Nepal prohíbe los plásticos de un solo uso en el Everest

Soldados nepalíes amontonan bolsas de residuos del monte Everest. Foto: Narendra Shrestha-EFE.

Nepal prohíbe los plásticos de un solo uso en el Everest

Tras recoger 11 toneladas de basura, las autoridades de Nepal prohíben que las expediciones lleven plásticos de usar y tirar en sus ascensos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

26/08/2019 - 12:12h

Nepal dice basta. El pequeño país de los Himalayas se cansó de que su principal atractivo turístico, el monte Everest, se convierta en un basural y prohibirá el uso de plásticos de un solo uso en la región de Khumbu, donde se encuentra la montaña más alta del mundo.

Según anunciaron las autoridades nepalesas a partir del 2020 los escaladores no podrán subir a la montaña con elementos plásticos de un solo uso que sean menores de 30 micras de espesor, unos 0,03 milímetros.

Pero se venderán botellas de agua

Los comercios de la región también tendrán prohibido vender botellas de jugos, bolsas y otros elementos plásticos inferiores a esa medida.

Sin embargo la medida no alcanza a las botellas de agua, dijo el director del municipio de Khumbu Pasang Lhamu Ganesh Ghimire a CNN.

everest
Congestión de escaladores en el Everest. Foto: Elia Saiskaly.

Masificación de escaladores en el Everest

La región es visitada por 150.000 turistas y escaladores cada año. En lo que llevamos del año unas 885 personas intentaron hacer cumbre en el Everest, que se encuentra a 8.848 metros de altura.

[Para leer más: Vips en el Everest: 100.000 euros por escalar con servicios premium]

La mayoría de los escaladores prueban suerte durante la primavera, por lo que se ha generado situaciones surrealistas como la famosa imagen de una veintena de personas haciendo fila, como si estuvieran por entrar en el cine, en un desfiladero de la montaña.

Los equipos de limpieza recolectaron 11 toneladas de basura, la mayoría de los campamentos base 2 y 3 del Everest

Esta situación desemboca en un incremento de los desperdicios. En mayo de este año un grupo de 14 voluntarios recolectó 11 toneladas de basura, equivalente a tres metros cúbicos de desperdicios, entre latas vacías, botellas, plásticos de toda clase y equipo de alpinismo descartado como bombonas de oxígeno.

En dónde se acumula la basura

La mayoría de los residuos se recolectó de los campamentos base 2 y 3, donde las expediciones se preparan para aclimatarse antes de emprender la conquista de la cumbre.

Para llegar hasta la cima las expediciones pasan varios meses en los campamentos, como el que se encuentra a 5.300 metros, que por su magnitud parece un pequeño pueblo.

Si bien las autoridades estaban conformes con la labor de limpieza, reconocen que hay más basura en otros puntos y una gran parte está tapada por la nieve, que sale a la luz cuando hay un ligero aumento de las temperaturas.

Récord de muertes

Otra de las consecuencias de este aluvión de escaladores es el aumento de las muertes. Hasta la primera se habían registrado 11 fallecimientos y desapariciones, pero periódicamente, cuando se produce algún deshielo, se encuentran más cuerpos.

La temporada de este año es una de las más fatídicas desde que se coronó el Everest, en 1953.

[Para leer más: Intrépidas: 25 exploradoras que cambiaron el mundo]

La mayoría de las muertes se producen en la llamada “zona de la muerte”, a partir de los 8.000 metros, sobre todo tras haber hecho cumbre.

En el descenso el cuerpo no puede tolerar la degradación del mal de montaña y otros síntomas por la menor cantidad de oxígeno. Otras causas son los accidentes y las inclemencias del tiempo.

Por ello un panel de expertos sugirió que antes que llegar a la cima del Everest las expediciones primero deberían probar con cumbres más pequeñas de unos 6.400 metros de altura.

Otra forma de frenar el aluvión de escaladores es aumentar el precio de los permisos de escalada, de los 10.000 a los 31.400 euros.