París vuelve a ser la reina de Europa

El museo del Louvre se mantiene como el más visitado del mundo.

París vuelve a ser la reina de Europa

La llegada de visitantes internacionales sube el 15% en el 2017, y París se corona como la ciudad con más potencia cultural del continente

París recuperó el centro como la reina de Europa. El tropiezo de visitas tras los atentados de 2015 y 2016 quedan lejos, como una pesadilla para olvidar, y la ciudad de la luz vuelve a exhibir su potencia como la meca cultural del continente.

La capital francesa no tiene playas, su clima es espantoso, el tránsito es infernal y los precios están entre los más caros entre las grandes metrópolis europeas.

Pero tiene un atractivo cultural sin igual, y los museos, monumentos y centros de arte parisinos recibieron 70,2 millones de visitantes en el 2017, un 6% más que el año anterior. Entre los turistas internacionales, el crecimiento fue del 15%, informó la Oficina de Convenciones y Visitantes de París (PCVB).

Récord en hostelería

Los hoteles en París registraron un total de 23,6 millones de llegadas en 2017, un nuevo récord anual. Las llegadas desde otros países aumentaron significativamente, hasta 15,2% comparado con 7,5% para las de los visitantes franceses.

La misma tendencia se observa en los principales enclaves culturales de París, con un aumento de visitantes extranjeros del 9,7% en comparación con el 4,7% de los ciudadanos del país.

Más de 12 millones de personas visitaron la catedral de Notre-Dame, uno de los templos más concurridos del continente

La encuesta de visitantes culturales, que cubre el número de visitantes de 62 atracciones culturales y 68 exposiciones temporales, analiza los datos sobre el número de asistentes de los museos y monumentos de París (colecciones permanentes y exposiciones) cada año.

Los símbolos siempre triunfan

La catedral de Notre-Dame y la Basílica del Sagrado Corazon de Montmartre son los dos monumentos más visitados de la capital, con 12 millones y 10 millones de visitantes, respectivamente, en 2017.

En tercer lugar se encuentra el Museo del Louvre que también registró un 14,8% de crecimiento hasta alcanzar los ocho millones de visitantes, y que le corona como el más visitado del mundo.

Le sigue la Torre Eiffel con 6,2 millones de visitantes (un 4,6% más), con lo que supera la cifra simbólica de 300 millones de personas que ascendieron a sus alturas desde la Feria Mundial de 1889.

El impulso de las exposiciones temporales

Dos elementos explican este importante crecimiento. En primer lugar, el atractivo programa cultural y que las exposiciones temporales juegan un papel clave en las variaciones anuales de asistencia.

El año pasado más de 10 millones de personas visitaron las 68 muestras temporales organizadas en París, de las que una de cada 20 superaron las 200.000 visitas.

Por ejemplo, las más exitosas fueron 'Ser moderno. El MoMA en París’, en la Fundación Louis Vuitton con 755.184 visitantes, 'Christian Dior, modisto del rêve' (708.000 visitantes) en el MAD Museo de Artes Decorativas y la retrospectiva 'David Hockney' (620.945 visitantes) en el Centro Pompidou.