el mítico Hard Rock Hotel & Casino.

Entre sus novedades, se encuentra el restaurante-coctelería-centro social y de negocios Commons Club, donde suelen pinchar famosos DJs entre platos ideales para publicar en redes sociales. “Será extremadamente chic y de alto nivel”, promete Teddy Mayer, vicepresidente de la cadena.

Los jóvenes pasan más tiempo descubriendo cócteles, asistiendo a galerías de arte o sintiendo el vértigo de los deportes extremos en el desierto de Nevada. Las Vegas quiere ser algo más que la capital del juego.