Planet Word, las palabras se hacen arte en Washington

Todo el museo gira en torno a las palabras. Imagen: Planet Word.

Planet Word, las palabras se hacen arte en Washington

El próximo 31 de mayo abrirá sus puertas En Washington DC Planet Word, un espacio para poner en relieve el papel fundamental de las palabras y las lenguas

Mar Nuevo

Madrid

11/02/2020 - 15:05h

Toman forma en chistes, poemas, canciones o novelas, nos permiten relacionarnos y entender el mundo, y son además la base de la democracia, desde el punto en que una democracia fuerte se sustenta en una población alfabetizada. Ahora, un nuevo museo en Washington elevará las palabras a objetos de arte.

Así, con el objetivo de rendir homenaje a las palabras y a las lenguas, pero también poner de manifiesto la importancia que tienen en nuestras vidas, en nuestras relaciones y decisiones, el Museo Planet Word abrirá sus puertas en el próximo 31 de mayo.

Antigua maestra y heredera de una fortuna, Ann Friedman ha gestado un proyecto que tiene por objetivo pone de manifiesto el valor de las palabras

[Para leer más: En la fiebre del selfie, este museo rescata el valor de la fotografía]

Escuela Franklin

Iniciativa privada de Ann Friedman, mecenas, ex profesora de lectura en una escuela de primaria y heredera de la fortuna de su padre Matthew Bucksbaum, el museo se ubicará en un edificio histórico de ladrillo que se mantiene, como un hermoso reducto de pasado, en medio de un mar de modernos rascacielos de hormigón y cristal.

Franklin School. Foto Wikimedia Commons.

Tras una década cerrada, la Escuela Franklin volverá a la vida convertida en museo. Foto: Wikimedia Commons.

La Escuela Franklin es la sede de este nuevo museo. Fue construida en 1869 y empleada como laboratorio de Alexander Graham Bell, ingeniero y precursor del desarrollo del teléfono como medio de comunicación de masas (y donde Bell realizó la primera transmisión de voz inalámbrica en 1880). 150 años y 20 millones de dólares después, que han permitido la rehabilitación total del edificio, está listo para estrenar una nueva vida, ahora centrado en la palabra en todas sus facetas.

Experiencias inmersivas

Aunque ya existen otros museos en el mundo centrados en las lenguas, como Mundolingua en París, el American Writers Museum en Chicago, el Museo de Idiomas de Toronto o el Museo de la Lengua Portuguesa en São Paulo, el enfoque de Planet Word es totalmente novedoso, según sus responsables, ya que se acercará al público en forma de experiencias inmersivas.

En sus más de 4.730 m2 explorará diferentes facetas de la lengua (básicamente, la inglesa) y las palabras a través por ejemplo de un gran muro interactivo de 12,5 m de ancho donde podrá bucearse en la historia del vocabulario. La pared se iluminará cuando los visitantes digan una palabra y contará de dónde viene y cómo se formó, añadiendo detalles curiosos y vínculos con otras palabras.

En la sala más grande, un enorme globo LED multicolor que cuelga del techo puede responder a cuestiones en 30 idiomas y dos tipos de lenguajes de señas.

Todo el museo se basa en experiencias interactivas. Imagen Planet Word

Todo el museo se basa en experiencias interactivas. Imagen: Planet Word.

Embajadores de lenguas

Además, 31 ‘embajadores de lenguas’ acompañarán a los visitantes animándoles a hablar en otras lenguas y descubriendo curiosidades de idiomas tan diversos como el navajo, el zulú o el amárico que se habla al norte de Etiopía.

En otra sala dotada de paredes interactivas, se puede interactuar con paletas de palabras a través de pinceles digitales para ‘pintar’ diferentes escenas.

La galería Words Matter, por su parte, cuenta con narradores de cuentos que rescatan historias de todo el mundo y todas las épocas centradas en la importancia de las palabras a lo largo de la historia.

Además, Word Surround, en asociación con la fundación Poetry, ofrecerá poemas de todo el mundo que se proyectarán en paredes y rodearán así a los visitantes con todo tipo de poesías y diferentes perspectivas.

Otro punto destacado es Speaking Willow, una escultura de sonido único diseñada por el artista Rafael Lozano-Hemmer. Se trata de un sauce llorón de 6 m de altura que integra hasta 500 altavoces colgados de sus ramas que reproducen audios para así envolver literalmente a quien pasea debajo con grabaciones en diferentes idiomas y recursos, como discursos históricos, poesías y todo tipo de voces emblemáticas.

Planet Word

Imagen: Planet Word.

En sus 11 salas habrá también un karaoke y un atril para recitar discursos icónicos de la historia. Completarán el museo una sala de juegos, una tienda, un auditorio y varias aulas. Su programación incluirá todo tipo de eventos, actuaciones, lecturas de autores y charlas, así como un restaurante donde probar una ‘sopa de letras de Gutenberg’ en una oda al primer impresor de palabras del mundo.

El futuro de la palabra

Para Ann Friedman, motor y corazón de la iniciativa, “todos somos coleccionistas natos de una única cosa: las palabras”. Y, sin embargo, las palabras “han sido ignoradas, despreciadas y subestimadas de nuestras vidas”. Eso es lo que quiere cambiar en Planet Word, que comenzó a gestarse en 2013, y para ello ha invertido personalmente tiempo y dinero.

El museo, que permitirá entrar en este edificio después de diez años de cierre, será totalmente gratuito, gracias a las donaciones de entidades como Bloomberg Philanthropies, Poetry Foundation y AT&T, además de la propia Friedman.