Playa de Palma busca incentivos fiscales para animar la inversión

Playa de Palma busca incentivos fiscales para animar la inversión

El gerente del Consorcio de Playa de Palma, Álvaro Gijón, destaca que "la tendencia actual en destinos costeros es la desaparición de las categorías de menos estrellas frente a una oferta de alta categoría".

Catalina Mir

10/10/2011 - 18:59h

Álvaro Gijón, gerente del Consorcio de Playa de Palma, ha dado a conocer las actuaciones que llevará a cabo su equipo para reconvertir la zona de una manera que ha calificado de “realista”. Tal y como informaba 02B la semana pasada, la inversión privada será el motor de arranque de toda la actuación, que contempla incentivos fiscales para atraerla, así como la ejecución de obras de infraestructura, compra de suelo y la finalización del PRI (Plan de Reforma Integral) para llevar a cabo rehabilitaciones de viviendas con criterios de sostenibilidad y estética de fachadas. Se priorizará la playa y paseo marítimo.

Gijón ha hecho especial hincapié en la necesaria seguridad jurídica “que permita a los futuros inversores tomar decisiones”. En este sentido, el próximo viernes retomará las reuniones con el equipo de arquitectos para finalizar el documento y poder aprobar a finales de 2012 dicho plan urbanístico.

Además de seguridad jurídica, la otra actuación en la que se basa el nuevo equipo del Consorcio de la playa de Palma para atraer y agilizar inversiones es conseguir incentivos fiscales. Para ello, y dado que es una competencia del Gobierno central, prevé convencer al nuevo ministro de Hacienda para que las diseñe pensando en un proyecto a imitar para el resto del litoral español.

Proyecto emblemático

Es decir, que Playa de Palma como proyecto emblemático y pionero del que puedan extraer conclusiones el resto de consorcios -hay dos en Canarias y uno en la Costa del Sol- reciba el mismo tratamiento fiscal que Barcelona durante las Olimpiadas o Sevilla con la Exposición Universal. Entre algunas de las ideas lanzadas por el gerente de la Playa de Palma, se ha hablado de compensación anticipada de bases imponibles y libertad de amortización de las inversiones.

Se espera que la inversión privada sea por reforma hotelera o de comercio o en oferta complementaria. Gijón ha dado a conocer que algunos hoteleros “están dispuestos a realizar inversiones, algunas de pequeño calado pero otras de mayor magnitud”. En esta línea, el gerente del consorcio ha tomado de ejemplo la reforma del hotel Cupido de la Cadena Iberostar que supuso la inversión de 7 millones de euros, pero no ha explicado ningún otro detalle.

En oferta complementaria existen diferentes grupos inversores que están interesados en la Playa de Palma para dotarla de instalaciones de alto rendimiento deportivo; terapéuticas tipo wellness o spas de cierta envergadura. También en actividades deportivas relacionadas con la vela y el windsurf.

Inversión privada de 300 millones hasta 2015

Álvaro Gijón estima que la inversión privada prevista para el período 2011-2015 en Playa de Palma será de unos 300 millones de euros, lo que supondrá para las arcas municipales de Palma y Llucmajor unos ingresos estimados de 20 millones de euros.

Actualmente, no hay ningún sólo hotel de 5 estrellas en Playa de Palma. Si se tiene en cuenta que destinos competidores como Túnez, Turquía, Croacia, Grecia e incluso algunos otros del territorio nacional, tienen un 18 % de hoteles de cinco estrellas, la Playa de Palma necesita de actuaciones dirigidas a dotar de mayor calidad el destino.

En esta línea, Gijón ha destacado que “la tendencia actual en destinos costeros es la desaparición de las categorías 1 y 2 estrellas y la existencia de una oferta de alta categoría (4 & 5 estrellas)”.

La Playa de Palma tiene un 64% de hoteles de tres estrellas y un 19 % de 4 estrellas. Los hoteles de 1 y 2 estrellas suponen el 5% y 12%, respectivamente. El objetivo es ahora transformar la planta hotelera para que un 20% sea de cinco estrellas, un 60% de cuatro y un 20% de tres.

Reconversión de los hoteles de menos estrellas

Gijón ha destacado también que los hoteles de 1 y 2 estrellas se tienen que transformar porque bajan el valor de toda la zona. En este sentido ha explicado que en la Playa de Palma existen familias que poseen 3 o 4 hoteles, algunos de 2 estrellas y otros de 3, y que se buscarán fórmulas de compensación para incentivar la transformación o esponjamiento de la zona, a través de facilitar el crecimiento en uno de los hoteles de mayor categoría a cambio de cerrar los de categorías inferiores.