Paris: volver y volver… y pensar en volver

No nos cansamos nunca de París. Foto Alice Donovan Rouse | Unsplash.

Paris: volver y volver… y pensar en volver

En clave cultural y gastronómica, pero sobre todo hedonista, recorremos (una vez más) París en busca de las novedades más excitantes de la temporada

Juan García

Barcelona

20/12/2018 - 18:15h

Parafraseando al ya fallecido ex seleccionador español, Luis Aragonés, que expresaba su filosofía del fútbol con el archisabido: ganar y ganar y volver a ganar, a la capital francesa hay que pensar permanentemente en volver.

Podría discutirse si para un fin de semana o para un período de tiempo más largo, en días laborables o aprovechando algún puente… París siempre debe estar entre nuestros destinos preferentes para una nueva visita.

Como pocas ciudades en el mundo, París aumenta incesamentemente su oferta cultural y museística

París: sobran los motivos

Desde luego, sobran los motivos. Uno, por ejemplo, la cercanía. Vueling te coloca desde Barcelona, por ejemplo, en menos de un par de horas en Orly o en el Charles De Gaulle.

Louvre. Foto Alex Holyoake Unsplash
La oferta museística de París no para de crecer. Foto Alex Holyoake | Unsplash.

Otro, la permanente evolución de la ciudad de la luz, su apuesta continua por situarse en la vanguardia cultural y urbana. Ninguna otra ciudad en el mundo tiene la oferta museística de que hace gala París, y que sigue aumentando incesantemente.

Una tercera, la vitalidad de sus barrios emergentes, acelerada si cabe cuando estalla la primavera y las terrazas de sus bistrots inundan calles y aceras en perfecta convivencia con el clasicismo burgués de sus barrios centrales…

Novedades culturales

En el terreno museístico por empezar de alguna manera a lo largo solo de este año han abierto: el Lafayette Anticipations, un espacio en pleno barrio del Marais para ver “lo que todavía no existe” en sus propias palabras; el Institut Giacometti, dedicado al escultor y pintor de figuras filiformes, en el distrito 14, muy cerca del taller original del artista; l’Atelier des Lumières, en el 17, una oferta de experiencias audiovisuales para acercarse de una manera más actual al arte.

Entre las exposiciones destacadas de la temporada están, sin duda, las de Jean-Michel Basquiat y Egon Schiele en la Fundation Louis Vuitton

Ya había iniciado su andadura pero está pujando con mucha fuerza la Fundation Louis Vuitton en el Bois de Boulogne que termina el año con sendas interesantes exposiciones de Jean-Michel Basquiat y Egon Schiele.

Abrió hace un año el Museo Yves Saint Laurent, también Casa de la Moda y sede de la Fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent.

Jean Michel Basquiat. Foto Fundación Louis Vuitton.
Jean Michel Basquiat. Foto Fundación Louis Vuitton.

Propuestas veteranas

Y son altamente recomendables dos museos más veteranos, de propuestas muy distintas: el Musée du Quai Branly - Jacques Chirac, inaugurado en 2006, a unos pasos de la Tour Eiffel, dedicado al arte de Oceanía, África, Asia y América, y en el que el colorido de sus más de 300.000 objetos os deslumbrará; y el Museo Nacional de la Edad Media o Museo Cluny, ubicado en pleno Barrio Latino, en el que vale la pena emplear un rato largo en la contemplación de los tapices de La dama y el uncornio.

 Casi tan emocionante como una nueva exposición es ver a los parisinos en largas colas (incluso bajo la lluvia) para conocerla

París es cultura. Emociona ver a los parisinos hacer colas enormes, aguantando incluso bajo la lluvia, para asistir a algunas de las innumerables exposiciones que contiene la cartelera de la ciudad.

Pero esa exigencia de elegancia la traduce no solo en sus galerías de arte, sino también en cada palmo de la constante planificación urbanística que renueva día a día la ciudad.

Ejemplo de urbanismo

¿Cómo olvidar la lección de lógica urbana que supuso la prolongación del eje Tuilleries - Arc du Triomphe con el Arc de la Défense, o la pretensión actual de colocar un tercer poste, junto a la Tour Montmartre y la Tour Eiffel, con la Tour Triangle para sujetar el cielo de Paris?

Pero más allá de la búsqueda constante de la singularidad que continúe perfilando París y dé continuidad al legado arquitectónico de esta capital europea, ya no debería sorprender la vitalidad, casi mediterránea, en sus barrios emergentes, pero también en los que no lo son tanto.

París. Foto Jace & Afsoon Unsplash.
París. Foto Jace & Afsoon Unsplash.

Barrios emergentes y valores seguros

Costará seguramente encontrarlo en las guías al uso pero es una visita obligada para el viajero el barrio conocido como Château d’Eau, en el distrito X, una asombrosa muestra de multiculturalidad, por emplear un término al uso, con sus siete teatros a pleno rendimiento, como sus salas de conciertos y sus modernas tiendas de artesanía o restaurantes.

La zona del Canal Saint Martin ya está a punto de convertirse en un clásico, aunque su ebullición especialmente los fines de semana es apabullante.

Hay que prestar atención a los barrios de Belleville y Ménilmontant, algo más alejados. Y la odiada gentrification está consiguiendo recuperar el Faubourg Saint Denis.

Pero si se quiere un valor seguro y que no sólo mantiene sino que aumenta su atractivo a la hora de salir, tomar unas copas o comer algo, o las dos cosas, y comprarse algún capricho, uno de mis preferidos es el Marais.

Foto Aus merveilleux de Fred.
No podrás (ni querrás) resistirte a la tentación. Foto Aus merveilleux de Fred.

Y allí, si he conseguido reservar antes, intento siempre cenar en Des gars dans la cuisine; antes habré hecho un alto en el camino y para merendar habré comprado un merengue en Aus merveilleux de Fred.

Al día siguiente, si es festivo, saldré de este barrio y muy cerca de la Place de la République, buscaré acomodo para el brunh en el 46 & 3rd. donde los huevos a la benedictina son de categoría superior y luego tranquilamente me desplazaré al aeropuerto para en dos horas Vueling aterrizar en Barcelona, donde empezaré a pensar cuándo podría volver a París.