Los destinos más dulces de la Navidad

No hay quien le haga sombra a Estepa en materia de polvores y mantecados. Foto EFE.

Los destinos más dulces de la Navidad

En estos pueblos de España, la Navidad tiene un sabor muy especial: el de sus postres y dulces tradicionales

Navidad es sinónimo de regalos, eventos familiares y, sobre todo, dulces: los artesanos de toda la vida. Son los que se elaboran a mano desde hace siglos en algunos de los pueblos más pintorescos de España. Recorremos los más emblemáticos para conocer qué nos espera en ellos, además de una caja o dos de sus apetecibles bocados.

Si hay un rincón de nuestro país que nuestra mente asocia con la Navidad, ese es Jijona. Este pequeño pueblo alicantino de poco más de 7.000 habitantes vive por y para el antiquísimo turrón de almendra. Durante este mes de diciembre, sus turroneros más artesanos ofrecen sus productos en la Feria de Navidad, en la calle Mayor.

Pero no solo podemos ir a comprar sus productos, ya que hasta podremos ver las fábricas en las que se elaboran o descubrir en el Museo del Turrón todos sus secretos.

El pequeño pueblo alicantino de Jijona, de poco más de 7.000 habitantes, vive por y para el antiquísimo turrón de almendra

Otros planes en Jijona incluyen acercarse al antiguo pórtico de la iglesia de Santa María, reconvertido en mirador y restaurado para que podamos ver algunos de los detalles originales de su construcción. También visitar un horno de pan del siglo XVI, que sigue en funcionamiento y que representa toda una joya gastronómica en la comarca.

Jijona. Foto Ayuntamiento Jijona.
Jijona vive por y para el turrón. Foto Ayuntamiento de Jijona.

Estepa: el balcón de Andalucía

Solo un pueblo puede tutear a Jijona en lo que a tradición dulcera se refiere: Estepa. Esta localidad sevillana es la que más polvorones y mantecados elabora en el mundo. A poco más de una hora de la capital, se la llama ‘el balcón de Andalucía’ porque se sitúa en lo alto del cerro de San Cristóbal, desde donde se pueden divisar vistas espectaculares de toda la comarca y sus campos de olivares.

Solo un pueblo puede tutear a Jijona en lo que a tradición de dulces navideños se refiere: Estepa

El pueblo forma parte de la Ruta de Washington Irving y en él se puede visitar la antigua alcazaba árabe. Su torre del homenaje mide 26 metros de alto por 13 de ancho y en los días claros se puede divisar Sierra Nevada desde su cubierta. La tradición sevillana de comprar dulces en los conventos de clausura tiene en Estepa un nombre: el de Santa Clara, fundado en 1599 que se puede visitar previa cita en la oficina de turismo.

Estepa. Foto Flickr Creative Commons.
Desde la torre del homenaje de la alcazaba de Estepa se divisa Sierra Nevada. Foto Flickr Creative Commons.

Canelos, milhojas, mojicones y toritos

Más al norte, otra localidad destaca por sus mantecados: Tordesillas (Valladolid). Sus polvorones son el dulce más exportado, pero no el único en este pueblo que destaca por sus muchos sabores. Canelos, milhojas de merengue, mojicones o toritos (polvorones bañádos en chocolate) son solo algunas de las exquisiteces que nos esperan allí.

La plaza Mayor de Tordesillas, con edificios del siglo XVII y el suelo empedrado, es el mejor lugar desde el que comenzar una visita, con paradas obligadas en sus tiendas de artesanía y en sus bares, donde probar los mejillones rellenos

Cargado de historia, el Tratado de Tordesillas les hizo hueco en la historia de España. Su plaza Mayor con edificios del siglo XVII y el suelo empedrado es el mejor lugar desde el que comenzar una visita, con paradas obligadas en sus tiendas de artesanía y en sus bares, donde probar los mejillones rellenos.

Tordesillas. Foto Flickr Creative Commons.
Canelos, milhojas de merengue, mojicones o toritos son las especialidades navideñas de Tordesillas. Foto Flickr Creative Commons.

Amarguillos de Medina Sidonia

En Tordesillas hay también amarguillos, aunque como dulce lo asociamos especialmente a Medina Sidonia, la localidad más famosa de la provincia de Cádiz cuando llega la hora de ir a por bocados navideños.

Alfajores, yemas nevadas, tortas pardas… hay mucho donde elegir en sus pastelerías artesanas, que también sirven on line a toda España. Sus museos Arqueológico y Etnográfico son dos de las paradas obligadas antes o después de comprar los dulces.

El pueblo de Cañada de la Cruz puede presumir de ser uno de los mejores lugares en los que degustar cada Navidad los cordiales, el dulce murciano por excelencia

Sorpresas en Murcia

En el noroeste de Murcia se encuentra el macizo de Revolcadores, una de las cimas de la región. Y, a su sombra, el pueblo de Cañada de la Cruz, que puede presumir de ser uno de los mejores lugares en los que degustar cada Navidad los cordiales, el dulce murciano por excelencia.

Macizo de Revolcadores. Foto Wikiloc.
Macizo de Revolcadores, en Murcia. Foto Wikiloc.

También se pueden comer allí los suspiros de almendra, los pastelillos de cabello de ángel y muchas más delicias. En otro pueblo, el de Moratalla, tendremos unos suculentos mazapanes.

Además de interesantes rutas de senderismo por el macizo, podremos disfrutar, si el clima lo permite, de unos paisajes nevados que jamás esperaríamos en Murcia. Y, por si fuera poco, allí nos esperan cabras montesas, águilas y búhos reales… y más fauna ibérica.

En Alcoy se cocinaron por primera vez las peladillas, de la mano de Emilio Reig, una fábrica que cerró a finales de los sesenta

El pueblo de las peladillas 

Con algo más de 59.000 habitantes, Alcoy es otra de las localidades más navideñas de la Comunidad Valenciana, en lo que a gastronomía respecta. Allí se cocinaron por primera vez las peladillas, de la mano de Emilio Reig, una fábrica que cerró a finales de los sesenta.

Sin embargo, otros empresarios siguieron un negocio que hace que el municipio sea el que más peladillas elabore en España, junto a Casinos, en Valencia.

Hay dulces que son inseparables de la Navidad. Foto EFE.
Hay dulces que son inseparables de la Navidad. Foto EFE.

Alcoy está rodeada de parques naturales y su centro urbano presume de su patrimonio medieval y modernista. Conocida como 'la ciudad de los puentes', es famosa por sus fiestas de Moros y Cristianos y la Cabalgata de los Reyes Magos.

Su Museo Explora es todo un centro de visitantes para echar un rápido vistazo a lo que nos espera. Con bonitos miradores del interior de la provincia, hay rutas para todos los niveles de senderismo.