La OMT pide a las ciudades reconciliar a visitantes y residentes

La masificación turística en las ciudades provoca el rechazo creciente de los residentes. EFE.

La OMT pide a las ciudades reconciliar a visitantes y residentes

La OMT propone 11 estrategias y 68 medidas para entender y gestionar el aumento de visitantes en destinos urbanos

Avanzar en la gobernanza e impulsar políticas y prácticas sostenibles para paliar el impacto negativo del turismo en el uso de recursos naturales, infraestructuras, movilidad y saturación son las claves que propone la Organización Mundial del Turismo (OMT) dirigidas a reducir el creciente rechazo de los residentes al turismo en destinos urbanos.

Términos como turismofobia y overtourism son hoy una realidad que describen las actitudes hostiles de las poblaciones locales contra los visitantes, debido a la masificación, el ruido y otras cuestiones como el incremento de los precios de las viviendas que se han derivado de la evolución histórica del turismo en el mundo.

Cuestiones que, según el último informe de la OMT presentado en el marco de la séptima Cumbre Mundial sobre el Turismo Urbano, que se desarrolla hasta mañana en Seúl, exigen ya “una hoja de ruta sostenible”. La receta del organismo apunta a la reconciliación de residentes y visitantes como vía para atajar la turismofobia.

Reconciliar a residentes y visitantes: la receta de la OMT contra la turismofobia

Turismofobia

En el informe, elaborado por la OMT, el Centre of Expertise Leisure, Tourism & Hospitality (CELTH) de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Breda y el Europa Tourism Futures Institute (ETFI) de la Universidad Stende de Ciencias Aplicadas, se analizan las percepciones de algunas de las ciudades más castigadas por el fenómeno de la masificación y la turismofobia, entre ellas BarcelonaÁmsterdam, Berlín, Copenhague, Lisboa, Múnich, Salzburgo y Tallin.

“La gobernanza es clave”, señaló el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, “abordar las dificultades que se le plantean al turismo urbano es una tarea mucho más compleja de lo que se suele reconocer”. Por ello se requiere “integrarlo en las cuestiones de interés de las políticas municipales”, afirmó.

Para comprender y gestionar el turismo urbano en beneficio tanto de los visitantes como de los residentes, ela OMT propone 11 estrategias y 68 medidas

“También tenemos que asegurarnos de que las comunidades locales comprendan y se beneficien de los aspectos positivos del turismo”, añadió.

Balares es uno de los destinos españoles que se ha manifestado contra la masificación turística. EFE.
Residentes de Palma se manifestaron contra la masificación turística. EFE.

11 estrategias y 68 medidas

Para gestionar el turismo urbano en beneficio tanto de los visitantes como de los residentes -y modificar la actitud del residente hacia el turismo-, el informe de la OMT propone 11 estrategias y 68 medidas.

Promover la dispersión de visitantes del centro de las ciudades a través de la ubicación de eventos y atractivos en lugares menos visitados; incentivar la desestacionalización y la segmentación de turistas; potenciar nuevos itinerarios y rutas en lugares menos frecuentados; o revisar la regulación de los principales atracciones turísticas –en cuanto a horarios, accesos, capacidades y zonas peatonales a su alrededor, entre otras- son algunas de las estrategias.

Promover la dispersión de visitantes del centro de las ciudades, avanzar en la desestacionalización, la segmentación o la regulación de las principales atracciones son algunas de las recomendaciones del informe

Asegurar que las comunidades locales se beneficien del turismo, crear experiencias que beneficien tanto a visitantes como a locales –festivales, fiestas, etc.-, mejorar infraestructuras municipales, involucrar a los residentes en las políticas y hacer conscientes a los visitantes del impacto que genera su actividad completan las recomendaciones de la OMT.

No hay una solución mágica

Sin embargo, señaló Ko Koens, investigador del CELTH y la Universidad de Ciencias Aplicadas de Breda, “no existe una solución única para todos para lidiar con el overtourism”.

Pese a ello, el estudio sí recomienda una visión estratégica común para todas las partes interesadas, especialmente con el objetivo de “reconciliar a los residentes con los visitantes y adoptar una planificación cuidadosa que respete los límites de la capacidad y las especificidades de cada destino”.

En esta misma línea señaló el profesor Albert Postma de CELTH y de la Universidad Stenden de Ciencias Aplicadas, “la participación y el apoyo de los residentes locales es clave para lograr el turismo sostenible".