Los seis museos más inquietantes del mundo

El único museo del 'arte de la ventriloquía' cuenta con alredeor de 900 muñecos. Pinterest.

Los seis museos más inquietantes del mundo

Desde instrumentos de tortura a rarezas médicas, pasando por muñecas demoníacas, estos son los museos con las colecciones más espeluznantes

A las puertas de la noche de todos los santos, exploramos los seis museos con las colecciones más inquietantes, incluyendo el Museo de la Tortura ubicado en Santillana del Mar y que incluye instrumentos de tortura, castigo, humillación y pena capital –originales-, utilizados por los miembros de la Inquisición.

Y es que más allá de las colecciones clásicas de pintura y escultura, de arte digital, de fotografía o, incluso, museos para quienes no les gustan los museos, existen museos dedicados a las más extravagantes ramas del arte, la historia, la ciencia o el coleccionismo en sentido amplio.

Museo Mutter en Filadelfia, Pennsylvania

Con una colección de historia médica, fue fundado en 1858 y guarda todo tipo de objetos relacionados con el cuerpo humano y la medicina, desde equipos y aparatos antiguos a órganos humanos, así como reproducciones o recreaciones de heridas de personajes famosos.

Entre las rarezas más perturbadoras del Museo Mutter se cuentan un frasco lleno de piel humana y partes del cerebro de Albert Einstein

Entre las rarezas más perturbadoras de Museo Mutter se cuentan un frasco lleno de piel humana, una colección de cráneos, un pene gigante de un animal indeterminado, el hígado de siameses, fetos o partes del celebro de Albert Einstein (guardadas en láminas microscópicas).

Museo de Magia y Brujería en Hólmavík, Islandia

El museo cuenta la fascinante historia de los hechizos y rituales que solían hacer las personas de esta región islandesa, como volverse invisible para encontrar más comida.

Inaugurado en 1996, alberga objetos orgánicos-nigromantes para realizar todo tipo de conjuros como piedras mágicas, runas, y algunos grimorios (libros de conocimientos mágicos) provenientes de diferentes colecciones de manuscritos islandeses y que mezclan información de medicinas primitivas con encantamientos y hechizos.

Museo de la brujería. Islandia.
El museo de la brujería de Hólmavic (Islandia) guarda todo tipo de elementos para realizar conjuros.

La pieza más popular del museo son los “necropants” (en lengua local “nábrók”), unos pantalones realizados con auténtica piel humana.

Museo Vent Haven en Fort Mitchell, Kentucky

Fundado en 1973 y único museo dedicado al ‘arte de la ventriloquía’, el museo Vent Haven es el hogar de más de 900 figuras de ventrílocuo de veinte países de los siglos XIX, XX y XXI. Eso significa que hay más de 1.800 ojos de muñecos observando cada uno de tus movimientos a medida que examinas la colección.

Además, la colección incluye cientos de fotografías y otras piezas de recuerdos relacionados con la ventriloquía, incluidas réplicas de las figuras utilizadas por su fundador, Edgar Bergen.

Museo de la tortura, Santillana del Mar

En el centro de Santillana del Mar (Cantabria), este museo expone todo tipo de instrumentos de tortura, castigo, humillación y pena capital utilizados originalmente durante el periodo de la Inquisición.

Entre los más de 50 instrumentos que se muestran –y cuyo funcionamiento se ilustra con todo detalle- están la guillotina, la doncella de hierro, potros, garrotes o cinturones de castidad.

Todos ellos, fueron utilizados en el periodo que comprende desde comienzos del siglo XIV hasta finales del siglo XIX cuando el Tribunal del Santo Oficio tenía la potestad para acusar y castigar a la población de todo tipo de deliltos contra el catolicismo.

Partes del cerebro de Einstein.
Partes del cerebro de Einstein en el Museo Mutter.

Catacumbas de Palermo, Sicilia

En 1599, los monjes capuchinos descubrieron una nueva técnica para el embalsamamiento de cuerpos, que consistía básicamente en deshidratar los cuerpos y tratarlos con vinagre.

Desde el siglo XVII y con la técnica más perfeccionada, comenzaron a enterrar en las catacumbas a los palermitanos que podían costearse el costoso proceso de momificación.

Actualmente las Catacumbas –ya convertidas en atracción turística masiva- cuentan con alrededor de 8.000 momias, principalmente del siglo XIX, ataviadas con sus mejores galas y colocadas en hileras, de pie, tumbadas o colgadas, y ordenadas por sexo, edad y condición social.

Especialmente inquietantes resultan las momias de los niños, como la de la pequeña Rosalía Lombardo, de dos años, embalsamada en 1920.

Museo del ocultismo en Monroe, Connecticut

Este museo es la colección personal de los investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren, que investigaron más de 10.000 casos de posesiones, asesinatos inducidos por demonios, objetos con fuerzas malévolas y casas embrujadas.

Los objetos relacionados con sus investigaciones se guardan en este particular museo, ubicado en un sótano. Ataúdes de vampiros, altares satánicos, cabezas reducidas y la famosa muñeca Annabelle son algunas de las perturbadoras piezas que integran la colección.