Paseo futurista a 250 metros de altura en la Torre de Tokio

La Torre de Tokio celebra su sesenta cumpleaños.

Paseo futurista a 250 metros de altura en la Torre de Tokio

Con un ambiente futurista de luces LED y espejos geométricos: es la propuesta de la Torre de Tokio para celebrar su 60 aniversario

Edificada como torre de telecomunicaciones en 1958 y con una estética que recuerda a la Torre Eiffel, la Torre de Tokio es uno de los atractivos turísticos indiscutibles de la capital nipona. Con motivo de su sesenta cumpleaños, la atracción estrena un recorrido con tintes futuristas en su planta superior, a 250 metros de altura.

El observatorio ha sido totalmente renovado incorporando luces LED y espejos geométricos, y se trata de la única forma a la que se puede acceder al Top Deck, es decir, a la plataforma superior.

Ascender a la Torre de Tokio será equivalente a partir de ahora de flotar entre las nubes gracias a su ascensor, transformado en un gran ventanal de cristal 

Paseo entre las nubes

Ascender a la Torre de Tokio será equivalente a partir de ahora de flotar entre las nubes gracias a su ascensor, transformado en un gran ventanal de cristal que permite observar el exterior. Pero también de teletransportarse en el tiempo, al transitar entre las antiguas plataformas y la superior, única que ha sido renovada. 

La Torre de Tokio celebra su 60 aniversario.
La Torre de Tokio es uno de los emblemas más conocidos de la ciudad.

El Top Deck Tour cuenta con un sistema de reserva anticipada, además de guía en la plataforma y audio-guía multilingüe en 13 idiomas, acceso a servicio de bebidas, tiendas de regalos y souvenirs.

Con la reserva de la entrada al Top Deck Tour también se incluye la entrada al Main Deck, la plataforma principal que se eleva a 150 metros de altura denominada antes 'gran observatorio'.

Símbolo de Tokio

Ubicada en Minato-ku, la torre está pintada en blanco y rojo de acuerdo a las normativas de aviación. Si bien su construcción terminó el 14 de octubre de 1958, no fue hasta el 23 de diciembre cuando se inauguró oficialmente.

Tiene unas medidas de 332,6 metros, 8,6 más que la Torre Eiffel, y pesa alrededor de 4.000 toneladas, lejos de las 10.100 toneladas de la francesa.

Su función principal es la de antena de transmisión de señales analógicas, tanto de televisión como de radio, como soporte para canales como NHK, TBS y Fuji TV.

El cambio de televisión analógica a digital para todas las transmisiones a partir de 2011 y la incapacidad de la Torre de Tokio para soportar la emisión de la señal llevaron a la construcción de otra torre, llamada Skytree, inaugurada en 2012 y convertida en la mayor estructura del país.