París planea un bosque urbano con un millón de árboles

A 29 kilómetros de París se levantará un bosque urbano de 13 kilómetros cuadrados.

París planea un bosque urbano con un millón de árboles

El proyecto del bosque urbano en la llanura de Pierrelaye-Bessancourt tendrá cinco veces el tamaño del Central Park de Nueva York

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

04/03/2018 - 17:12h

Que los árboles no te impidan ver el bosque, suele decirse. Pues será difícil hacer bueno el dicho en París porque la capital francesa planea poner en marcha un proyecto de bosque urbano en la llanura de Pierrelaye-Bessancourt, a unos 29 kilómetros del centro urbano, donde se plantarán al menos un millón de árboles.

Conocido como Smapp, el plan se desarrolló en el curso de 15 años y en 2018 cuenta con apoyo suficiente para asegurar que el bosque urbano --cinco veces el tamaño del Central Park de Nueva York-- madurará en cuestión de tres a cinco décadas; es decir, antes de 2068.

Este terreno plano ubicado en la zona urbana al noreste de la ciudad fue utilizado durante todo el siglo XX como un vertedero de aguas residuales.

En la década de 1990 ya estaba contaminado por metales pesados, y es entonces cuando se empezaron a gestar ideas para recuperar la zona.

Parte de la llanura de Pierrelaye-Bessancourt donde se creará el bosque urbano. Foto: SmappParte de la llanura de Pierrelaye-Bessancourt donde se creará el bosque urbano.

 

Con el cambio de siglo, la ciudad reforzó constantemente su compromiso por transformar espacios urbanos para enfrentar los efectos del cambio climático.

Un bosque urbano como éste servirá como un nuevo hogar para la fauna, ayudará a combatir el dióxido de carbono en el aire y servirá como barrera contra el ruido y la polución de las autopistas.

El bosque urbano de Pierrelaye-Bessancourt es el mayor proyecto ambiental que se ha propuesto en París

El bosque urbano estará dotado de rutas de senderismo, un centro ecuestre, estacionamientos públicos, miradores y áreas de conservación. Es el proyecto ambiental más grande al que se ha abocado París, y uno de los más ambiciosos del mundo.

Además del bosque de Pierrelaye-Bessancourt, en los últimos años París creó zonas exclusivas para peatones, instaló espacios verdes a lo largo de la ciudad y construyó un paseo a lo largo del río Seine rodeado de un gran parque.