Mallorca diseña un parque temático religioso como el de Tierra Santa en Argentina

Mallorca diseña un parque temático religioso como el de Tierra Santa en Argentina

Promovido por el grupo Sigma Insulares de Construcción, podría ocupar terrenos del jardín botánico Botanicactus, entre Ses Salines y Santany

Catalina Mir

18/10/2011 - 16:27h

Un parque temático religioso, al estilo Tierra Santa de Buenos Aires o Holy Land Experiences en Orlando, es uno de los proyectos que ha pasado su primer eslabón de la cadena de procesos necesarios para su ejecución en Ses Salines (Mallorca).

Se trata de una iniciativa promovida por el grupo Sigma Insulares de Construcción, SL., que actúa como promotor de dicho modelo, aunque Carlos Smith, arquitecto del Grupo, no ha querido desvelar a 02B qué empresas inversoras se encuentran tras el proyecto y ha aludido a cláusulas de confidencialidad para no mencionarlas. No obstante, ha señalado que la construcción “siempre se hará en sociedad con los creativos del parque Tierra Santa de Buenos Aires”. También ha señalado que en territorio bonaerense participaron en su construcción empresas de la talla de Carrefour y el banco argentino La Caja, entre otras.

Smith, conocedor de los diferentes parques temáticos, ha señalado que “el modelo que se seguirá en Mallorca es el de Buenos Aires”, pero se ha distanciado del modelo Holy Land Experiences de Orlando: “no tenemos nada que ver con ellos, es una modalidad totalmente diferente”.

Si se sigue el modelo de Tierra Santa en Buenos Aires, sus promotores vendieron la propiedad a otros inversores justo en el momento de su inauguración, lo que podría desvelar tal vez el modelo empresarial a seguir: la construcción por un lado y la gestión por otra. De momento, los promotores buscan la seguridad jurídica para su inversión.

Para la puesta en marcha del Tierra Santa de Mallorca se ha pensado en un recinto ya construido, el Botanicactus, un jardín botánico situado en la carretera de Ses Salines a Santanyí. Según su alcalde, Bartomeu Lladonet, “para no consumir mayor territorio” y espera que esta inversión redunde en “mayor actividad económica, creación de puestos de trabajo y mejora de la ocupación turística durante los meses de menor actividad”.

Pendiente del Consell de Mallorca


El siguiente eslabón del proceso, se sitúa en el Consell de Mallorca, que tendrá que aprobar si encaja en el Plan Territorial de Mallorca, instrumento urbanístico que prevé los crecimientos posibles en los próximos años. La zona propuesta dispone de unos 152.000 metros cuadrados. Según su alcalde, estos terrenos tienen en estos momentos un interés social porque son visitados por mucha gente cada día y, por este motivo, es más fácil que el Consell de Mallorca se decante por el interés general del proyecto (esta Institución tiene las competencias de construcción en rústico).

Los promotores del proyecto aseguran que éste será el “tercer parque temático religioso más grande del mundo y el primero de Europa”; que se generarán más de 800 puestos de trabajo, que darán actividad a más de 80 empresas de la zona, que cuenta con el visto bueno del Vaticano y del Obispado de Mallorca y que esperan unas 60.000 nuevas entradas turísticas mensuales.