Marina D'Or reclama a Cabanes nueve millones de euros

Marina D'Or reclama a Cabanes nueve millones de euros

Asegura que el Ayuntamiento de la localidad ha perjudicado su imagen de manera intencionada

Javier Cavanilles

Valencia

04/10/2013 - 20:33h

Una imagen nocturna de Marina D'Or.
Marina D’Or, la famosa ciudad de vacaciones sita en la provincia de Castellón, ha declarado la guerra a una de las poblaciones que ocupa: Cabanes. La empresa ha reclamado al consistorio por vía administrativa el pago de 9,2 millones de euros por “responsabilidad” en el daño causado a su imagen de marca a lo largo de una década.

La empresa precisa que no quiere que el dinero salga del bolsillo de los contribuyentes, sino que sean la alcaldesa Estrella Borrás, y la concejal de Turismo, Lucía García (así como el resto de la corporación), las que abonen esa cantidad.
      
 
La firma alude a la ley de Administraciones Públicas para que sea la alcaldesa quien pague
 
La empresa recuerda que, según la ley 30/1992 de Régimen de las Administraciones Públicas, “un Ayuntamiento puede pedir responsabilidades a un equipo de gobierno a fin de que responda con su patrimonio personal y que no sea el mismo consistorio y, por tanto, los vecinos quienes deban acarrear con el mal hacer de sus políticos en un momento dado”.

Fuentes de Marina D’Or aseguran que la firma está “cansada de la actitud totalmente hostil” de la primer edil de la corporación municipal, y que ha provocado un grave daño a su imagen de marca.

Según aseguran, el ayuntamiento tiene “totalmente abandonada” la zona del recinto que corresponde a su término municipal (el resto corresponde a Oropesa).

La reclamación fue presentada este viernes en el registro de entrada del ayuntamiento y ocupa apenas tres páginas. Va dirigido a la alcaldesa y está redactada por Jesús Ger García, representante de Marina D’Or Loger y Hoteles Marina D’Or.

Ger solicita que el documento sea admitido y, superados los trámites legales, “reconozca la responsabilidad del Ayuntamiento de Cabanes” en los daños causados al resort y acuerde pagar una indemnización de 9,2 millones de euros.

A esta cifra, indica, habría que sumar los intereses legales (4%, a contar desde la fecha de presentación hasta que se complete el pago) y los impuestos correspondientes.

Riesgo para las personas

El documento se compone de seis puntos. En él recuerda que Marina D’Or es urbanizadora del sector Torre de Sal en virtud de un acuerdo de mayo de 2003. Posteriormente, recuerda que a lo largo de esta década ha invertido casi 115 millones en potenciar su imagen de marca, la cual está siendo perjudicada por la actitud del consistorio.

Ger García acusa directamente al ayuntamiento de incumplir su obligación de mantener y conservar la zona pero ni siquiera ha proporcionado los “servicios mínimos (…) para evitar las situaciones de peligro y riesgo para personas y cosas en la urbanización”.

Enorme descontento en las redes

Dicha situación ha provocado, según el escrito “un enorme descontento entre compradores, clientes, mayoristas, clientes y, en general, visitantes”, que se ha dirigido contra la empresa y no contra el ayuntamiento, al que acusan de ser el culpable de la situación.

Estas críticas se han traducido en comentarios negativos en las redes sociales y medios digitales, y “han erosionado” su capacidad, actual y futura, de generar negocio”.

Ger recuerda que ya han reclamado, sin éxito, varias gastos que ha asumido la firma y que considera que no les corresponde. Cita los 81.662 euros que ha invertido en actuar como agente urbanizador, 45.641 euros por mantener las zonas verdes, y otros 117.620 euros de costes financieros. 

Además, concluye que los 9,2 millones que reclama son sólo los relativos a los daños soportados hasta la fecha, por lo que podrían incrementarse si el Ayuntamiento de Cabanes no cambia de actitud.
      
 
A los 9,2 millones pide añadir los intereses y los impuestos correspondientes
 
Así, concluye afirmando que “resultará exigible de oficio las responsabilidades de las autoridades por dolo, culpa o negligencia graves”, por lo que apunta que son “causa de la obligación de indemnizar” a Marina D’Or.

Tras este paso dado por la empresa -para la que la animadversión de Estrella Borrás y Lucía García por Marina d’Or es patente en cada una de sus actuaciones- “habrá que ver ahora cuáles serán las decisiones a adoptar por Borrás y su equipo de gobierno”, añaden desde la ciudad de vacaciones.