Pistas para no perderse en Central Park

Un día en el Central Park puede convertirse en una odisea, algunas pistas para no perder el rumbo.

Pistas para no perderse en Central Park

El pulmón verde de Manhattan explota de color en primavera. Pero es muy fácil perderse en sus senderos a menos que se sigan estos consejos

Nueva York es una de las grandes ciudades del mundo más fáciles para orientarse. O mejor dicho, el distrito de Manhattan. Su trazado de cuadrícula, con avenidas y calles numeradas y pocas diagonales que rompen la trama, permiten calcular las distancias y los puntos de dirección con relativa sencillez. Además las calles llevan el punto cardinal en su nombre, para facilitar la tarde.

Pero el Central Park rompe con este esquema. Los senderos –obviamente, es un parque- son de traza curva, serpenteantes, y no es de extrañar que hasta el neoyorquino más experimentado podría verse en apuros para encontrar la salida correcta de este amplio lugar en pleno del centro de Manhattan, de más de 3,4 kilómetros cuadrados.

Nueva estación y más turistas perdidos

La primavera está a la vuelta de la esquina, y la mayor parte de los más de 40 millones de turistas que visitan este parque al año ya están preparados para compartir una tarde de picnic, visitar sitios emblemáticos como Strawberry Fields, conocer los museos que se encuentran en su trazado, pasear por su zoológico o navegar en algunos de los lagos.

central park primavera
En pocas semanas se podrán ver los primeros brotes de la primavera en el Central Park. 

Ya sea por distracción mientras se contemplan los árboles que exhiben sus nuevas flores y hojas (atención a las lilas y azaleas), o porque a todos les cuesta orientarse, los turistas terminan rogando a Google Maps que le indique el trayecto más breve para volver a la trama de Manhattan.

El secreto develado

No obstante, existe un truco para pasear por el parque sin recurrir a las aplicaciones que usan el GPS de los móviles.

Si ya pasó una agradable jornada en Central Park, está dispuesto a salir de allí, pero no está seguro si se dirige hacia el Met o Strawberry Fields; el truco está en buscar una farola.

farola central park
Las 1.600 farolas lo orientarán en un recorrido por el Central Park. 

Específicamente, debe mirar la base de una de las 1.600 farolas de hierro fundido del parque, que están numeradas con códigos en relieve de cuatro dígitos para ayudar a ubicarse en que parte del parque se encuentra.

¿Cómo funciona el sistema?

Los primeros dos o tres números le indican la calle a la que se encuentra más cerca, mientras que el último dígito indica si está más del lado este u oeste del parque. Los números impares significan que está más cerca de la parte oeste de Manhattan, mientras los pares indican que se encuentra en la zona este.

Lamparas central park
Una de los códigos pegados a las farolas, con los cuales se podrá orientar dentro del parque. 

Por ejemplo, si se encuentra frente a una farola en la que en su base se lee el número 1.102 significa que está cerca de la calle 110 del lado este.

¿Y si se encuentra al lado de una farola de número 6.809? Este código indicaría que está ubicado cerca de la calle 68 en el lado oeste.

Las farolas fueron diseñadas por Henry Bacon en 1907, el mismo que diseñó el Monumento a Lincoln en Washington, y el sistema de números que agregó son un ingenioso truco para tener en cuenta la próxima vez que se deambule por la exuberante extensión del parque.