El pueblito que todavía está dividido por el Muro de Berlín

En el pueblo de Mödlareuth se pueden ver 100 metros del muro con torres de vigilancia y alambradas. Foto: Wikipedia.

El pueblito que todavía está dividido por el Muro de Berlín

La villa de Mödlareuth, a mitad de camino entre Berlín y Múnich, tiene 50 habitantes y miles de turistas. El motivo: el muro que divide a la localidad

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

08/11/2019 - 16:23h

El Muro de Berlín no solo dividió a la capital alemana, sino a todo un país. Y en su trazado partió en dos mitades al pueblo de Mödlareuth, que 30 años después, recuerda como esa frontera no solo separó familias sino que hasta cambió la forma de hablar y relacionarse entre los vecinos.

Mödlareuth se encuentra a mitad de camino entre Berlín y Múnich. Tiene 50 habitantes, 18 viviendas, un solo pub y un fragmento de 100 metros del muro con torretas de vigilancia, alambradas y un tramo de ‘tierra de nadie’; testigo de la Guerra Fría que es visitado por miles de turistas cada año.

Un capricho de la geografía

En la ciudad todavía quedan carteles de advertencia dirigido a los pocos pobladores sobre los riesgos de cruzar el muro. Aquí no había ‘checkpoints’ como en Berlín u otros puntos: solo guardias con los fusiles cargados dispuestos a disparar primero y preguntar después.

Por Mödlareuth pasa un arroyo que marcaba el límite entre Turingia y Bavaria, y luego entre las dos Alemanias

El infame muro tenía una extensión de 1.400 kilómetros de largo y separó físicamente a la Alemania Federal de la República Democrática de Alemania. Pero Mödlareuth está bajo un capricho de la geografía política que selló su suerte.

Mödlareuth muro berlin 2
El muro dividió en dos a la pequeña localidad de Mödlareuth. 

El arroyo que dividió a un país

El pueblo está dividido por el arroyo de Tannbach, que sirvió como parámetro para dividir a los reinos de Bavaria y el Principado de Reuss, que luego se convertiría en el estado de Turingia.

[Para leer más: Berlin Festival Week: 100 eventos para celebrar la caída del muro]

En el reparto del país, al término de la Segunda Guerra, Bavaria formó parte de la Alemania Federal y Turingia de la Democrática. La frontera se delimitó con una cerca, luego una alambrada de espinos, y en 1966 se levantó el muro de 3,3 metros de alto. Más tarde llegaron las minas, por si había algún intrépido con ánimo de escalar la pared.

El impacto en la vida social fue devastador: mientras que el lado oriental se sumió en la represión y el retraso, la occidental quedó expuesta al mundo como la consecuencia de la división política.

La caída del muro

La Guerra Fría se evaporó, el muro cayó en Berlín el 9 de noviembre de 1989 y el mismo día los habitantes de Mödlareuth se encargaron de derribar las planchas de hormigón.

El pueblo de Mödlareuth tiene dos alcaldes, dos códigos postales y las fechas festivas son diferentes

Pero tuvieron que esperar un mes para que las autoridades pongan un retén para permitir el paso de los vecinos de un lado al otro de la ciudad.

Mödlareuth muro berlin 1
En el lugar se conservan las torretas de vigilancia, las alambradas y la tierra de nadie. 

El impacto de la división

Las consecuencias siguen a la vista: como cada mitad pertenece a un estado federal, cada una tiene un código postal distinto, varios días festivos son diferentes y, por supuesto, hay dos alcaldes.

Incluso el muro cambió la forma de hablar: mientras que los turingios dicen ‘Guten Tag’ (buen día), los bávaros del otro lado de arroyo saludan con un ‘Grüss Got’ (‘Dios te bendiga’).

No es casualidad: un estudio del gobierno alemán reveló que el muro creó más dialectos y modismos en 50 años que en varios siglos.

Mödlareuth muro berlin 3
En Mödlareuth todavía quedan símbolos de la Guerra Fría.

Los festejos por la caída

Los vecinos de Mödlareuth no están dispuestos a olvidar su pasado, por eso decidieron conservar 100 metros del muro y las instalaciones, abrir un museo que explique su historia, y festejar por partida doble su caída: el 9 de noviembre, a los 30 años de la caída, organizarán un concierto con festival de luces y un desfile de coches de la Alemania del Este.

El 9 de diciembre, que conmemora el día que se abrió oficialmente la frontera entre ambas partes del pueblo, habrá más festejos. Mientras tanto, el arroyo Tannbach fluyendo.