Múnich: una bávara con mucho estilo

Múnich transita entre el clasicismo y la vanguardia. Foto Joerg Lutz Turismo de Múnich.

Múnich: una bávara con mucho estilo

Las más arraigadas tradiciones bávaras conviven en Múnich con transgresores clubes nocturnos y las corrientes más vanguardistas de arte y diseño

María Jesús Tomé

Barcelona

05/01/2019 - 18:55h

Múnich es un destino único en Alemania. Envuelta en un espíritu clásico refrendado por la Marienplatz, centro neurálgico de la ciudad y sede de algunos de sus edificios más representativos, se mueve sin embargo en una constante ambigüedad estilística que le permite abrazar sin complejos las últimas tendencias, con el barrio de Schwabing como máximo exponente.

Del Ayuntamiento Antiguo y del Nuevo, pasando por la iglesia Frauenkirche, con su característico campanario verde, hasta el BMW Welt, una verdadera oda a la arquitectura futurista, la dualidad es una constante en la capital bávara.

Múnich se mueve en una adictiva dualidad que va de la arquitectura clásica a la ultramoderna, de las más arraigadas tradiciones bávaras a las corrientes más vanguardistas de arte y diseño

Las tradiciones más arraigadas como las cervecerías al aire libre contrastan con algunos de los clubes nocturnos más canallas, pero también con negocios alternativos y tiendas de afamados diseñadores.

De hecho, en la capital del estado de Baviera, tan conservadora en muchos aspectos, el genial Freddie Mercury pasó largas temporadas enamorado de su espíritu ‘bávaro-bacanal’ y celebró una de sus fiestas de cumpleaños más alocadas que se recuerdan.

 

De la Gliptoteca a la Lenbachhaus

Aparte de esta vertiente mundana desconocida para muchos, Múnich es uno de los destinos preferidos para los amantes del arte porque concentra algunos de los museos más destacados del país en el Distrito del Arte o Kunstareal.

Instalación de arte 'Ballenernte' de Michael Beutler en la Pinacoteca Alta de Múnich
Instalación de arte 'Ballenernte' de Michael Beutler en la Pinacoteca Alta de Múnich. Foto Turismo de Alemania.

Sobresalen la Gliptoteca, que mandó construir el rey bávaro Luis I para albergar su colección de esculturas griegas, el Museo Brandhorst, dedicado al arte moderno, y las diferentes Pinacotecas (la Antigua, la Nueva y la de Arte Moderno), entre otros espacios.

La ampliación del Lenbachhaus por parte de Norman Foster supuso la construcción de un moderno cubo dorado que destaca por un innovador sistema de captación y filtración de luz

Aunque uno de los museos más visitados del Kunstareal es el sobresaliente Lenbachhaus, renovada en 2013 por el arquitecto Norman Foster y que acoge la importante colección de obras de Der Blaue Reiter (el Jinete Azul), nombre que recibió un grupo de artistas entre los que destacaban Vassily Kandinsky y Franz Marc y que derivó en una de las corrientes artísticas más importantes de principios del siglo XX.

Interior del Lenbachhaus. Foto Foster + partners
Interior del Lenbachhaus. Foto Foster + Partners.

El Lenbachhaus se encuentra en un edificio declarado monumento histórico-artístico que mandó construir el llamado príncipe de los pintores, el coleccionista Franz von Lenbach, a finales del siglo XIX.

La ampliación de Foster supuso la construcción de un moderno cubo dorado que destaca por un innovador sistema de captación y filtración de luz. En las salas de la planta superior, donde están las obras de los expresionistas alemanes, se alterna la iluminación natural con un sofisticado sistema de alumbrado artificial.

Compras y diseño en Múnich

La dualidad de Múnich también se refleja en sus zonas dedicadas a las compras. Las calles comerciales nobles como la Ludwigstrasse, la Maximilianstrasse o la Kaufingerstraße constituyen unos de los lugares más tradicionales de la capital bávara para adquirir productos de lujo y antigüedades.

Ópera Maximilianstraße. Foto Sigi Mueller Turismo de Múnich.
Ópera Maximilianstraße. Foto Sigi Mueller Turismo de Múnich.

El Viktualienmarkt, antiguo mercado de agricultores, ofrece hoy los más exquisitos productos de Múnich como frutas exóticas y las más selectas carnes, especias, queso y pescados

Asimismo, otro de los emplazamientos más visitados no solo por turistas sino por muniqueses es el Viktualienmarkt, que fuera un mercado de agricultores allá por el siglo XIX.

En la actualidad más de un centenar de vendedores ofrecen de lunes a sábado en sus diferentes puestos todo tipo de viandas exquisitas como frutas exóticas, carnes de todo tipo, especias, queso, pescado, entre otras.

Sin embargo, algunas zonas como el antes mencionado barrio de Schwabing o las calles adyacentes a las plazas Glockenbachplatz y Gärtnerplatz y la Müllerstraße aglutinan negocios alternativos y espacios de diseñadores famosos.

Showroom de Ingo Maurer.
El showroom del creador Ingo Maurer es una parada obligada para los amantes del diseño.

Uno de los más interesantes es el showroom del artista Ingo Maurer, genio de la iluminación que empezó a proyectar lámparas excepcionales y otros artículos en los años 60.

En el BMW Welt se muestran los modelos y prototipos más novedosos de la firma de automóviles incluyendo motos y vehículos de Fórmula 1

Tras más de cuarenta años de trabajo, Maurer ha creado en Múnich una sala de exposición espectacular única en Europa en la que se muestran sus proyectos más importantes en los que la influencia del pop art está más que presente.

BMW Welt. Foto Turismo de Alemania.
Futurista por dentro y por fuera: el BMW Welt acoge los últimos modelos del fabricante. Foto Turismo de Alemania.

Del BMW Welt al Jardín Inglés

Las dos últimas visitas que planteamos también son muy diferentes entre sí. La primera opción nos traslada al BMW Welt, una verdadera oda a la arquitectura futurista situado junto a la sede mundial de esta conocida marca alemana de coches y frente al Parque Olímpico de Múnich. En el BMW Welt se muestran los modelos más novedosos de la firma de automóviles incluyendo motos y vehículos de Fórmula 1.

Los muniqueses aprovechan cada rayo de sol en el delicioso Jardin Inglés. Foto Turismo de Alemania.
Los muniqueses aprovechan cada rayo de sol en el delicioso Jardin Inglés. Foto Turismo de Alemania.

El broche de oro de este recorrido por Múnich lo vamos a poner en el Jardín Inglés (Englischer Garten), un auténtico reducto de paz y bienestar, que invita no solo al descanso sino también al ocio ya que se pueden realizar actividades interesantes como el surf en el río Eisbach.

El Jardín Inglés es el lugar preferido de los muniqueses (y también el nuestro) para disfrutar de los primeros rayos de sol cuando llega la primavera y el buen tiempo a la capital de Baviera.