Playas de Menorca: estamos muy cerca de volver al paraíso

En menos de una semana esperamos volver a las playas y calas de Menorca. Foto: Ricardo Frantz - Unsplash

Playas de Menorca: estamos muy cerca de volver al paraíso

Si las Islas Baleares entran en la fase 3 de la desescalada estamos a punto de poder disfrutar de las arenas y aguas transparentes de esta isla mágica

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/05/2020 - 18:50h

Ojalá que este 1 de julio las Islas Baleares puedan entrar en la fase 3 de la desescalada y las playas y calas del archipiélago levanten sus barreras. Será la oportunidad de volver a disfrutar de unos entornos únicos, aunque teniendo en cuenta las nuevas medidas de seguridad.

Todavía no se sabe cómo se aplicarán los controles para mantener la distancia social y evitar las aglomeraciones. En Menorca, por suerte, hay muchas calas de acceso difícil, a las que solo se puede llegar en coche y tras haber transitado un tramo de senderos, pero hay que ver cómo regular el acceso de los visitantes.

En las urbanas el control puede ser más sencillo, pero se está debatiendo qué medidas se pondrán en marcha para garantizar la distancia de dos metros entre bañistas.

Los rincones soñados de Menorca

No hace falta recordar que las playas y calas de Menorca están entre las más bonitas de España. Muchas de ellas son áreas solitarias y casi vírgenes, apreciadas por los que buscan soledad y que, en estos tiempos, es garantía de aislamiento.

[Para leer más: Una carta de amor a nuestras islas]

Menorca Foto Daniel Ferrandiz Mont Unsplash

Las aguas de Menorca invitan a sumergirnos. Foto: Daniel Ferrandiz Mont - Unsplash

Las del norte son distintas de las del sur. Las septentrionales suelen ser menos concurridas, donde las arenas de varios tonos dorados se encuentran rodeadas de formaciones rocosas de arcilla roja y pizarra.

Las playas del norte suelen ser más rocosas y protegidas de los vientos, frente a las arenas finas del sur, donde algunas tienen más de 2 km de largo

La existencia de fondos rocosos son una bendición para los amantes del buceo y el snorkel, que pueden descubrir una variada fauna marina en aguas que van desde el azul intenso al verde claro.

Las playas del norte

Entre las urbanizadas, y que además son ideales para estos deportes acuáticos, está la Cala Morell, parte de la ensenada de Cul de Sa Ferrada, a 11 km de Ciutadella. A pesar de la brisa continua, las aguas son tranquilas y su pendiente es suave.

Esta playa se produce por un entrante de mar con forma de L, rodeado de acantilados medianos de corte abrupto.

Cala Morell

Cala Morell.

Otra cercana a los núcleos urbanos es la de Arenal d’es Castell, flanqueada por edificios que pueden llegar a la primera línea de la costa, a nueve kilómetros de Alaior, y considerada como una de las playas más bonitas del norte menorquín.

Sitios más aislados

Si se trata de buscar calas y playas con menor presencia humana se pueden recomendar la Cala Pregonda, a 10 kilómetros de es Mercadal, con arrecifes que la protegen de los temporales, con una silueta en forma de U con un dunar en su parte trasera. Sus 170 metros de longitud y el acceso por el Camí des Cavalls garantiza que se cumpla la ansiada distancia social.

[Para leer más: Menorca, la isla del deporte]

También puede ser la Platja d’en Tortuga, a 17 kilómetros de Maó, con su costa de arena y grava rodeada de montículos que se sumergen en el Mediterráneo.

Platja d'en Tortuga Foto Wikipedia

Platja d'en Tortuga. Foto Wikipedia

Este es hogar de una rica biodiversidad, sobre todo de aves que llegan a una laguna cercana, ya que forma parte del Área Natural de Especial Interés de S’Albufera. La única forma de alcanzarla es tras andar 15 minutos por senderos rocosos.

Una particularidad de la Cala Pilar es que hay una fuente de agua potable, una bendición natural tras la caminata necesaria para llegar a su arena

También hay que caminar un buen rato para llegar a la Cala Pilar, a 23 kilómetros de Ciutadella. Con 240 metros de largo en su forma de concha, con su superficie de grava y arena, el viento constante del norte es un precio que hay que pagar por su belleza.

Cala Pilar Foto Wikipedia

Cala Pilar. Foto Wikipedia

Pero a diferencia de las otras playas vírgenes, aquí se esconde una fuente de agua potable, una bendición cuando se trata de refrescarse y sacarse la arena para regresar.

Playas y calas del sur

Las playas del sur también tienen galones para competir en su belleza gracias a sus arenas finas y sus aguas turquesas. Son esos parajes que uno elegiría para poner en un fondo de pantalla para recordar las vacaciones.

Entre las que apenas son visitadas está la Cala Macarella y su hermana menor Macarelleta, a 14 kilómetros de Ciutadella, rodeadas por altos acantilados poblados de pinos, integrantes del Área Natural de Especial Interés cercana a esta ciudad menorquina.

Cala Macarella

Cala Macarella

La segunda está mas aislada todavía, soledad que es buscada por los amantes del naturismo.

[Para leer más: A estas espectaculares playas españolas solo se puede llegar en barco]

A seis kilómetros de Sant Lluís se llega a la Platja de Punta Prima, desde donde se ven las formaciones de s’Illot de Cagaire y l’Illa de l’Aire. Sus dimensiones son medianas, rodeada de rocas de altura escasa y con sectores de algas que se pueden ver fácilmente gracias a sus aguas cristalinas.

Playa de punta prima Foto Wikipedia

Platja de Punta Prima. Foto: Wikipedia

Además de su facilidad de acceso, el lugar es recomendado para combinar con excursiones a sitios históricos como la Torre de Son Ganxo, levantada a fines del siglo XVIII.

Aguas turquesas

El nombre de la Cala en Turqueta, situada a 10 kilómetros de Ciutadella, no se refiere al color de sus aguas sino a que era elegida por los piratas turcos para desembarcar en sus incursiones.

Cala en Turqueta

Cala en Turqueta

Se forma por una lengua de mar que entra unos 400 metros, protegida por acantilados lo que la convierte en un sitio aislado. Dividida por una serie de rocas, la playa más pequeña luego se convierte en roquedales rodeados de pinos que son buscados por lo que quieren demostrar su arte en las zambullidas.

La más extensa

Otra playa popular del sur es la de Son Bou, a ocho kilómetros de Alaior, que presenta el litoral más largo de Menorca, con 2,4 kilómetros bañados por aguas claras.

Playa Son Bou Foto Wikipedia

Playa de Son Bou. Foto Wikipedia

Es tan grande que un sector tiene mejores comunicaciones viales y presenta todos los servicios necesarios, desde parking a duchas y chiringuitos, por lo que es buscada tanto por turistas como residentes.

Conforme uno más se aleja de la urbanización se encuentra más aislado, sitios buscados por los que les gusta practicar el nudismo. Eso sí, al esta expuesta a los vientos del sur el oleaje es constante.