Descubriendo los barrios más desenfadados de Johannesburgo

Copas y música en una de las terrazas del céntrico barrio de Braamfontein, en Johannesburgo. Foto Paul Saad - Flickr

Descubriendo los barrios más desenfadados de Johannesburgo

Braamfontein, Illovo, Craighall y Maboneng son buscados por residentes y turistas que buscan una cara más vanguardista de la mayor ciudad de Sudáfrica

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

10/03/2020 - 18:17h

Antes de 1880, donde ahora se encuentra Johannesburgo había una pequeña población de vida rural. El descubrimiento del oro creó una fiebre urbanística que la convirtió en la ciudad más grande de Sudáfrica. Tras años de ser menospreciada por su inseguridad, esta urbe revive con una intensa vida cultural, gastronómica y de tendencias.

La tolerancia que aportó la revolución pacífica de Nelson Mandela tras la caída del nefasto apartheid se tradujo en un incremento de la seguridad y las condiciones de vida, por lo que en varios distritos de Johannesburgo florecieron los restaurantes, bares de moda, tiendas de diseño y museos.

Para conocerlos es mejor ir descubriendo a Johannesburgo barrio a barrio, donde aquellos con aire más moderno tienen todo aquello que el viajero urbanita busca.

Maboneng

Un buen punto de partida para conocer la transformación es Johannesburgo es Maboneng. Aquí el cambio llegó de la mano de un proyecto urbanístico impulsado por la sociedad Propertuity en 2009, que convirtió a unos 65 inmuebles entre edificios de apartamentos y fábricas en espacios de creación de arte, incubadoras de empresas y locales gastronómicos.

[Para leer más: El barrio olvidado de Johannesburgo convertido en centro de tendencias]

Un ejemplo es el colectivo cultural Arts son Main, en la céntrica calle Fox, donde hay estudios de artistas, centros creativos, restaurantes, stands de artesanos y estilistas de moda y un animado mercado de fin de semana.

Arte urbano en Mabogeng

Arte urbano en Maboneng.

Allí está The Living Room, uno de los bares más recomendados para tomar una copa en su llamativa terraza. También se pueden probar las creaciones culinarias de Market on Main, donde se presenta el original Picnic on the Sky: cada persona recibe una canasta y la llena con productos de granja y delicatesen, de los que se pueden disfrutar en el piso 50 del Carlton Centre, el rascacielos más alto de África.

Las paredes de los depósitos industriales y las fábricas de Maboneng se convirtieron en el lienzo favorito de los artistas urbanos que dieron color al barrio

No hay que perderse las interesantes creaciones de arte urbano por las calles de Maboneng.

Muchas fábricas de Maboneng se convirtieron en centros de arte. Foto Turismo de Sudáfrica

Muchas fábricas de Maboneng se convirtieron en centros de arte. Foto Turismo de Sudáfrica

Hace una década varios artistas locales e internacionales cambiaron la cara del barrio con coloridos murales en paredes de fábricas y depósitos, que abrió las puertas a una generación de talentos del espray que dejan sus dibujos en varias calles, como Kruger Street, Maritzburg, Main Street y Fox Street.

Braamfontein

Al norte de Johannesburgo se encuentra este barrio que parece un rincón de Londres o Berlín, con un mosaico cultural donde los cabellos teñidos en ellas, las barbas en ellos, los tatuajes y las prendas de diseño parecen ser reglamentarios.

Braamfontein

Arte en cada rincón de Braamfontein.

Cada sábado se desarrolla el Neighbourhoods Market, el mercado de los barrios, donde bajo el techo de un antiguo depósito industrial se ven interesantes muestras de arte alternativo, preparaciones gastronómicas y artesanías en ropa y accesorios.

El lugar cambió radicalmente su estética gracias al Proyecto de Regeneración Urbana que se puso en marcha en todo Johannesburgo, y que permitió que muchos jóvenes se trasladaran a este barrio, para abrir locales como Great Dane, famoso por su comida informal; The Orbit con sus cócteles que se sirven al atardecer, o The Living Room, una de las mecas de diversión nocturna.

[Para leer más: Tras los pasos de Mandela: 10 experiencias para conocer Sudáfrica]

Más relajada, es la opción cultural del Museo de Arte Wits, con 9.000 obras que abarcan desde el arte de los pueblos nativos hasta elaboradas muestras de creadores contemporáneos.

Craighall

Este barrio se caracteriza por su conocida vida comercial, debido a la abundante oferta de comercios y grandes superficies en las cercanías, como el Rosebank Mall, el Sandton City y el Square.

Pero eso no ha impedido que surjan numerosos restaurantes independientes, cafés y oficinas, como los que se concentran a lo largo de la avenida Jan Smuts.

Muchos restaurantes y cafeterías se instalaron en las grandes residencias de Craighall que crecieron en plena fiebre del oro

Muchos de ellos se instalaron en las fastuosas residencias que se construyeron gracias a la fiebre del oro, que se reciclaron con elegancia y modernidad.

Craighall presume de modernidad. Foto Turismo de Gauteng

Craighall presume de modernidad. Foto Turismo de Gauteng 

También cabe destacar la presencia del Craighall River Market, que abre el segundo sábado de cada mes, donde en las paradas se ofrecen productos de las granjas cercanas y artesanías.

Cerca se encuentra el Delta Park, uno de los pulmones verdes de la ciudad buscado por los residentes para ir de picnic.

Illovo

Su ubicación estratégica entre los centros financieros y comerciales de Sandton y Rosebank impulsaron a este pequeño barrio, que de repente se vio poblado de edificios de apartamentos, cafés y coquetos restaurantes que sedujeron a jóvenes profesionales.

Illovo cuenta con una activa vida comercial. Foto Turismo de Gauteng

Illovo cuenta con una activa vida comercial. Foto Turismo de Gauteng 

Hay cafeterías que combinan el arte y la música en vivo con una bebida caliente como Wolves Café, sitios ideales para tomar copas o cerveza artesanal tras el trabajo como The Griffin o discotecas de renombre como Beefcakes.

[Para leer más: Los 10 imprescindibles de un viaje a Sudáfrica]

Illovo Junction es un imán para los que gustan presumir de modernidad en sus terrazas, mientras que el mexicano futurista de Perron y el italiano Andiccio 24 dan una cuota de cosmopolitismo.

En la zona se encuentra el estadio de los Wanderers, una de las mecas del cricket, que también presenta un campo de golf buscado por profesionales y aficionados.