En la primavera Japón se tiñe de rosa

El camino de Kanchogai Dori, en Towada, teñido de rosa por los cerezos en flor. Foto: JNTO.

En la primavera Japón se tiñe de rosa

Durante marzo y abril se produce la floración de los cerezos, que tiñe de rosa los parques, las calles y los jardines de Japón

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

17/02/2019 - 13:00h

Sakura. Esa es la palabra japonesa para el cerezo, el árbol nacional del país oriental. Cuando florece en primavera sus campos, calles, jardines y todo aquel sitio donde haya un ejemplar plantado se tiñe de una pátina rosa, un espectáculo admirado por los residentes y millones de turistas.

Inclusive los japoneses tienen una palabra, hanami, para contemplar esta belleza natural. No es extraño en un país de una larga tradición de meditación, reflexión y organización de espacios y tiempos según filosofías como el feng shui.

[Claves para descubrir el Japón menos turístico]

El proceso de floración comenzará en la prefectura de Kochi el 17 de marzo, seguirá dos días después en Fukuoka y llegará a Hiroshima el día 22. Así el país, día a día, será invadido por las flores, hasta que la temporada finalizará en Sapporo, al norte del archipiélago, el 4 de mayo.

Hirosaki©Hirosaki city©JNTO
Cerezos en Hirosaki. Foto: JNTO.

Dónde empezar la ruta del cerezo en flor

El punto de partida para seguir la floración en Japón puede ser en Kawazu, donde se inicia el proceso natural. En esta ciudad a 2.40 horas de Tokio hay cerca de 8.000 cerezos, que se caracterizan por sus grandes pétalos y el color rosa brillante.

En Kawazu, donde hay un popular festival en torno al cerezo en flor, hay más de 8.000 ejemplares del árbol nacional de Japón

Durante la celebración del festival de floración, que este año se celebra del 10 de febrero al 10 de marzo, más de un millón de turistas japoneses y extranjeros disfrutan del hanami en esta ciudad.

De día y de noche

Desde Hiroshima el visitante puede tomar un tren hasta el puente Kintai, donde la floración se produce a partir del 25 de marzo. La imagen del río Nishiki al pasar debajo de esta construcción de madera, construido en 1673, es una de las postales más buscadas en el país.

[La nueva atracción que explota el cielo de Tokio]

En Kioto, un tramo del tranvía Randen entre las estaciones de Narutaki y Utano se convierte en un túnel de color cuando llegan las flores de 70 cerezos. De noche, inclusive, se iluminan para sorpresa de los pasajeros.

kawazuzakura ©JNTO
De noche los cerezos en Kawazu adquieren una magia especial. Foto: JNTO.

Este es uno de los tranvías más antiguos de Japón, que acerca a los templos de Ninna-ji o el de Ryoan-ji, catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se estima que este año el 26 de marzo florecerán los primeros sakura en Kioto.

Otra opción de verlos de noche es en el Parque Takada, en la ciudad de Joetsu, sobre las costas del Mar de Japón. En un predio de 50 hectáreas se pueden observar cerca de 4.000 cerezos, que se iluminan cuando cae el sol.

Castillo Hirosaki©JNTO
El famoso castillo de Castillo Hirosaki rodeado de cerezos. Foto: JNTO.

Un castillo centenario rodeado de flores

En la ciudad de Hirosaki, al norte de la isla principal, el castillo homónimo cuenta con un parque de cerezos creado hace 300 años. A partir del 24 de abril se producirá la floración, y este sitio quedará un año más confirmado como uno de los 100 mejores lugares de interés paisajístico de Japón.

En Hirosaki hay un parque de cerezos que fue creado hace 300 años

En la ciudad de Towada, también al norte de Honshu (la isla mayor), se encuentra uno de los caminos más famosos del país: Kanchogai-dori. El paseo está flanqueado exactamente por 156 cerezos y 165 pinos, y cuando los primeros despliegan sus flores el lugar se transforma en una vía rosada.

Kintaikyou ©Iwakuni City©JNTO
El puente de madera de Kintaikyou, una de las postales más buscadas del país. Foto: JNTO.

Y la lista puede ser mucho más larga, porque la devoción de los japoneses por el cerezo hace que el hanami sea más importante que mirar las flores. Es una ocasión especial para ir con amigos o familiares, organizar un picnic, y en algunos casos, vestir prendas tradicionales como el kimono.