Londres pasa de los españoles para sus Olimpiadas

Londres pasa de los españoles para sus Olimpiadas

Los altos precios –se llega a pagar 1.200 euros por dos noches-- y las dificultades que han impuesto los touroperadores británicos imposibilitan el trabajo a las agencias de viajes

Ben Aisle, primer deportista británico que llevará la antorcha olímpica
El pastel de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 es muy apetitoso. Un estudio de Visa Europe señala que el evento deportivo por excelencia moverá alrededor de 896 millones de euros en gastos de turistas, un récord hasta ahora jamás visto. Sin embargo, de todo eso, nadie le ha guardado un trozo a los agencias de viajes españolas. Tanto por su precio como por la dificultad que ha impuesto la organización en la venta de entradas, estas compañías se han visto incapaces de sacar provecho alguno.

La colaboración con los touroperadores británicos así como con la organización de los Juegos Olímpicos, que se celebran del 27 de julio al 12 de agosto, ha sido nulo. Prueba de ello es que los paquetes turísticos han brillado por su ausencia. "Es muy significativo que los medios de comunicación no lleven anuncios de ofertas para ir a las olimpiadas. Londres tiene su demanda asegurada para este verano y por eso no nos necesita", explica el presidente de la Associació Catalana de Agencias de Viaje (ACAV), Francesc Carnerero.

Dos noches de hotel, 1.200 euros

Esta situación bien la conoce, directora vacacional de IA Viajes, Natalia Fuentes. "Hemos intentado gestionar varios viajes a Londres y ha sido imposible por la organización", explica. Según dice, adquirir entradas era una misión imposible y, cuando las encontraba, el mayorista pedía comprar un alto número de boletos.

Otro problema que echa para atrás la demanda son los precios desorbitados. “Me pedían 1.200 euros por persona para dos noches en un hotel de cuatro estrellas para ver un día de competición sin ser una fase final y sin incluir el billete de avión", indica Fuentes, que explica que le ha sido imposible, por otra parte, conseguir entradas para los grandes eventos de la competición. “Supongo que las fases finales quedan repartidos con los cupos de los organizadores”, asevera.

Problema conocido

El problema viene de lejos. "La familia olímpica siempre ha tenido el control sobre estos eventos. Una persona a título personal puede ir, claro, pero las organizaciones externas es muy difícil que puedan meterse", dice el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), Rafael Gallego.

La situación también se repite en otros eventos deportivos como por ejemplo el Mundial de fútbol. Sin embargo, Gallego indica que las agencias de viaje van a intentar luchar por conseguir posicionarse en la próxima Eurocopa de Polonia y Ucrania. "Tras los últimos éxitos de la selección, la demanda de entradas va ser alta y son varias las agencias que ya trabajan en la planificación", dice aunque reconoce que hasta en los partidos de fútbol de la Liga existen problemas para fletar los charters de las aficiones.