Østerbro: el barrio que marca tendencia en Copenhague

Filosofía slow, diseño escandinavo y encanto gastronómico se dan la mano en Østerbro (Copenhague). Martin Heiberg.

Østerbro: el barrio que marca tendencia en Copenhague

A un paseo del centro histórico, sus vecinos reinventan la capital danesa a través del diseño, la sostenibilidad y el pequeño comercio

Cafeterías sostenibles, pequeñas tiendas en las que encontrar prácticamente de todo, artesanos con sus talleres a la vista y el parque más grande de Copenhague se dan cita en Østerbro, el barrio de moda de la capital danesa.

Situado entre el mar y los canales de la ciudad, es el epicentro de un nuevo concepto urbano en el que la filosofía slow se alía con el diseño escandinavo y el encanto gastronómico.

No es casualidad que fueran los daneses los que inventaran el hygge, un estilo de vida enfocado a disfrutar de tiempo de calidad desde la sencillez

Artífices del ‘hygge’

No es casualidad que fueran los daneses los que inventaran el hygge, un estilo de vida enfocado a disfrutar de tiempo de calidad desde la sencillez, bien en nuestra propia casa, a la luz de una vela, refugiados la lectura en nuestra butaca preferida; bien en pequeños espacios en los que disfrutar de los amigos.

Fælledparken Skatepark. Foto Visit Denmark.
Encanto, modernidad, diseño y tradición se dan cita en el barrio cool de Copenhague. Foto Visit Denmark.

Sin embargo, pocos rincones invitan a participar de esta filosofía como Østerbro, el distrito oriental de Copenhague y nueva meca para hípsters, amantes de las tendencias y adictos a la buena vida.

Como si de un laboratorio hedonista se tratase, las calles de Østerbro reúnen encanto y modernidad, diseño y tradición

Situado a apenas un cuarto de hora en autobús desde el centro histórico, y a no más de 10 minutos de relajado paseo desde la icónica Sirenita, es mucho más que un barrio residencial.

Como si de un laboratorio hedonista se tratase, sus calles reúnen encanto y modernidad, diseño y tradición.

Hedonismo ‘slow’

Un hedonismo ‘slow’ que permite contrastes como el que convivan, a apenas un centenar de metros, el parque más grande de la ciudad, el Fælledparken, diseñado hace algo más de un siglo, con el más coqueto y diminuto: Brumleby.

Brumleby,Copenhague. Foto Sergio Cabrera.
Brumleby, uno de los secretos mejor guardados de Copenhague. Foto Sergio Cabrera.

Brumleby es uno de los secretos mejor guardados de Copenhague. Esta pequeña cuadrícula de casas del siglo XIX, diseñadas para acoger a familias pobres tras una epidemia de cólera, se mantiene tal cual siglo y medio después.

En Brumleby, la que fuera la zona de baños comunal se ha convertido en Rambow​, una de las tiendas de interiorismo de referencia en la ciudad

Pintadas en amarillo y blanco, han habilitado huertos urbanos, talleres en algunas de las plantas bajas y un parque de juegos cuyos columpios son esas mismas casas, retorcidas y en formato ‘mini’.

Además, lo que fue la zona de baños comunal se ha convertido en Rambow, una de las tiendas de interiorismo de referencia en la ciudad.

De paseo por los tejados

Cuesta creer que este oasis de tranquilidad esté a los pies del Parken, el estadio más grande de Dinamarca, o a un paso de Geranium, el restaurante con tres estrellas Michelin del chef Rasmus Kofoed. Situado en la planta octava de un moderno edificio, puede presumir de las mejores vistas del este de la ciudad, así como de uno de los menús degustación más exclusivos del planeta.

Geranium. Foto Claes Bech Poulsen.
Geranium, con tres estrellas Michelin, también es inquillino de Østerbro. Foto Claes Bech Poulsen.

Tras una pequeña verja, pasamos de la tranquilidad del siglo XIX a la modernidad del XXI. Estamos en Østerbrogade, la avenida que vertebra el barrio de sur a norte en una línea prácticamente recta. Es en ella donde se concentran muchas de las cafeterías y negocios que dan más vida al barrio.

