Moscú brilla tras la resaca del Mundial

Hay vida más allá del fútbol. Moscú presume de modernidad con el festival de luces "Circle of Light". Fotos: Carmen Cespedosa.

Moscú brilla tras la resaca del Mundial

La Copa Mundial aportó una bienvenida renovación urbanística de Moscú, que sigue creciendo en rascacielos y con nuevos parques

Moscú es monumental. Sus edificios clásicos y modernos no entran en la pantalla de móvil, sus estaciones de metro parecen pasillos de un teatro de ópera, sus gigantescas avenidas no dan abasto a su tráfico infernal, y la amplia extensión de los bosques que suelen pasar desapercibidos para el turista. Y tras el Mundial de Fútbol, la capital rusa dio un paso más en su afán de crecimiento.

La Copa Mundial terminó y la ciudad se recompone de haber estado en el centro de las miradas del mundo durante el verano. Fue un buen negocio turístico: 4,5 millones de personas visitaron Moscú, de las que 2,3 millones eran extranjeros. Pero el gobierno tuvo que poner freno a los hoteleros interesados en aprovechar el tirón de visitas.

Y ahora quiere aprovechar esta promoción para incrementar sus visitas al menos un 10%: de los 21,6 millones de turistas que recibió la ciudad en 2017, espera aumentar a los 24 millones.

Además de la renovación del estadio Luzhniki, que cuenta con una capacidad para 80.000 espectadores, hay diferentes sitios de Moscú que fueron rehabilitados para el evento deportivo, y que ahora se convierten en interesantes reclamos turísticos.

Un parque que sintetiza los paisajes rusos

Uno es el Zaryadye Park, situado en un gran espacio de 13 hectáreas que albergó el hotel más grande de Europa, el Rossiya con 3.500 habitaciones.

Los arquitectos Diller Scofidio + Renfro y los especialistas en paisajes Hargreaves Associates, procedentes de Nueva York han conseguido crear una serie de edificios casi subterráneos, cubiertos por el enorme parque. Hay un centro de conferencias y conciertos, un centro de la naturaleza (que todavía no tiene ningún propósito) un elegante restaurante dedicado a los viajes espaciales, y otro local más informal ofrece comida de todo el mundo.

En el complejo Moscow City se encuentra la Torre Federación, que con 374 metros es el edificio más alto de Europa

Los paisajistas crearon un diseño de "urbanismo salvaje" en el parque: hay cuatro zonas, cada una de las cuales representa una característica clave del paisaje natural y la fauna de Rusia: la tundra, la estepa, el bosque y los humedales. El lugar cuenta con 800 árboles y casi 900.000 plantas perennes que crean la instantánea de la geografía natural del país.

parque moscu2
El Zaryadye Park cuenta con un moderno mirador que permite obtener hermosas vistas de la ciudad.

Pero lo que más llama la atención es una estructura con forma de bumerang que vuela sobre el río, sin llegar al otro lado y que ofrece a los visitantes vistas extraordinarias del imponente edificio de terraplenes de Stalin y nuevas formas de mirar hacia atrás al Kremlin y los dulces multicolores de la Catedral de San Basilio.

Recuerdos de los zares

El 42% de la superficie de Moscú son zonas verdes, y otro parque que destaca es el Kolomenskoye, una inmensa finca de recreo a orillas del Moscova, que sirvió de refugio a la aristocracia rusa y cuyo principal atractivo es el Palacio del Zar Alexei Mikhailovich, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Dentro del parque hay edificios de madera traídos de toda Rusia, como la cabaña de Pedro el Grande. Se ofrece la oportunidad de pasear y conocer el entorno disfrazado de zar, o zarina, con ropajes que se alquilan en el lugar.

Las moles de cristal de Moscú

Durante décadas el poderío de la Unión Soviética pretendió ser reflejado con ‘Las siete hermanas de Stalin’, que son los monumentales hotel Leningrado, el hotel Ucrania, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Edificio Administrativo de la Puerta Roja, la Universidad Estatal de Moscú, el edificio Kotelnicheskaya y el denominado 'La Casa', en la plaza Kudrinskaya.

torre
El mirador de la Torre Federación es uno de los más visitados por los turistas.

Pero estas moles fueron superadas por el complejo Moscow City, que presume de una veintena de torres de cristal y que, cuando finalice, tendrá una población de 300.000 residentes y trabajadores.

Moscow City se ha convertido en un punto de interés imprescindible para los visitantes que acuden para admirar Moscú desde las alturas del Mercury City Tower o la Torre Federación. Con 374 metros de altura y 95 plantas es el edificio más alto de Europa, al menos hasta que se termine el Lakhta Center de San Petersburgo. En la última planta está la fábrica de helados "Clean Line", que los ofrece gratis.

Los palacios subterráneos

El tránsito de Moscú es infernal y caótico, pero insólitamente, no hacen culto de las bocinas como en Oriente Medio. Una explicación de la explosión automovilística es que la gasolina súper de 95 cuesta 60 céntimos de euro, la mitad que en España.

metro moscu
La belleza de algunas estaciones de metro en Moscú recuerdan a los palacios de los zares.

Por ello la mejor forma de recorrer la ciudad, sobre todo que el General Invierno está llegando, es moverse por la red de 14 líneas del metro, usada diariamente por nueve millones de personas.

La belleza de las estaciones de metro, con sus mármoles y arañas, recuerdan a los palacios de los zares

Hay decenas de estaciones que merecen una visita, y están clasificadas como los hoteles por estrellas. Entre las más destacadas de las de categoría superior están son "Kievskaya" (línea azul) con mosaicos dedicados a la vida de la gente de Ucrania, "Komsomolskaya" (línea circular), con mosaicos en el techo y "Mayakovskaya" (línea verde) ganadora de muchos premios por su decoración.

También cabe destacar el patrimonio artístico de "Ploshchad Revolutsii" (línea azul) con esculturas de los trabajadores, soldados y ciudadanos corrientes rusos, mientras que "Arbatskaya" (línea azul) y "Chkalovskaya" (línea verde claro) brillan en los planes de expansión por su diseño minimalista futurista.