México y Guatemala, guerra por la cultura maya

México y Guatemala, guerra por la cultura maya

Tres museos de diseño en ambos países se disputan el legado precolombino y su tirón turístico

Ignasi Jorro

Barcelona

11/02/2014 - 21:38h

El Museo Maya de América será el mayor del mundo dedicado a esta cultura
México y Guatemala están en guerra --figurada-- para quedarse con el protagonismo del legado maya. Un acervo cultural que, a su vez, es un imán de visitntes y fuente sustancial de ingresos turísticos. Las autoridades guatemaltecas acaban de presentar el proyecto de Museo Maya de las Américas, con el que prevén atraer al país centroamericano 300.000 nuevos turistas al año.

La instalación costará unos 60 millones de dólares (43 millones de euros) y estará acabada en 2017. Situada en Ciudad de Guatemala, la obra constará de 60.000 metros cuadrados, lo que la convertirá en el mayor espacio cultural del mundo dedicado a esta cultura precolombina. Los ingresos derivados de su apertura se estiman en 225 millones de dólares al año (164 millones de euros).

Con todo, el diseño de los estudios Harry Gugger y Over, Under no ha caído nada bien en México. Cuando el proyecto fue anunciado, varios medios del país azteca se apresuraron a calificarlo de “competencia” del Gran Museo del Mundo Maya. No en vano, esta instalación en Mérida (Yucatán) abrió sus puertas apenas dos años atrás y está situada a unos 600 kilómetros de su nuevo museo hermano.


De hecho, su equipo rector describe el equipamiento como un espacio de “dignificación arqueológico, antropológico y etnográfico”. Bajo su punto de vista, los museos anteriores al de Mérida, que recibe 350.000 visitantes al año, “no contaban con las necesarias actualizaciones de los guiones científicos y de su equipamiento tecnológico”.

Sin embargo, un tercer recinto cultural pugna para rentabilizar el tirón de la civilización mesoamericana. El Museo Maya de Cancún, que pende del Instituto de Antropología e Historia (INAH) se estrenó en otoño de 2012 presumiendo de “resguardar una de las colecciones arqueológicas de la cultura maya más significativas del país”.

Aunque sus aspiraba a atraer a más de un millón de los doce que visitan anualmente el resort costero, finalmente registró 117.000 visitantes a lo largo de 2013.