Cuesta creer que este oasis de tranquilidad esté a los pies del Parken, el estadio más grande de Dinamarca, o a un paso de Geranium, el restaurante con tres estrellas Michelin del chef Rasmus Kofoed

Destaca la Original Coffee, que cuenta con su propio tostadero de granos de café. En él obtienen sus propias mezclas y el resultado se puede acompañar con pasteles y tartas elaboradas solo con ingredientes orgánicos.

Si hace buen tiempo, su terraza en el tejado es el mejor lugar donde degustar un buen latte. Pero no es el único. Otro tejado, el del restaurante Gro Spiseri, reivindica su protagonismo.

Original Coffee. Foto Visit Copenhagen.
Disfrutar de los tejados es una experiencia obligatoria. Original Coffee. Foto Visit Copenhagen.

No solo podremos tener una deliciosa experiencia gastronómica, sino visitar, al mismo tiempo, uno de los huertos urbanos en altura más grandes de Europa. Como buen local hípster, presumen de usar solo productos de origen sostenible en sus menús.

No faltan tampoco opciones culturales clásicas, como el museo de telecomunicaciones Enigma, el Centro Den Frie de Arte Contemporáneo o la sede de la colección Hirschprung 

Café, pan… y mucho más

Østerbro también invita a pequeños bocados que comer mientras paseamos. Bager Bosse (Østerbrogade, 132) es un lugar de perdición para los amantes del pan con cereales, de centeno, de espelta, de masa madre... así como de los que se pirran por las galletas de jengibre y el chocolate.

Y a 100 metros, en Århusgade, 48, la panadería Juno quiere sorprendernos con rollos de canela y hojaldres elaborados a la vista y que se agotan rápidamente. Claro que si lo que buscamos es una parada tranquila, un café con tarta en Mocca, repleto de butacones y sillas a cuál más cómoda (un espacio genial para amantes de Instagram), es la mejor idea.

Panadería Juno. Foto Sergio Cabrera.
No dejes de probar un rollo de canela de la panadería Juno. Foto Sergio Cabrera.

No faltan opciones culturales clásicas en esta zona de Copenhague. Allí está Enigma, un museo dedicado a las telecomunicaciones, el Centro Den Frie​ de Arte Contemporáneo o la sede la Colección Hirschprung, con una selección de pintura danesa de los últimos dos siglos, por ejemplo.

El mercado de pulgas y artesanía At Remisen abre todos los fines de semana del año con una temática que varía cada vez

Pero seguro que nos llama también la atención el mercadillo At Remisen, un mercado de pulgas y artesanía, abierto todos los fines de semana del año y con una temática que varía cada vez. Como es bajo techo, no se cancela nunca por culpa del mal tiempo (la entrada cuesta 10 coronas, está en Blegdamsvej, 132).

Mercadillo At Remisen. Foto Kobenhavn Kommune.
Mercadillo At Remisen. Foto Kobenhavn Kommune.

Un poco de historia

La historia del barrio está ligada al Ejército y a la defensa de la ciudad. Se puede apreciar en las barracas de Østerfælled, el hogar de la Guardia de Húsares de finales del siglo XIX, reconvertido en un espacio comercial peatonal con múltiples tiendas de decoración y diseño; o en la Ciudadela, antesala del puerto y de la estatua de la Sirenita, levantada en una isla artificial con forma de estrella de cinco puntas que esconde toda una fortaleza.

También llamativo por su forma original, en este caso una circunferencia perfecta, el teatro Østre Gasværk es otro de los hitos del distrito

También llamativo por su forma original, en este caso una circunferencia perfecta, el teatro Østre Gasværk  es otro de los hitos del distrito. Está en un antiguo almacén de gas y se mantiene fiel a los planos originales de 1883 de Martin Nyrop, el arquitecto del edificio del ayuntamiento de Copenhague.

Teatro Østre Gasværk. Foto Visit Copenhagen.
Teatro Østre Gasværk. Foto Visit Copenhagen.

Rehabilitación de espacios industriales y militares, cocina de autor de vanguardia, cafeterías que apuestan por lo sostenible… y una vida nocturna en la que pequeños restaurantes unen el gusto danés por la cerveza con platillos de cocina internacional, hacen de Østerbro todo un destino por sí mismo. Ahora en otoño, cuando el tiempo anima como nunca al hygge, qué mejor que refugiarse en sus locales con encanto.