París cierra parte del Louvre por las inundaciones

El Sena ha tenido la crecida más intensa de los últimos cien años. EFE

París cierra parte del Louvre por las inundaciones

Los museos de Orsay y l’Orangerie activan un plan de emergencia para trasladar sus obras de arte ante la crecida del río Sena

Equipo Cerodosbé

Barcelona

26/01/2018 - 16:06h

Las aguas en París siguen subiendo: hacia el jueves el río Sena registraba una altura de 5,40 metros por encima de su nivel de referencia, y se espera que para el fin de semana llegue hasta los seis metros. Este desborde ha obligado a cerrar diferentes vías de circulación, infraestructuras de transporte público e incluso una parte del Museo del Louvre.

El museo más importante de París, y el más visitado del mundo, decidió cerrar el departamento de Artes del Islam hasta el domingo “con carácter preventivo”. El Louvre se encuentra a pocos metros del cauce del Sena, y gran parte de sus instalaciones se encuentran por debajo de la superficie. Una unidad de crisis monitorea el avance de las aguas, pero por ahora sus directivos decidieron no cerrar el acceso al público al resto de las salas.

Alerta en museos y centros de arte

En tanto los museos de Orsay y L’Orangerie (galería de arte de pinturas impresionistas y postimpresionistas, ubicada en la Plaza de la Concordia) han activado sus protocolos de contención en caso de que las aguas amenacen con entrar en sus salas, con el traslado de parte de su patrimonio a zonas con menos riesgo.

Los museos y centros de arte cercanos al Sena activan sus protocolos de emergencia ante la crecida de las aguas

Otros edificios situados cerca de las márgenes del Sena, como el Grand Palais y la Biblioteca Nacional también han reforzado la vigilancia para evitar sorpresas en caso de que el río siga creciendo de nivel. En tanto el museo Jacques Chirac, junto al muelle Branly, cuenta con una pared protectora que permite resguardar las 300.000 obras que atesora en un depósito bajo tierra.

El Sena puede crecer hasta los seis metros el fin de semana.
El Sena puede crecer hasta los seis metros el fin de semana.

La crecida del Sena impide que los botes fluviales, los bateaux mouches, puedan circular por el río, debido a que es imposible que puedan pasar por debajo de los puentes que cruzan el cauce fluvial. El Ayuntamiento señaló que también ha cerrado algunos jardines próximos al Sena, como el de la Isla de los Cisnes o el de Tino Rossi.

A los turistas y lugareños se les ha aconsejado alejarse de las orillas por temor a ser atrapado por remolinos de agua. Seis estaciones de trenes ubicadas cerca del río, incluido Saint Michel en el Barrio Latino, también se han visto obligadas a cerrar.

Por ahora el Sena está lejos de alcanzar el récord de 1658 cuando rozó los nueve metros. En 1910 las aguas subieron hasta 8,62 metros, y dejaron a grandes partes de la capital francesa inundadas y con graves daños en las infraestructuras.