Nace un Priorat que pone voz a la viña

Nace un Priorat que pone voz a la viña. Imagen: Jordi Català

Nace un Priorat que pone voz a la viña

Mas de la Rosa Vinyes Velles, el vino más exclusivo de Familia Torres

Jordi Català

Jordi Català Infographics

13/10/2019 - 14:00h

"Cuando vi Mas de la Rosa pensé que se había de hacer, pasase lo que pasase". Esta frase la pronunció de forma sentida Miguel Torres Maczassek, quinta generación de Familia Torres y Director General de una de las bodegas más importantes del mundo. Se refería a la apuesta firme que Familia Torres está realizando por el Priorat.

El Priorat es esta una región vitivinícola excepcional que pasó por una revolución continuada ahora hace tres décadas y que sigue adelante, en esta ocasión de la mano de iniciativas como la de Torres, que trabaja para conseguir vinos más frescos, más finos, más elegantes, más sutiles y menos densos, volver a los orígenes de lo que fue el Priorat y conseguir que los vinos sean francos, hablen de la variedad y hablen de la tierra que los ha visto nacer.

Para Miguel Torres, Mas de la Rosa es un paraje de una gran belleza. Infografía: Jordi CatalàPara Miguel Torres, Mas de la Rosa es un paraje de una gran belleza. Infografía: Jordi Català

Uvas cuya excelencia ya era una vieja conocida

Esta historia comienza cuando FamiliaTorres compra unas viñas en la zona de Mas de la Rosa, cerca de Porrera en el Priorat en el 2017. Eran unos terrenos con viñas viejas de más de 80 años datados (1939), pero posiblemente aún más antiguas. Familia Torres elaboraba su vino Perpetual (Antología Miguel Torres) con uvas que compraba en estos mismos viñedos desde hace hacía ya tiempo, la calidad extrema de las uvas le sugirió a Miguel Torres la adquisición de estos viñedos.

No es esta la primera relación de la firma del Penedès con esta región vitivinícola, pues a principios del siglo XX la familia embotellaba y comercializaba vinos del Priorat, como demuestra una botella Corona Torres abocado de 1923 que contiene un vino procedente de esta zona, pero si es cierto que con la depresión histórica de esta comarca tarraconense Familia Torres dejó de concentrar sus esfuerzos en ella hasta los años 90 en que plantó sus primeras viñas. Actualmente Familia Torres cuenta en el Priorat con 75 hectáreas de viñas de las cuales 50 se encuentran en Porrera

Plano general de la Viña Mas de la Rosa. Foto: Jordi EliasPlano general de la Viña Mas de la Rosa. Foto: Jordi Elias

Un lugar mágico y cautivador

Mas de la Rosa, es una viña preciosa, un lugar mágico y cautivador, muy difícil de acceder y que se descubre tras ascender un camino de montaña salpicado de curvas hasta llegar a un repecho en que se detiene la ascensión y se extiende un paisaje de viñedos descansando sobre un anfiteatro en el que las curvas de nivel del relieve son recorridas religiosamente por los cepos de uvas en un paralelismo curvo de gran belleza. 

En estos momentos este paraje tiene tres propietarios Familia Torres, Vall Llach, y un viticultor que no elabora vino. Como afirmaba Miguel Torres: "Antes de sacar el vino al mercado, acordamos con Vall Llach que los vinos de Mas de la Rosa tenían que ser de mucha calidad, respetar la identidad del paraje y de la viticultura tradicional. Compartimos paraje y compartimos nombre, una práctica habitual en la Borgoña".  Esto que permite la Denominación de Origen Calificada (DOQ) Priorat, para poner en valor el territorio por encima de las marcas individuales.

La finca de Mas de la Rosa ocupa un total de 13 hectáreas. Infografía: Jordi CatalàLa finca de Mas de la Rosa ocupa un total de 13 hectáreas. Infografía: Jordi Català

Amor a primera vista

Para Miguel Torres Maczassek, quinta generación de la Familia Torres la finca es un enclave único: "Mas de la Rosa es un paraje de una gran belleza, que me cautivó desde el primer momento. Nos ha dado la oportunidad de hacer un vino muy especial y nuestra responsabilidad como viticultores es cuidar de este tesoro y preservar su entorno y su historia".  

Mas de la Rosa, que está bajo la DOQ Priorat, se encuentra rodeado de montañas en un paisaje tan bello como abrupto, que muestra en su orografía sobradas huellas de la pasada existencia de cultivos de uvas. El Mas de la Rosa, una de las primeras fincas de Porrera donde se elaboraba vino es también una masía que fue mucho más extensa y que tiene una historia documentada en la "Crónica de Porrera 1865 de Josep Simó y Sierra".

La família Torres en Mas de la Rosa.En la imagen (de izquierda a derecha): Manolo del Águila, Miguel Torres y Jordi Foraster.

En realidad el mas se llamaba Cal Muntaner, pero tomó su nombre de una mujer nacida en Riudoms, cerca de Reus y casada con un propietario de mediados del siglo XVIII. Esta chica, a lo que parece, o enloqueció, o se vengó de algo importante y prendió fuego en la casa reduciendo una gran parte de ella a cenizas. Ella desapareció, no se sabe si por las llamas o simplemente formaba parte de su plan. Para complicar la cosa, el libro anteriormente mencionado señala que quizás era otra y se llamaba Beleta la mujer que causó el incendio.

