Seis proyectos que cambiarán la cara de París

La Torre Eiffel será protagonista de una de las reformas urbanísticas de París. Foto: Gustafson Porter + Bowman

Seis proyectos que cambiarán la cara de París

París se transformará con proyectos de playas en el Sena a granjas urbanas, pasando por nuevos barrios y creación de áreas verdes en la Torre Eiffel

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

04/02/2020 - 18:19h

Hace seis años atrás, cuando Anne Hidalgo asumió la alcaldía de París, lanzó la plataforma Reinventando París para cambiar la cara de la capital francesa. La cita olímpica de 2024 será uno motivo para impulsar varios proyectos urbanísticos que convertirán a la ciudad en la urbe del futuro.

El alcalde adjunto Jean-Louis Missika, quien está a cargo de las políticas estratégicas de la ciudad, sintetizó cuál es el objetivo de estos cambios: “menos cantidad y más calidad”.

Freno a la especulación urbanística

O sea, en vez de lanzar faraónicos proyectos de construcciones, rehabilitaciones y de seducir a grandes firmas de arquitectos, la alcaldía prefirió convocar ideas que sean innovadoras, sostenibles y que puedan ser de uso público.

La meta es que París pueda afrontar la especulación urbanística y que gestione con éxito los millones de turistas que la visitan. “Una ciudad que es un gueto para ricos es una ciudad que se muere”, dijo Missika.

Una renovación ambiciosa

Además de arquitectos, a la convocatoria de Reinventando París se sumaron urbanistas, diseñadores, agricultores, investigadores, artistas y sociólogos.

El objetivo de la plataforma Reinventando París es convocar proyectos que mejoren la calidad de vida de la ciudad, que sean sostenibles y que afronten la especulación urbanística

Cada uno aporta sus ideas para transformar a la ciudad, en una escala que no se había visto desde la ambiciosa renovación que emprendió el barón Georges-Eugène Haussmanm a mediados del siglo XIX.

Estos son algunos de los proyectos que, esperamos, pronto sean realidad en la ciudad luz.

Nadar en el Sena

La limpieza del Sena es una de las prioridades de la alcaldesa Hidalgo. Y el desafío es que sus aguas tengan una calidad tan impecable que los atletas puedan nadar en el triatlón de los Juegos Olímpicos.

[Para leer más: Recorriendo París puente a puente]

Para ello el ayuntamiento proyecta invertir 1.000 millones de euros en depurar las aguas del río, eliminar la polución y la presencia de bacterias como la Escherichia coli, y permitir la recuperación de la biodiversidad en sus orillas.

Para limpiar el Sena se invertirán más de 1.000 millones de euros. Foto: Apur

Para limpiar el Sena se invertirán más de 1.000 millones de euros. Foto: Apur

Hace tres años la ciudad había realizado una prueba piloto en el distrito 19, al reconvertir parte del canal Bassin de la Villette en una piscina pública. Al año siguiente, más de 100.000 personas se animaron a nadar en el espejo de agua.

Más allá de la cita olímpica, la idea es construir 23 plataformas (cinco de ellas en París) donde los residentes y visitantes puedan zambullirse en el río, similar a los balnearios flotantes que tienen en los lagos suizos.

La Torre Eiffel se pone verde

La Torre Eiffel, el icono de París, puede ser un nuevo pulmón verde. Cada año siete millones de personas visitan el monumento, y unas 30 millones pasean por entre los Jardines del Trocadero y el Campo de Marte.

Como si estos no fueran suficientes, hay un proyecto que contempla reconvertir el puente de Iéna en un paseo peatonal verde, y desterrar de allí a los coches y motos que lo cruzan cada día.

El puente de Iéna se podría convertir en un paseo peatonal lleno de árboles, donde el césped reemplace al asfalto

La propuesta del estudio Gustafson Porter + Bowman contempla plantar árboles a los lados y que el asfalto sea reemplazado por césped.

Gustafson Porter + Bowman torre eiffel

Alrededor de la Torre Eiffel se crearán espacios verdes. Foto Gustafson Porter + Bowman

 

En tanto, se propone un rediseño de los Jardines del Trocadero para ganar más zonas verdes, y construir un anfiteatro que puede funcionar como un relajante mirador de la Torre Eiffel.

Comer en un restaurante bajo tierra

Los cambios urbanísticos no solo se dan en la superficie. Bajo el asfalto de París también habrá novedades.

