Para visitar la Torre Eiffel hay que estar en forma

El cierre de la Torre Eiffel ha sido el más largo desde la Segunda Guerra Mundial. Foto: Sam Williams | Unsplash.

Para visitar la Torre Eiffel hay que estar en forma

La famosa torre de París vuelve a recibir visitantes aunque no les permitirá usar los ascensores. Las visitas al último piso todavía están suspendidas

Mar Nuevo

Madrid

19/06/2020 - 12:03h

Ascender al monumento más icónico de París tiene una recompensa: unas de las vistas más increíbles de la ciudad, pero también un precio que, en la primera fase de su desescalada particular es más físico que monetario: en su reapertura, el próximo 25 de junio, no se podrán usar los ascensores, una de las medidas para evitar la propagación del coronavirus.

Del 25 al 30 de junio, los primeros visitantes, además de subir andando hasta el segundo piso, tendrán que llevar mascarilla (a partir de 12 años de edad) y se recomienda la compra anticipada de entradas para evitar colas. Los ascensores permanecerán cerrados ya que “representan un riesgo de transmisión de enfermedades”, según sus gestores.

Con 131 años, este es el cierre más prolongado que ha sufrido la Torre desde la Segunda Guerra Mundial

Además, se limitará el número de visitantes en la explanada y en cada piso y se ha instalado una señalización que incluye carteles y marcas en el suelo para recordar la necesidad de observar el distanciamiento social de 1,5 m. Un sistema de tráfico unidireccional impedirá que los visitantes se crucen.

Por supuesto, se realizarán también limpiezas y desinfecciones frecuentes de los espacios públicos de la torre.

[Para leer más: Recorriendo París puente a puente]

A partir del 1 de julio comenzarán a funcionar progresivamente los ascensores, si bien la última planta del monumento permanecerá cerrada y se abrirá “en función de cómo evolucione la situación”.

El cierre más largo tras la Segunda Guerra Mundial

Con 324 m de alto y 131 años de vida, la Torre Eiffel abrirá de nuevo tras tres meses de inactividad motivada por la expansión de la Covid-19. Se trata del cierre más largo desde la Segunda Guerra Mundial.

Desde los años ochenta del pasado siglo, además de las visitas clásicas, la Torre Eiffel se ha convertido en escenario de todo tipo de actividades, desde iluminaciones excepcionales a trails y carreras, conciertos, exposiciones o eventos gastronómicos.

No es casualidad que cada año la ‘Dama de Hierro’ seduzca a alrededor de siete millones de visitantes.

[Para leer más: Siete curiosidades increíbles del Louvre]

El Louvre se prepara para el 6 de julio

También en París, el museo más visitado del mundo, el Louvre, se prepara para acoger de nuevo visitantes, tras el cierre el pasado marzo. En su caso habrá que esperar al 6 de julio.

Según un comunicado de prensa de la pinacoteca, habrá nuevas y estrictas medidas de seguridad, que comienzan con la compra obligatoria de una entrada online, que da derecho a la visita por un tiempo específico. Ningún tipo de pase especial evitará este trámite, que debe hacerse por la web del museo.

Una vez dentro, será obligatoria la mascarilla para todos los mayores de 11 años así como la limpieza de manos con gel hidroalcohólico y la observación de la distancia social.

En el interior, no habrá servicio de guardarropa, aunque sí de sillas de ruedas y de paseo que se desinfectarán después de cada uso. La tienda y los restaurantes abrirán gradualmente.

Los visitantes deberán seguir el recorrido marcado por flechas que está diseñado para minimizar el cruce de personas. En las zonas de mucha afluencia -como en la que se puede admirar La Gioconda- habrá personal encargado de controlar el tránsito.

Tampoco estarán disponibles todos los fondos para su visita: sí estarán abiertas las salas de las colecciones de antigüedades Oriente Próximo, Egipto, Grecia y Roma, la introducción a las artes del Islam, esculturas italianas y del norte de Europa, pinturas italianas, españolas e inglesas, pintura francesa del siglo XIX, la Galería Apolo, los apartamentos Napoleón III, obras de arte de la Edad Media y el período Luis XIV, y escultura francesa de los siglos XVII al XIX.

Sin embargo, otros de los lugares más populares como los espacios que albergan las colecciones de escultura francesa de la Edad Media y el Renacimiento, obras de arte del Renacimiento, de los siglos XVIII y XIX, el Pabellón de las Sesiones y algunas zonas del ala Richelieu permanecerán cerradas.