La masificación amenaza a los Patrimonios de la Humanidad

Los miles de turistas que se congregan en Stonehenge amenazan su patrimonio.

La masificación amenaza a los Patrimonios de la Humanidad

Unesco advierte que aumenta el número de sitios que padecen de un exceso de turistas y que degradan su valor patrimonial

El Taj Mahal, Machu Picchu y el Park Güell son algunos de los sitios catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que sufren la amenaza de la masificación turística. Esa es una de las causas que ponen en peligro su patrimonio histórico, alerta este organismo.

La Unesco emitió un informe en el que consignan 157 sitios (de los 1092 que tienen listados) cuyo estado se encuentra bajo observación. En la jerga de esta organización, significa que sus autoridades analizan posibles amenazas a la integridad del lugar, como la contaminación, el impacto comercial, el desarrollo de emprendimientos inmobiliarios o la presión turística.

Este organismo de las Naciones Unidas insta a los responsables a que presenten su batería de soluciones para solucionar estos problemas, y en caso de que no pongan manos a la obra, pueden quitarle el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad.

Dos sitios con la amenaza de la masificación

Alrededor de un 30% de los sitios investigados por la Unesco provenían de países europeos. Entre ellos se encuentran Stonehenge, el monumento megalítico ubicado cerca de Salisbury (Inglaterra), y Dubrovnik, la meca turística de Croacia.

El patrimonio de Stonehenge, Dubrovnik, las Galápagos y el parque del Cañón del Colorado están en peligro, alerta la Unesco

Ambos sitios sufren de una intensa presión turística. El primero, sobre todo en fechas como el solsticio y el equinoccio, en que miles de personas, entre místicos, amantes de lo sobrenatural, apasionados por la historia o simples curiosos se acercan para ver cómo los rayos del sol traspasan las gigantescas piedras dispuestas en un círculo.

En cuanto a Dubrovnik, la ciudad que mira al Adriático desde sus murallas es una de las que más luchan contra la masificación. Su consistorio limitó las llegadas de cruceros, entre otras medidas, para frenar el aluvión de visitas que invadían el pequeño casco histórico. Además la exposición que tuvo por la serie Juego de Tronos incrementó las llegadas internacionales.

Otros lugares que integran el listado de 157 sitios en peligro son el Parque Nacional del Gran Cañón (EEUU) y las Islas Galápagos.

Los nuevos sitios en peligro

Este año la Unesco incluyó 54 sitios más. En Europa, en esta lista roja se encuentran el barrio marítimo de Liverpool, el centro histórico de Viena y los monumentos medievales de Kosovo.

La guerra en Siria causó graves daños a los castillos de la época de las Cruzadas, al yacimiento arqueológico de Palmira y a las ciudades viejas de Damasco y Aleppo; mientras que la inestabilidad política amenaza al legado de Samarra, Ashur y Hatra, en Irak.

En África los problemas de contaminación, deforestación y los conflictos políticos desestabilizan el futuro de parques nacionales como Manovo-Gounda St Floris (República Centroafricana), Garamba, Salonga y Kahuzi-Biega (República Democrática del Congo).

Presión del turismo

Cada año hay sitios que entran y salen del listado de la Unesco. El récord fue en 2009, cuando se incluyeron 178 lugares que el organismo alertó de su falta de cuidado.

En el 22% de los lugares de la lista roja, el exceso de turistas es la causa principal de problemas. Y el porcentaje puede crecer: “el desarrollo de nuevas tecnologías, las inversiones en infraestructuras turísticas, el crecimiento de plataformas, la expansión de los vuelos de bajo coste y de los cruceros aumentan el número de visitantes, y por consiguiente, la presión sobre los sitios que son Patrimonio de la Humanidad”, dice la Unesco.

Además insta a tomar acciones globales, ya que recuerda que las autoridades locales tienen poco o ningún poder para gestionar el incesante flujo de turistas.