La más innovadora es la llegada del restaurante y bar Terminus, que estaría ubicado en la estación abandonada de Croix Rouge, de la línea 10, que atraviesa la ciudad de este a oeste.

Esta es la propuesta para dar una nueva vida a la estación de metro abandonada Croix Rogue, en Paris.

Esta es la propuesta para dar una nueva vida a la estación de metro abandonada Croix Rogue, en Paris.

[Para leer más: París transforma sus estaciones de metro abandonadas en restaurantes]

El proyecto es impulsado por el estudio Same Architectes con la inmobiliaria Novaxia, que transformará la estructura llena de graffitis y suciedad en un espacio de 540 metros cuadrados, donde además habrá un sector para catas de vinos, otro para cócteles y un espacio de ventas de productos gourmet.

La mayor granja urbana

París recuperó los viñedos urbanos, reflejo de una producción que fue potente en el siglo XVII. Ahora también trabaja para volver a las granjas, o mejor dicho, adaptar espacios públicos como huertos públicos.

La idea es aprovechar las terrazas del centro de convenciones y exposiciones Paris Expo Porte de Versailles, al sudoeste de la ciudad, en una granja urbana de 72.000 metros cuadrados, que según sus promotores, será la más grande del mundo.

Las estructuras de los pabellones de la Paris Expo Porte de Versailles podrían albergar el mayor huerto urbano del mundo

El objetivo es que produzca 1.000 frutas y verduras al día de 30 variedades vegetales. En el lugar se organizarán cursos sobre cultivos y jardinería, para que los vecinos puedan emprender iniciativas similares en sus barrios.

Paris expo Porte de Versailles 3D vue jardins | 630x405 | © Valode Pistre ARCHITECTESATLAV AJN

La granja urbana de Porte de Versailles tendría 72.000 m2. Foto: Valode Pistre-Architectes Atlav

Ya la cadena de restaurantes Le Perchoir se comprometió a comprar gran parte de la producción para los menús de sus locales.

Este es uno de los proyectos para recuperar 100 hectáreas en espacios verdes, de los que al menos un tercio se dediquen a la agricultura urbana.

La villa olímpica

Los atletas de los Juegos Olímpicos se alojarán en la villa olímpica que se construirá en el distrito de Sena-Saint Denis, en las afueras de la ciudad. Será un ejemplo de arquitectura sostenible, que será capaz de alojar a 15.600 personas.

Cuando termine la cita deportiva, se convertirá en un nuevo barrio para 2.200 familias, donde habrá 900 viviendas especiales para estudiantes y otros grupos sociales, con diez hectáreas de parques y jardines, 120.000 metros cuadrados de oficinas y servicios municipales y 3.200 metros cuadrados dedicados a la zona comercial.

[Para leer más: Siete secretos de París que nadie te había revelado]

Uno de los estudios que participan, Dominique Perrault Architecture, trabaja en el diseño de un nuevo complejo de arte y cultura lalmado Aerog’Art.

villa olimpica

La villa olímpica se convertirá en un barrio sostenible.

Este abrirá en 2025, y combinará un museo para niños con un polo gastronómico, así como un centro de exposiciones y un laboratorio de experimentación artística.

La nueva vida de la Torre Montparnasse

El rascacielos de 209 metros de alto es amado y odiado por los parisinos. Para algunos representa la modernidad de la ciudad, para otros es un adefesio ubicado en el peor lugar posible.

VUE RUE DE RENNES crédit Nouvelle AOM Luxigon

La Torre Montparnasse podría cambiar de fachada. Foto: Nouvelle AOM Luxigon

Para superar estas divisiones el estudio Nouvelle AOM propone cambiar la cara de la torre, incluso hasta su fachada, donde su estructura gris oscura sería reemplazada por paneles transparentes que tengan un efecto más relajante sobre la imagen visual de París.

La Torre Montparnasse podría cambiar de cara: un proyecto contempla renovar su estructura con paneles transparentes, para minimizar el impacto visual en la ciudad

La idea es dotar a la estructura de miles de plantas y arbustos, que lleguen hasta su terraza, donde se instalaría un patio de comidas y bebidas.

Con la instalación de paneles solares y sistemas de aprovechamiento del agua de lluvia, se espera que el rascacielos pueda generar el 70% de la energía que consume. Y para vivir la experiencia de la transformación, se estudia abrir un hotel entre las plantas 42 y 45.