Olvídate de los selfies: contrata un fotógrafo personal

La tendencia a ser retratado en un viaje por un fotógrafo profesional crece en el mundo.

Olvídate de los selfies: contrata un fotógrafo personal

Varias agencias ofrecen un fotógrafo personal para que el viajero corte su dependencia con los selfies y las redes sociales

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

22/05/2018 - 09:00h

Si en las bodas se contrata un fotógrafo, ¿por qué no se ofrece este servicio en los viajes? Esa fue la pregunta que se hicieron en varias agencias, que ofrecen un fotógrafo que retrata el recorrido por un tour o una ciudad, y así el cliente se olvida de la dependencia del móvil para los selfies.

La ‘dictadura de Instagram’ lleva a que muchas personas no terminen de desconectar al 100% y puedan disfrutar de sus vacaciones. Según un estudio de Facebook, el 83% de las personas siguen consultando esta red durante sus viajes.

Desilusión y dependencia

La obsesión por fotografiar un sitio, subirlo a las redes sociales, buscar etiquetas, rastrear menciones, y luego estar pendiente de las alertas que marcan los “likes” que van llegando, puede ser un incordio. Y eso sin contar la desilusión porque el móvil no tiene suficiente calidad, o el usuario carece de los conocimientos para realizar una buena fotografía, con la luz y el encuadre ideal.

Las tarifas por el fotógrafo personal pueden llegar a 200 euros por media hora de acompañamiento

Por otra parte, hay legiones de amantes de la fotografía que terminan la jornada con la espalda dolorida por estar cargando equipos semi profesionales, lentes e incluso trípode para lograr las mejores tomas.

Booking de fotógrafos

A estos públicos apuntan agencias como la estadounidense Flytographer, que es como un Booking de fotógrafos, donde contacta al viajero con profesionales de la imagen en todo el mundo.

Sólo en Barcelona, ofrece los servicios de cinco fotógrafos, que acompañan al viajero o a la pareja por 210 euros durante media hora.

En la ciudad condal también se puede contratar a la agencia de concierge Premium Traveler Barcelona, que ofrece tres alternativas de trabajo: fotografías posando, en estilo paparazzi (donde el protagonista se olvida que tiene una cámara de fotos a su alrededor) o el plan “Un día en Barcelona”, donde el fotógrafo acompaña al turista mientras descubre la ciudad.

Viajar y divulgarlo

“Si uno viaja y no lo sube a las redes sociales, parecería que nunca estuvo allí”, dice Valerie López, fotógrafa de la agencia Shoot My Travel, de Miami, al diario inglés The Guardian. “Creamos este servicio para las personas que quieren tener un buen recuerdo de su viaje pero que no quieren estar cargando el equipo fotográfico o preocuparse por estar pendiente de las redes sociales”, agrega.

El servicio de esta agencia es más económico: 180 euros por dos horas posando para el lente.

Pero por más que se disponga del dinero para pagar por este servicio, no todo el mundo lo disfruta por igual. “Hay que tener personalidad para posar, estar cómodo frente a la cámara y lograr las mejores imágenes”, describe Rosa Park, editora de la revista de fotografía y viajes Cereal.

Pero a la larga, es como los álbumes de fotografía de bodas: no hace falta ser modelo, es suficiente con disfrutar del momento.