El parlamento europeo alerta sobre la masificación turística

La iglesia Santa Maria del Mar (Barcelona) arruinada por una pintada contra el turismo.

El parlamento europeo alerta sobre la masificación turística

La Eurocámara investigará el impacto de la masificación turística para lanzar medidas contra el exceso de visitas

La masificación turística y los problemas que acarrea el exceso de visitantes es un reclamo que se extiende cada vez más entre los destinos de Europa, desde las grandes ciudades como Barcelona y París, hasta mecas vacacionales como Venecia, Dubrovnik y Mykonos.

Para conocer el impacto real de este fenómeno y sus posibles desequilibrios la comisión de Transporte y Turismo del parlamento europeo impulsa un proyecto de investigación en núcleos urbanos y vacacionales de la Unión Europea.

Un equipo multinacional para analizar la masificación

Esta investigación será encarada por un equipo de profesionales de todo el continente, integrado por la Escuela de Turismo y Hostelería Ostelea (España), las universidades de Lund (Suecia), Stenden (Países Bajos), Brighton (Reino Unido), Breda NHTV (Países Bajos) y el Europea Tourism Futures Institute (ETFI).

El objetivo es que este estudio pueda recabar información sobre la saturación de los principales destinos turísticos europeos. Con estos datos en la mano, los responsables políticos de la UE podrán fijar criterios y vías de actuación para poner en práctica las recomendaciones de la investigación.

Según la OMT más de 1.300 millones de personas viajaron por turismo el año pasado

El informe 'Impacto del exceso de turismo y posibles respuestas políticas' se presentará en octubre. En él se incluirán 40 casos distintos de masificación y se elaborará una encuesta entre los profesionales del sector.

La OMT también presenta sus análisis

Este informe coincidirá con la presentación de las recomendaciones de la Organización Mundial de Turismo (OMT) para los gobiernos, tras haber analizado casos de saturación turística en Europa, la primera región del mundo en número de visitantes.

Según la OMT, el turismo crece de manera exponencial y el año pasado se registraron movimientos de 1.300 millones de viajeros en todo el mundo. La OMT considera que se deben tener estrategias para gestionar estos flujos, para mantener un equilibrio entre crecimiento, cuidado de la naturaleza y el mantenimiento de la sostenibilidad.

Las ciudades y colectivos se organizan

Las consecuencias de la masificación turística surgen en la misma proporción en que crecen las visitas a un destino. En Europa, una serie de organizaciones sociales formaron la red SetNet, integrada por colectivos de Barcelona, Venecia, Malta, Málaga, Valencia, Palma y Lisboa, entre otras ciudades, para presionar a los gobiernos a que ejecuten cambios en su políticas turísticas.

Entre otros reclamos, exigen medidas para evitar que los precios de las viviendas se disparen por la promoción de pisos turísticos, a la vez que solicitan protección a los comercios de proximidad y medidas correctivas contra el incivismo.

Por otra parte, los ayuntamientos de Barcelona, París y Madrid se sumaron a una plataforma de grandes ciudades para presionar a la Comisión Europea que controle la expansión de los pisos turísticos y las plataformas como Airbnb y Homeaway.