Los casinos apuestan por Eurovegas

Los casinos apuestan por Eurovegas

Esperan que el proyecto de Adelson suponga una modificación de la regulación fiscal española que lastra al sector

Redacción

30/10/2012 - 20:46h

El casino de Barcelona
Los casinos españoles confían en que la llegada del macroproyecto de Eurovegas promovido por el estadounidense Sheldon Andelson conlleve una modificación de la regulación fiscal española que actualmente lastra al sector y que ha llevado al mismo a registrar una caída de sus ingresos de más del 30% en los últimos cuatro años.

En el año 2011, el sector de casinos en España obtuvo una facturación de 324 millones de euros, un 16,4% menos respecto al año anterior, y dio empleo directo a unos 7.000 profesionales.

Competencia

La Asociación Española de Casinos de Juego (AECJ) asegura que este descenso de facturación se debe principalmente a la crisis económica, la competencia cada vez mayor dentro del sector del juego, la incidencia del juego online, así como la prohibición de fumar en los establecimientos.

En opinión de la Asociación, las condiciones que Adelson supuestamente ha impuesto a su inversión(rebaja en la tasa de juego, modificación de la ley del tabaco o de la legislación laboral), y que actualmente tienen su replica similar en algunas comunidades autónomas como Castilla La Mancha, podrían ser extensibles al resto de operadores españoles beneficiando a la totalidad del sector recreativo español.

Modernización


"Es una buena noticia para el sector porque este tipo de casinos operan con un modelo de muy alta inversión y muy baja fiscalidad. Su llegada nos ayudaría a situar el sector en un escenario de regulación más moderna con mayor crecimiento para el operador", explicó el secretario general de la Asociación Española de Casinos, Heliodoro Giner, quien asegura que la legislación actual es "decimonónica".

Durante una jornada de información sobre la situación del sector y los nuevos retos a los que se enfrenta, Giner destacó especialmente la necesidad de una rebaja de la presión fiscal, la eliminación de las restricciones publicitarias equiparándolas a la ley del juego estatal, una mayor flexibilidad laboral, así como sistemas de homologación modernos, entre otros retos.