Viticultura heróica

Para acceder a la finca de 13 hectáreas, de las cuales 1,9 son viñas que se destinan al Mas de la Rosa, Familia Torres tuvo que comprarla a su anterior propietario Manolo del Águila que acabó aceptando siempre que pudiera seguir trabajando en esta tierra, como así fue. 

"Torres le ha dado un nombre a esto, que yo no le podría dar nunca", afirma del Águila fatigado pero feliz tras una jornada de trabajos con unas uvas que están plantadas en pendientes muy duras, "en coster", lo que implica que se tiene que hacer todo manualmente.  "Viticultura heroica", y añade "donde se te queda una pierna más corta que otra por la inclinación" que por cierto es del 30% o más, para rubricar "la única maquina que se puede usar son las mulas, y no siempre quieren entrar".

Un nuevo vino de y para una nueva generación

Hasta el momento ya hay dos añadas excelentes Mas de la Rosa Vinyes Velles, el 2016 y el 2017, con calificaciones de 94 en Wine Advocat y Decanter para la primera de ellas. Miguel Torres defiende que para este vino que "hay que mantener la esencia del Priorat pero también de hacer un producto más puro", y está convencido que esta forma de ver las cosas no es cosa solo de Torres. 

"Hay más gente que está empezando a pensar de esta forma, muchos pequeños detalles hacen que el vino vaya cambiando: la utilización del roble hay que pensarla mucho", y añade que "ahora se hacen vinos más sinceros, vinos francos, sin maquillajes, que hablan mejor de la variedad y del territorio", detalla.

El vino Perpetual se crea con viñas que crecen en un entorno de origen volcánico. Infografía: Jordi CatalàEl vino Perpetual se crea con viñas que crecen en un entorno de origen volcánico. Infografía: Jordi Català

"Hemos querido hacer un vino que diera voz al mensaje de esta viña y por eso la intervención de la bodega es mínima". Según Torres  Mas de la Rosa es un vino que sigue la tendencia a priorizar que se exprese más la fruta que la madera: "Nos hemos dado cuenta que hacía falta esta evolución y unos vinos que expresen más la viña que la madera, con maceraciiones cortas, y tanicidades menos agresivas", explica Torres. 

El enólogo Jordi Foraster, autor de los vinos de FamiliaTorres en el Priorat y del muy especialísimo "Secret del Priorat", está convencido de que "en el Priorat es muy fácil ser enólogo" y también del cambio que ya no se puede parar "No se pierde el carácter, al contrario", sostiene, y añade que han intentado que "el vino hable de la variedad, del territorio y poca cosa más".y remacha que los "vinos son para disfrutar, si los tocas demasiado los estropeas"

Mas de la Rosa nuevo ícono de los vinos europeos

Las 1.957 botellas de este vino excepcional, 60% cariñena y 40% garnacha y tan difícil de elaborar y de conseguir -pensado para la exportación (80% y en 15 países) y la restauración, se reserva por cupos- tienen un precio que ronda los 370€ para la añada 2016, la única comercializada, y agotada, hasta el momento. Se trabaja con los criterios de la viticultura ecológica y los rendimientos que se obtienen son muy bajos, dos o tres racimos por cepa.

Mas de la Rosa es un vino seco lleno de materia frutal. Infografía: Jordi CatalàMas de la Rosa es un vino seco lleno de materia frutal. Infografía: Jordi Català

Miquel Torres asegura que el vino ya reúne "todos los requisitos" para ser considerado de Viña Calificada con la nueva clasificación de la DOQ Priorat, y que en este caso significa que nace de una producción vitícola individual de virtudes excepcionales, para pasar a ser próximamente de Gran Viña Calificada.

Sigue la lucha ante el cambio climático

Familia Torres opera en varias direcciones para afrontar el cambio climático, como un importante trabajo en I+D para recuperar variedades ancestrales, la plantación de algunas de ellas, como la Moneu, que han dado un resultado excelente y como la plantación de viñas en regiones climáticas anteriormente hstiles para la viña como en el Pirineo y otros lugares de altura. Ahora el Priorat es también una de las direcciones experimentales a seguir.

El vino Vinyes Velles de Mas de la Rosa es un vino sutil y fragante. Infografía: Jordi CatalàEl vino Vinyes Velles de Mas de la Rosa es un vino sutil y fragante. Infografía: Jordi Català

El Mas de la Rosa, alrededor de 500 metros sobre el nivel del mar, está abrigado por  los Tossals, una cadena montañosa con alturas que llegan a 746 metros, las cotas más altas de licorella, el suelo que hace de este territorio un lugar muy valorado para elaborar vino. Familia. Torres ha adquirido en los Tossals cerca de 20 hectáreas para experimentar la reacción clima y altura y ha plantado en una superficie de 1.000 m2 las variedades: garnacha, cariñena, garró y picapoll. 

Se ha de gestionar de forma distinta cada paisaje del Priorat. Es una simbiosis entre el reto humano y la propia viña que pide un determinado trato