Para ver a Dublín en 360 grados hay que subir al bar de Guinness

El bar Gravity se encuentra en el séptimo piso de la fábrica. Foto Guinness

Para ver a Dublín en 360 grados hay que subir al bar de Guinness

Guinness renovó a fondo el bar Gravity en su fábrica de Dublín, que amplió su superficie y permite obtener las mejores vistas de la ciudad

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

12/03/2020 - 12:25h

Aunque la crisis del coronavirus haya cancelado el desfile de San Patricio en las calles de Dublín, hay otro motivo para visitar la capital de Irlanda: conocer el renovado bar Gravity, ubicado en el séptimo piso de la fábrica de la cerveza Guinness.

El bar, que cumple dos décadas de vida, pasó por una profunda reforma que duró 16 meses y en la que se invirtieron 20 millones de euros.

Más espacio para visitas

Uno de sus grandes novedades es que se duplicó el espacio para los visitantes, con el añadido de 721 metros cuadrados: si antes cabían 300 personas pero con poca comodidad, ahora el aforo máximo es de 500 pero donde todos pueden moverse, beber y conversar sin estar soportando empujones.

Guinness amplió en 721 metros cuadrados la capacidad de su bar, y ahora entran cómodamente 500 personas

Gracias a la renovación ahora es posible obtener impactantes vistas de 360 grados, ya no solo de la ciudad, sino también del Parque Phoenix y las montañas de Dublín.

Bar 1 Foto Guinness

El nuevo bar presenta vistas de 360 grados. Foto Guinness

Éxito turístico

Beber una pinta en el bar Gravity es el punto final a las visitas que se hacen a la fábrica de Guinness, que se caracteriza por el uso de innovadoras tecnologías multimedia, videos y efectos sonoros para explicar el proceso de producción de su bebida.

[Para leer más: Literatura, whiskey y leyendas para un otoño mágico en Dublín]

Cada año 1,7 millones de personas acuden a esta visita, que en coincidencia con la reapertura del bar, presenta cambios en el tradicional Guinness Brewery Tour.

Entre otras novedades que reciben al visitante se encuentra la Connoisseur Experiencie, en donde se pueden conocer los diferentes productos de Guinness en el mundo, o el toque chic de Stoutie, en que es posible que la espuma de la cerveza tenga una selfie del consumidor y en la que también uno pueda llevarse una pinta con el nombre grabado.

Vistas de 360 grados

Entre la renovaciones del Gravity se cuenta la instalación de 50 paneles de vidrio para poder tener la visión de 360 grados. Un agradecido detalle para los visitantes de otras latitudes es que estos contendrán dibujos a escala de los edificios que se ven a la distancia.

La colocación de 50 paneles de vidrio permite obtener vistas de 360 grados de Dublín y los valles cercanos

Otro detalle es la presentación de los murales del artista urbano Aches que pintó a la mascota de Guinness, el tucán con la cerveza, en un estampado con superposición de colores.

Las explicaciones de los paneles permiten tener detalles de la ciudad. Foto Guinness

Las explicaciones de los paneles permiten tener detalles de la ciudad. Foto Guinness

Los trabajos de renovación estuvieron a cargo del estudio RKD, los mismos arquitectos que firmaron la transformación de la fábrica de Guinness en un paseo turístico y didáctico; y el interiorismo estuvo a cargo de O’Donnell O’Neill Design.

[Para leer más: Ranelagh y Rathgar, dos secretos de Dublín en clave 'foodie']

Allí se han renovado los muebles, que con su estética cobre y turquesa acompaña al aire industrial de hormigón expuesto de las paredes.

De paseo por las destilerías

Guinness no es la única planta productora de bebidas de Dublín que ofrece recorridos turísticos: Teeling Whiskey, que tiene 125 años de vida, desde 2015 cuenta con tours guiados.

Jameson renovó su fábrica en Bow St. Distillery en 2017 para adaptarla a las visitas, y Roe & Co (propiedad de Diaego, también titular de Guinness) se encuentra en la antigua planta eléctrica de la cervecera, donde los asistentes pueden conocer los secretos de la producción y participar en la elaboración de cócteles.