Así es la fascinante ópera con forma de iceberg en Hangzhou

La ópera de Hangzhou se convierte en el nuevo símbolo de la ciudad. Foto: Philippe Rualt.

Así es la fascinante ópera con forma de iceberg en Hangzhou

El estudio Henning Larsen diseña un edificio con forma de iceberg para acoger a la ópera de Hangzhou, una de las ciudades que más crecen de China

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

16/07/2019 - 16:14h

Las ciudades chinas, para presumir del vertiginoso crecimiento económico que protagonizan, compite por tener las obras de arquitectura más innovadoras. Hangzhou, metrópolis con 6,2 millones de habitantes (y 20 millones si se suma el área metropolitana), presenta su nuevo icono: la ópera con forma de iceberg que emerge de las aguas.

El diseño es obra del estudio Henning Larsen, fundado por el arquitecto danés que falleció en 2013.

El edificio, de 70.000 metros cuadrados, cuenta con un auditorio principal con una capacidad de 1.400 asientos, un teatro con 500 plazas, y un centro de exposiciones. En mayo terminaron las últimas obras y hace pocos días abrió al público.

Como dos bloque de hielo gigantescos

En realidad se trata de dos bloques, como si uno estuviera a lomos del segundo, revestidos por un patrón de figuras geométricas que recuerdan a la forma del hielo cuando se agrieta.

opera facade may2015
El edificio parece un bloque de hielo que emerge del lago. Foto: Estudio Henning Larsen.

[Para leer más: Shanghái construye la ópera del futuro]

Mientras que la parte que da sobre la tierra es casi toda sólida, a medida que el edificio se eleva sobre la superficie del lago la fachada blanca va dejando paso a huecos de vidrio, hasta que la cobertura acristalada es la que impera en la fachada que se apoya sobre el agua del lago Este.

A medida que la fachada de la ópera gira hacia el lago la superficie sólida va dejando paso a los cristales

Este juego visual permite el paso de la luz natural en los pasillos, y el recorrido desde la entrada hasta los auditorios ofrece unas bonitas visuales del entorno de la ciudad, como si fuera una pasarela para contemplar el pujante ascenso de la sociedad de Hangzhou

Un espacio de naturaleza y cultura

Uno de los lados del teatro de ‘caja negra’ se abre hacia la plaza, lo que lo convierte en un auditorio al aire libre para 10.000 personas.

opera 3
Los huecos de cristal permiten el paso de la luz natural. Foto: Philippe Rualt.

El lago es rodeado por un paseo de formas curvas, que atraviesa diversos parques y zonas verdes, entre ellos un jardín acuático al estilo tradicional.

Uno de los bordes exteriores llega hasta la estación del ferrocarril de alta velocidad, una de las puntas de lanza del progreso de esta ciudad china.

Abierto al público

El diseño del edificio invita a los residentes y visitantes a que caminen por unas pasarelas hasta el techo, para que el edificio vaya más allá de ser un centro donde escuchar óperas y se convierta en un punto de socialización y un icono turístico.

El diseño de la ópera permite que el público pasee por las pasarelas y suba al techo, desde donde puede tener vistas panorámicas de Hangzhou

Este concepto es similar al que tiene la ópera de Oslo, diseñada por el estudio Snøhetta. De hecho el diseño del edificio chino recuerda a la estructura de la capital noruega, que descansa sobre la superficie acuática del fiordo.

[Para leer más: La Ópera de Oslo cumple 10 años convertida en referente cultural]

Precisamente ese estudio fue responsable de la nueva ópera de Shanghái. Su original forma encarna el concepto de movimiento, con una superficie helicoidal del techo que evoca un abanico desplegable y captura el dinamismo de la danza y el cuerpo humano.

opera 2
El edificio juega con las formas geométricas. Foto: Philippe Rualt.

“Hay una competencia entre las ciudades chinas por destacar como destinos de referencia, donde cada una busca tener su icono cultural”, dijo Claude Godefroy, director de diseño del estudio Henning Larsen en Hong Kong. Y Hangzhou se suma a esta carrera.