El exceso de nieve arruina a los centros de esquí más exclusivos

Los turistas de la región de Zermatt tuvieron que ser evacuados en helicóptero.

El exceso de nieve arruina a los centros de esquí más exclusivos

En los centros de esquí de Francia, Suiza y Austria el temporal de nieve bloquea caminos y cierra pistas

Equipo Cerodosbé

Barcelona

01/02/2018 - 12:55h

Sin nieve no hay negocio, pero cuando los copos caen y caen sin cesar durante días también pueden fastidiar la temporada. Y eso es lo que está sucediendo en los centros de esquí más exclusivos de los Alpes en Suiza, Francia y Austria.

Zermatt se encuentra en la base del cerro Matterhorn, el pico más famoso de Suiza para los deportes invernales. En esta pequeña localidad alpina cientos de esquiadores quedaron bloqueados por tres días porque las carreteras y las vías férreas habían sido clausuradas por riesgos de avalanchas. “La nieve que necesitábamos para los cuatro últimos años llegó en una semana”, precisó Christian Eckert, gerente del hotel de cinco estrellas Omnia a Bloomberg.

La nieve llegó a 1,35 metros de altura, y hoteles como el Omnia –que cobran 500 euros por noche- han dejado que sus pasajeros se queden gratis hasta que pase la emergencia. Al final, muchos pasajeros tuvieron que ser evacuados en helicóptero.

Los cierres de pistas y caminos han complicado a los centros de esquí de Suiza

El temporal que ha sacudido a la Península Ibérica y que ha traído fuertes lluvias en Francia y otras regiones de Europa se ha reconvertido en tormentas de nieve que han castigado a las regiones de Valais y Davos, en Suiza. “El exceso de nieve nos ha perjudicado porque durante varios días las pistas estuvieron cerradas y los turistas estaban enojados”, describió una vocera del departamento de turismo de Zermatt.

En Sion, ubicado en el cantón de Valais, la nieve llegó a los dos metros, cuatro veces más que lo habitual.

Chamonix, de la alegría a la preocupación

Chamonix, uno de los centros de esquí más famosos de Francia, ha visto la mayor caída de nieve de la década. Pero su bienvenida en las fiestas navideñas cambió a una situación de emergencia por la imposibilidad de limpiar los caminos rápidamente cada día.

Las pistas de Chamonix ubicadas a baja altura, como la de Les Houches, estuvieron abiertas cada día de enero, pero las estaciones más altas tuvieron que cerrar por al menos cinco días debido a los fuertes vientos y a la nieve que no cesaba de caer.

El temporal de nieve se convirtió en una tempestad de lluvia en Ginebra

En tanto, en Ginebra, un invierno más cálido de lo normal ha llevado a que en vez de nieve las fuertes lluvias se hagan presentes, lo que molestaba a los turistas que querían realizar turismo en esta ciudad, habitual punto de escala para los centros de esquí.

Humor ante las vacaciones postergadas

En los Alpes austríacos más de 30 carreteras fueron cortadas la semana pasada por las tormentas de nieve, entre ellas los accesos a los centros de esquí de San Antón e Ischgl.

Los hoteles de la región de Arlberg han visto cómo sus pasajeros, que pensaban quedarse entre una semana y diez días, regresaron antes de que las avalanchas bloqueen más caminos.

Pero los austríacos se han tomado estos problemas con humor: “teníamos suficiente vino y comida en las cabañas, por lo que tampoco estuvo tan mal”, dijo Nicole Becker, del lujoso hotel Hospiz en St Christoph, en el paso de Alrbelrg.