Marruecos dinamita su reputación al encarcelar a un turista gay

Marruecos dinamita su reputación al encarcelar a un turista gay

La campaña #FreeRayCole, que pide su liberación, vapulea al país alauí en redes

Ignasi Jorro

Barcelona

07/10/2014 - 21:57h

Vista nocturna del mercado de Yamaa el Fna, en Marrakech (Marruecos).
Marruecos ha torpedeado su propia reputación turística tras encarcelar a un turista británico por "supuesta homosexualidad". El inglés Ray Cole, de 70 años, fue condenado el pasado lunes a cuatro meses de cárcel. La família del reo pide ahora su libertad y llama a no hacer turismo en el país alauí para, en su lugar, visitar España.

Familiares y amigos del turista están detrás de la campaña #FreeRayCole, que está vapuleando a Marruecos en redes sociales. Sólo ayer por la mañana, la etiqueta había llegado a más de 40.000 cuentas de Twitter, según Tweetreach. Asimismo, la página oficial de turismo del país norteafricano en Facebook canceló todas las interacciones tras un 'escrache' virtual. La cuenta Visit Morocco en esta red social tiene 13.403 seguidores.

Firmas

En paralelo, una petición on line para liberar a Cole gana seguidores. Al cierre de esta edición la recogida ya llevaba 14.000 firmas en tres días. "Mi padre fue arrestado el pasado 18 de septiembre junto a su compañero en Marrakech. Ahora cumple condena en la prisión central de esta ciudad", alega la carta en la plataforma Change.org.

Fuera de las redes, la presión sobre Mohammed VI también crece. Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, aseguró ayer que intercederá por el reo. Por su parte, el diputado conservador británico Charlie Elphicke tildó Marruecos de "ser un país inseguro para los turistas británicos". El electo cargó las tintas contra las leyes alauís, que describió como "medievales".

Crimen

Cabe recordar que el Código Penal marroquí castiga la homosexualidad en su artículo 489. Según el texto, aquellos que "cometan un acto impúdico o antinatural" recibirán una multa de 200 a 1.000 dirhams (de 18 a 90 euros) y una pena de seis meses a tres años de cárcel.

Según la familia del turista, Ray Cole fue detenido el pasado 18 de septiembre junto a su compañero en una parada de autobús. Las fotografías de viaje de ambos, que estaban en la memoria del móvil del reo, fueron prueba incriminatoria en el juicio, informa PinkNews.