Los secretos que ocultan los puentes de Londres

Viaje a los puentes más curiosos de Londres. Foto: George Johnson | VisitBritain.

Los secretos que ocultan los puentes de Londres

Antiguos o modernos, peatonales o de tráfico frenético, famosos y desconocidos, seguimos el curso del Támesis para descubrir sus puentes (y sus historias)

Mar Nuevo

Madrid

10/03/2020 - 13:45h

Hay un total de 35 puentes que cruzan el Támesis entre el Tower Bridge y el Hampton Court Bridge. Algunos de los actuales reemplazan a viejos puentes de madera, pasarelas medievales y estructuras de piedra victoriana y muchos siguen teniendo curiosas historias que contar, desde el Puente del Milenio, que desaparece en una de las películas de Harry Potter, hasta el Puente de Waterloo, construido en su mayor parte por mujeres, pasando por el Tower Bridge, que aún se levanta unas 20 veces a la semana para permitir el paso de grandes barcos.

Tower Bridge

Inaugurado en 1894, es posiblemente el puente más emblemático de la ciudad y resulta fascinante la obra de ingeniería de 244 m de altura que atraviesan alrededor de 40.000 personas al día.

En su inicio se pintó de color marrón chocolate, pero en 1977 cambió sus colores por el rojo, el blanco y el azul para celebrar el Jubileo de Plata de la Reina.

Según VisitLondon son necesarios 22.000 litros de pintura para cubrirlo totalmente.

Tower Bridge. Foto Mark Thomasson VisitBritain

Tower Bridge. Foto: Mark Thomasson | VisitBritain.

Merece la pena echar un vistazo a la sala de máquinas, que alberga el sistema hidráulico que permite que el puente se eleve para permitir el tráfico fluvial.

[Para leer más: Recorriendo París puente a puente]

Puente de Londres

Bastante más moderno que el anterior, el Puente de Londres se inauguró en 1973, si bien se asienta sobre una estructura que se remonta a la época romana -de hecho, fue el primero sobre el Támesis-. Un posterior puente medieval sirvió para cruzar el río durante 600 años, que se reemplazó por un tercero inaugurado en 1831.

La empresa estadounidense McCulloch Oil Company adquirió este puente por un millón de libras en 1971 para instalarlo, como atracción turística, en la ciudad de Lake Havasu (Arizona) y dejó espacio a un cuarto puente que es el que ahora podemos atravesar.

London Bridge. Foto Peter Burgess Flickr

London Bridge. Foto: Peter Burgess | Flickr.

Puente del Milenio

Uno de los más modernos, se inauguró el 10 de junio de 2000 y une la catedral de San Pablo en la orilla norte del Támesis con la Tate Modern y el Shakespeare’s Globe.

Fue el primero que cruzó el Támesis desde que se construyera el Tower Bridge con diseño de Foster and Partners, Arup y Anthony Caro.

Los ocho cables que lo mantienen en suspensión están tensados para soportar 2.000 toneladas de peso; esto es, 5.000 personas cruzando simultáneamente.

Puente del Milenio. Foto Viktor Forgacs Unsplash

Puente del Milenio. Foto: Viktor Forgacs | Unsplash.

Puente de Waterloo

Inaugurado en 1945, el actual Puente de Waterloo se conoce también como ‘Puente de las Damas’, ya que fue construido principalmente por mujeres durante la Segunda Guerra Mundial (mientras los hombres estaban en el frente).

Se construyó sobre otra pasarela levantada en 1817 y formada por nueve arcos de granito que conmemoraba la victoria de británicos, holandeses y prusianos en la batalla de Waterloo en 1815.

Waterloo Bridge. Foto Daniele Trevisan Pixabay

Waterloo Bridge. Foto: Daniele Trevisan | Pixabay. 

Puente de Southwark

El puente une la City de Londres con Southwark en la orilla sur del Támesis y es uno de los que registra un menor tráfico de la ciudad. Fue inaugurado en 1921 y reemplaza a otro diseñado por John Rennie que contaba con el tramo de hierro fundido más largo jamás construido, de 73 m, mencionado a menudo en las novelas de Charles Dickens.

Southwark Bridge. Foto Wikimedia Commons.

Southwark Bridge. Foto: Wikimedia Commons.

Puente de Blackfriars

De tráfico vial y peatonal, el primer puente sobre este lugar se inauguró en 1769 y su nombre responde al cercano priorato de la Orden de los Predicadores instalados aquí hacia 1276.

El actual funciona desde 1869 y cuenta con cinco arcos de hierro forjado y diseño de Thomas Cubitt.

Entre las curiosidades que lo rodean destaca la muerte, en 1982, del presidente del banco del Vaticano, Robert Calvi, que fue encontrado aquí.

Historias de escándalos financieros en relación al Banco del Vaticano y la logia Propaganda Due (P2) a la que se supone Calvi pertenecía rodearon su muerte.

Blackfriars bridge. Foto: Viktor Forgacs | Unsplash

Blackfriars bridge. Foto: Viktor Forgacs | Unsplash.

Puente de Westminster

Una de las imágenes icónicas de Londres, la del Big Ben, se obtiene precisamente desde el puente de Westminster. Fue el segundo puente sobre el Támesis, después del Puente de Londres, construido entre 1738 y 1750.

El actual fue diseñado por Thomas Page, con 250 m de longitud, una anchura de 26 m y siete arcos, e inaugurado en 1862, aunque cuenta con detalles góticos obra del mismo arquitecto que el Palacio de Westminster, Charlie Barry.

Está decorado en tonos verdes, el mismo que el cuero de los asientos de la Cámara de los Comunes, y contrasta con el tono rojo del Puente de Lambeth, que recuerda a los bancos de la Cámara de los Lores, en el lado opuesto del Parlamento.

Puente de Westminster. Foto Eva Dang Unsplash

Puente de Westminster. Foto: Eva Dang | Unsplash.

Albert Bridge

Uno de los pocos puentes colgantes de Londres conecta Chelsea, en la orilla norte del Támesis, con Battersea, en el sur. Es uno de los dos únicos que nunca han sido reemplazados pero ha sido necesario reforzarlo dos veces para soportar el peso de un número creciente de vehículos.

Con una hermosa iluminación nocturna, el puente fue diseñado por Rowland Ordish y se inauguró en 1873. Merece la pena detenerse en los puestos de peaje octogonales que, por supuesto, ya no se usan.

Albert Bridge. Foto Jonathon Hoffman Unsplash

Albert Bridge. Foto: Jonathon Hoffman | Unsplash.

Puente Vauxhall

Abierto en 1906 tiene como particularidad ser el primero de los puentes sobre el Támesis por el que circulaba un tranvía. De acero y pilares de granito, cuenta con ocho esculturas femeninas de bronce que representan las artes y las ciencias y fue diseñado por Alexander Binnie para unir Pimlico, en la orilla norte del Támesis, con Vauxhall, al sur.

Vauxhall Bridge. Foto Pixabay.

Vauxhall Bridge. Foto: Pixabay.