Los reyes de la noche barcelonesa convierten un sex shop de La Rambla en un club de lujo

Los reyes de la noche barcelonesa convierten un sex shop de La Rambla en un club de lujo

El Grupo Costa Este invierte tres millones de euros en un local de 800 metros para convertirlo en un restaurante-discoteca

Carles Huguet y Víctor Malo

Barcelona

27/08/2015 - 21:21h

Las obras del inmueble todavía se encuentran en fase inicial. | Víctor Malo

La decadente parte baja de La Rambla tendrá un lavado de imagen en los próximos meses. El Grupo Costa Este prepara la apertura de un nuevo local nocturno en el número 17 de la ronda barcelonesa. La vieja Sala X Rambla Santa Mònica – Sex Shop Center se convertirá en el último club de moda de los hermanos Bordas con tal de "revitalizar la zona", explican fuentes implicadas en la obra.

El coste del proyecto ronda los tres millones de euros entre la adquisición del local de 800 metros cuadrados y el precio de las reformas, que también implican a un pequeño negocio de compra-venta de oro. La idea es replicar el exitoso modelo de la discoteca Opium, también propiedad de Costa Este, o Shoko. Un restaurante de "comida japonesa-fusión" que, con el paso de las horas, se transformará en un club nocturno.

Aprovechar la licencia existente

Además, la intención de Ramón y Javier Bordas, actual directivo del FC Barcelona, es aprovechar la licencia con la que ya cuenta el Sex Shop. El local dispone del permiso para abrir hasta las seis de la madrugada debido a que ofrece espectáculos de Peep Show (bailes eróticos) hasta entonces, por lo que el grupo no debería iniciar nuevos trámites.

Con la apertura, Costa Este espera relanzar una zona decadente, del mismo modo que ya se hizo con la inauguración de Opium en el puerto. Actualmente, la bahía de la ciudad condal cuenta con una zona para una clientela más VIP, copada por discotecas como Pacha, Shoko y el propio Opium, y otra con locales más de batalla.

La inauguración, para navidades

El club verá la luz en Navidades y será el 13º inmueble de la firma en Barcelona. Para llegar a tiempo, un equipo de 50 operarios trabaja en la obra. Ahora mismo, la empresa cuenta con discotecas como BlingBling, Pacha, Soho y Opium y restaurantes como la cadena Cachitos, el Lolita y el Barítimo.

Así, La Rambla tendrá un argumento para que los turistas lleguen hasta su desembocadura y no se detengan en la luminosa y comercial zona alta. Especialmente de noche.