Los directivos africanos irrumpen con fuerza en el turismo sanitario

Los directivos africanos irrumpen con fuerza en el turismo sanitario

El grupo Geseme atiende a más angoleños que rusos

Marta Sánchez

Barcelona

29/10/2013 - 21:19h

Fachada de la clínica Teknon
El turismo sanitario en España no conoce fronteras. Los rusos han sido los que, habitualmente, han mostrado un mayor interés por los reconocimientos médicos españoles. Pero en el último año ha irrumpido con fuerza un nuevo perfil de usuario: el directivo o político angoleño, que también ha sucumbido al sistema.
      
 
Muchas empresas angoleñas ofrecen a sus directivos como beneficios no salariales este tipo de chequeos
 
La directora médica del grupo Geseme, Catalina Vadell, asegura que más de la mitad de los pacientes que en el último año han visitado sus clínicas para someterse al Executive Medical Check Up han sido internacionales. De ellos, el 52% erna angoleños y el 48% restante, ruso.

“En Angola hay servicios sanitarios más deficientes. Y muchas empresas ofrecen a sus directivos como beneficios no salariales este tipo de chequeos”, sostiene Vadell. A ello se suma el boom económico de ésta y otras economías del continente, como la de Ruanda. Desde la Federación Nacional de Clínicas Privadas también constatan el auge del turismo sanitario con billete de vuelta a África

Chequeos de hasta 3.000 euros

Las multinacionales pueden pagar entre 700 euros por el examen médico más básico hasta 2.000 ó 3.000 euros por el más completo. El precio varía en función del perfil médico del paciente.

Los ejecutivos cambian el traje y la corbata por la bata durante seis horas. En ese plazo se someten a diversas pruebas: desde cardiología y oftalmología hasta radiología o ginecología, entre otras. “El factor tiempo es otro de los aspectos que más aprecian los clientes de este tipo de servicio”, sostiene Vadell. Tienen prioridad en cuanto pisan la consulta.

Aprovechar las vacaciones


“La línea de chequeos para ejecutivos ha crecido entre el 22 y el 25% en el último año”, puntualiza la doctora. En un mes, los profesionales de Geseme pueden llegar a atender a unos 200 empresarios que pasan por los centros sanitarios dedicados a la prevención de riesgos laborales.

Algunos de los clientes visitan expresamente España para someterse a este tipo de exámenes médicos. Un viaje relámpago en el que sólo buscan la asistencia sanitaria. Otros, en cambio, aprovechan sus vacaciones para dedicar una mañana al reconocimiento médico.

Impacto del turismo sanitario


El turismo sanitario mueve masas. Y en España ha cogido impulso con la crisis económica. El último año, unos 22.000 internacionales aterrizaron en el sistema español para someterse a algún tipo de tratamiento.

El volumen de negocio generó unas cifras superiores a los 12 millones. En los próximos dos años, el sector espera alcanzar una facturación aproximada a los 500 millones.