Málaga: la silenciosa belleza de sus pueblos y sierras

Antequera, uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Málaga. Foto: Gema Santiago.

Málaga: la silenciosa belleza de sus pueblos y sierras

Más allá de su famosa Costa del Sol, el interior de Málaga sorprende por la calidez de sus pueblos y los impactantes paisajes de las serranías

Gema Santiago

DIVINOS SABORES

Barcelona

28/07/2019 - 16:00h

Si alguien dice Málaga la primera imagen que viene a la cabeza son playas, chiringuitos y mucho sol. Aunque una vez visitada la nueva Costa del Sol, podemos decir que la provincia de Málaga es mucho más.

Desde su gastronomía marinera a la de interior, desde sus montañas con recorridos de senderismo de gran belleza natural a sus pueblos como Antequera con más de 30 iglesias, recorremos la cuidad capital y los pueblos que la rodean en un circuito de cuatro días.

En esta primera entrega viajaremos por los rincones más desconocidos de Antequera, El Torcal y Benalauría. Si quieren conocer más detalles de la zona, se sugiere ver este link.

Antequera

A 45 minutos de Málaga se encuentra Antequera, ciudad que cuenta con una estación del AVE pero que destaca por tener más de 30 Iglesias, entre capillas, conventos y espacios con reliquias de 16 órdenes religiosas.

[Para leer más: 48 horas en Málaga: la escapada definitiva a la ciudad feliz]

El núcleo urbano es atravesado por tres vías romanas, la que pasa por la Capilla San Eugenio, otra por el Monasterio de San Zoilo y la última en la calle Estepa con el Convento de los Esclavos.

En la ciudad de Antequera se pueden ver 30 iglesias, conventos y edificios religiosos

En el siglo XVI se convirtió en la ciudad con mayor población debido al cruce de caminos con una gran confluencia comercial, donde la clase media ubicó sus residencias.

antequera05
Una de las iglesias de Antequera. Foto: Gema Santiago.

Esta ciudad es para visitar durante un día entero recorriendo sus calles, entrando en todas y cada una de las iglesias y capillas. Allí se puede admirar retablos, imágenes religiosas de santos y vírgenes y edificaciones con arquitectura de gran magnitud. Por todas partes rebosa historia, arte y cultura.

Los dólmenes

En la parte más antigua hay restos neolíticos: son los Dólmenes de Antequera. Declarados Patrimonio de la Humanidad en julio de 2016 y bien de interés cultural. Se trata de tres unidades donde destaca el mayor, el de Menga, el único que no fue una tumba funeraria sino que fue destinado como templo.

El dolmen de Viera, con una cámara mortuoria para cuerpos posición fetal, se puede observar al final de la cueva.

antequera12
Entrada a los dólmenes, construidos en la era Neolítica. Foto: Gema Santiago.

Y el dolmen El Romeral, con un corredor estrecho con una gran losa en el medio que da paso a un espacio circular.

El Torcal de Antequera

Probablemente este sea el paisaje kárstico (formaciones rocosas) más espectacular de Europa. Es una zona de acceso restringido, al que se puede acceder por una lanzadera o con un ascenso al Torcal Alto por una vía de 3,5 kilómetros.

Desde las alturas hay dos vías circulares, la verde y la amarilla, de diferentes grados de dificultad para realizar senderismo.

El Torcal de Antequera se considera como la formación de rocas kársticas más grande de Europa

En el lugar, además de las impresionantes formaciones, se pueden divisar diferentes especies de animales protegidos como la cabra montesa y el buitre leonado, ave que cuenta con un programa de protección en el parque natural.

antequera08
La formación del Torcal de Antequera. Foto: Gema Santiago.

La visita recomendada en el lugar es entre dos horas y medio día, y por más calor que haga en los pueblos, se sugiere llevar una chaqueta liviana en la excursión.

Algunas noches se pueden realizar observaciones de las estrellas o participar de diferentes actividades guiadas por expertos conocedores de la zona.

Sabores tradicionales

De regreso en Antequera probamos las preparaciones de Charo Carmona en el restaurante Arte Cozina, que presenta una cocina que recupera recetas ancestrales, de la memoria gastronómica de sabores árabes, judíos y cristianos.

Es difícil decir cuál plato sorprendió más, quizás el trío con sus contrastes de sabores tan diferentes a los esperados.

 

 

Una mujer pionera

Al día siguiente la idea fue visitar la Cueva del Gato y realizar parte del recorrido de la gran senda. De camino encontramos el pueblo de Carratraca, donde se construyó el primer casino de España con un balneario de aguas sulfurosas.

[Para leer más: A cuerpo de rey: diez castillos españoles convertidos en hoteles]

Su promotora fue Trinidad Grum, una primera mujer que a principios de 1800 organizó lo que ahora conocemos como paquetes turísticos.

Esta pionera se instaló en el pueblo y atrajo a la alta sociedad con estancias en el balneario, espectáculos de tablao flamenco y visitas a la cueva de Ardales, que presenta pinturas rupestres.

Senderismo para todos

La ruta del sendero GR249, el más largo de España, tiene un gran valor paisajístico, histórico y natural a la ribera del río Guadiaro, entre la Serranía del Ronda y dentro del Parque Natural del Grazalema.

Su trayecto de 10 kilómetros, de dificultad baja, es ideal para hacer fotos, observar la fauna, la vegetación y el paisaje.

benalauria x ayu
La tranquila belleza de Benalauría. Foto: Ayuntamiento de Benalauría.

La zona de Benaojan a Jimera de Libar es el tramo más visitado por su sencillez, mientras que en la ladera que transcurre por la Serranía de Ronda y el Valle del Genal se encuentran pueblos y riqueza natural espectacular. En estas zonas, donde se extraía el hierro, los bandoleros fueron leyenda y protagonistas de la historia.

Productos regionales

En la región es recomendado visitar la conservera La Molienda Verde y la Bodega 28m, en la población de Benalauría.

La Molienda Verde es un pequeño taller de conservas naturales. Su principal producción es de mermeladas de castañas y frutos de la zona, pero también cuentan con una novedosa mermelada de gin-tonic, vino tinto y otro de la variedad Pedro Ximénez. Una de sus últimas novedades son naranjas y mandarina con algas, presentadas en el último Salón Gourmet.

Benalauría

Este es un pueblo de raíces bereber de preciosas casas blancas, decoradas con macetas de colores y geranios. Allí está el centro de interpretación Casa de Moros y Cristianos que permite conocer todas las batallas de la Reconquista.

Los habitantes de Benalauría lograron que el pueblo evite el éxodo gracias a una administración inteligente de sus recursos naturales y turísticos

Lo interesante de Benalauría es que sus habitantes lograron evitar la despoblación por falta de recursos.

Benalauria 02
Bodega en Benalauría. Foto: Gema Santiago.

Aprovechan todos los recursos tradicionales, culturales, agrícolas o de oficios antiguos para darles valor y dar a conocerlos de forma turística. Además cuentan con un gran número de casas rurales muy aconsejables para los que buscan la tranquilidad.

Benaojan

Este es un pueblo famoso por las «matuteras», mujeres del pueblo que realizaban viajes a Gibraltar a comprar los encargos de toda la comunidad.

Ellas se llevaban su comida con productos locales como chorizos y morcillas, que empezaron a ser muy valorados por los gibraltareños, por lo que los viajes empezaron a ser de doble transacción.

Para comer allí se recomienda el restaurante El Muelle, situado sobre la plataforma de carga de la estación de tren de Benaojan. El lugar mantiene su estructura interior, desde las puertas corredoras a las vigas de madera.